La columna de Mattias Meragelman | 17 de JUNIO de 2017 | 20:06

El fantasma de Didí

El proceso que se vive dentro de la Cámara de Diputados rememora situaciones pasadas. Mientras la causa de las ONG vuelve a estar en el centro de la escena y el encuentro entre Casas y Paredes Urquiza desconcertó a todos. 

Un fantasma recorre las calles de La Rioja. El proceso que se vivió esta semana en la Cámara de Diputados de la Provincia renovó en la memoria política riojana la referencia al derrotero que entre los años 2006 y 2007 terminó con la salida del mazismo de la Casa de las Tejas. 

El escenario político actual tiene algunas similitudes y varias diferencias con aquella historia que terminó con renoletas y Casa de Gobierno incendiada.

Lo que ocurrió en la Legislatura provincial fue un pase de factura política del bederismo al vicegobernador Néstor Bosetti.

La decisión de modificar el Reglamento interno de la Cámara, remover a siete funcionarios bosettistas de sus cargos y avanzar sobre la “caja” con la cual se administra el Poder Legislativo, tuvo como único objetivo dejar en claro que la “autonomía” política que Bosetti mostró en los últimos meses implicó consecuencias.

En el mismo sentido, es importante tener en claro que el bosettismo también fue parte de movidas políticas similares en el pasado, como cuando en el año 2011 la por entonces Vicegobernadora Teresita Luna sufrió un proceso de idénticas características.

Quizás allí esté el fondo de esta discusión, las prácticas de unos y otros a lo largo del tiempo son similares, no hay diferencias de fondo, simplemente cambia el lugar en el que les toca estar dentro de la pelea. En los últimos años la política riojana no se trató de confrontar proyectos políticos, sino de ocupar espacios de poder y de no dejar que otros los ocupen.  

Los legisladores no destituirán a Bosetti, avanzarán todo lo que puedan hasta hacerlo quedar vacío de poder y reducirlo a un mero conductor de sesiones de las cuales ni siquiera conocerá el orden del día. Mientras que el Vicegobernador ya le dejó claro a su tropa política que su único objetivo político en los próximos meses será impedir el regreso a la Casa de Gobierno de Luis Beder Herrera, hacia allí apuntará lo que le queda de capital político y su poderoso aparato comunicacional.  

Cuando Ángel Maza dejó la Casa de Gobierno en marzo de 2007, transitó las calles que lo separaban de la "Casa de Todos" y al llegar a la sede partidaria la mitad de sus seguidores ya no estaban. El peronismo había cambiado de conductor y él dejaba de ser el principal dirigente político de la Provincia.

Lo que ocurrió en la Cámara el jueves pasado fue una batalla más por el poder político dentro del peronismo, no tuvo que ver con los problemas de la comunidad ni con vivir en una Provincia mejor o peor.

Se trató de una disputa de poder interno dentro del peronismo, no será la última. 

 


Laura Alonso estará en La Rioja los primeros días de julio, intentará meter presión pública al accionar de la Justicia en la causa relacionada con las ONG. 


 

ONG
La Oficina Anticorrupción del Gobierno nacional estará presente en la provincia de La Rioja en los primeros días del mes de julio. El tema central serán los recursos girados por el Estado nacional en el año 2015 y que deberían haber llegado a diferentes obras públicas. El ente nacional sospecha que esos recursos vinieron pero que las obras no se concretaron.

La titular del organismo, Laura Alonso, tiene en su poder un extenso informe. Esa investigación incluye un elemento clave para entender esta denuncia: varios ONG tendrían la misma dirección legal y repiten varios de sus integrantes. Esas mismas ONG habrían transferido recursos a dirigentes políticos en las semanas previas a la campaña electoral del 5 de julio de 2015.

En ese marco, Alonso cuenta con datos que también le aportaron desde la Procuradoría de Criminalidad Económica y Lavado de Activos (PROCELAC). Ese organismo tiene en sus manos la denuncia que en su momento presentó el grupo Ick al salir del Nuevo Banco de La Rioja.

En aquel lejano julio de 2015, los ex dueños del Banco dijeron que 300 millones de pesos habían sido retirados en efectivo de su entidad financiera por diferentes miembros de ONG. Ese movimiento de recursos provocó la intervención del organismo nacional que lucha contra el lavado de dinero.

Ambas causas estarán presentes en las charlas que Alonso pretende tener en La Rioja. La funcionaria nacional quiere que su presencia genere una reacción de la Justicia Federal, quiere saber qué pasó con los 73 citados a indagatoria en septiembre del año pasado.

Alonso viene a mover el avispero y no solamente en el tema ONG, también habrá referencias directas a una causa que involucra a un funcionario del Gobierno actual y que la oposición denunció hace un par de meses.

Digan whisky
Mientras la escena política se centraba en la Legislatura provincial, el gobernador Sergio Casas y el intendente Alberto Paredes Urquiza determinaron sacarse una foto en la tarde del jueves. Una imagen que no dice nada por sí misma y una reunión que institucionalmente no le aportó nada a nadie, pero que implicó todo un mensaje hacia la interna del peronismo.

Casas le dejó en claro a Paredes Urquiza que lo quiere dentro del peronismo, que no le gusta nada que termine siendo parte (por acción o por omisión) del armado político de “Cambiemos” en La Rioja. Paredes Urquiza le dijo a Casas que su límite es Luis Beder Herrera y que está dispuesto a quedarse en el peronismo solamente si cambian algunos nombres.

No llegaron a ningún acuerdo, pero recompusieron parcialmente una relación que estaba en su peor momento desde que ambos llegaron al poder en diciembre del año 2015. La foto no significó mucho más que éso, o quizás sí.  

sidiunlar