La columna de Mattias Meragelman | 17 de SEPTIEMBRE de 2017 | 08:09

Cuando calienta el sol en Nonogasta

La pelea por el Parque Solar esconde el debate sobre el rol del Estado, pero también expresa la manipulación de las instituciones públicas que realizan unos y otros.

La controversia sobre la instalación de una planta de energía Solar en la zona de Nonogasta expuso un conflicto que involucró al oficialismo, la oposición y los intereses privados. Al mismo tiempo, la pelea esconde el debate sobre el rol del Estado en la economía y la manipulación de las instituciones que realizaron todos los protagonistas de esta historia.

El grupo 360energy ganó la licitación del programa RenovAr y determinó avanzar en la zona de Nonogasta con una planta que demandará en su totalidad una inversión de unos 40 millones de dólares. 360energy no está solo en este proyecto, cuenta con deuda bancaria brindada por dos entidades financieras de mucho peso como el Banco Hipotecario y el Itaú.

El gran negocio de este emprendimiento económico es que la energía que se generará ya está vendida, porque la Subsecretaría de Energía Renovables y representantes de la Compañía Administradora del Mercado Eléctrico Mayorista (CAMMESA) ya firmaron en mayo pasado un acuerdo con la empresa.

Es decir, la producción que generará 360energy ya tiene comprador por los próximos 20 años, tal como se firmó el vínculo con la Nación.

El conflicto con la Provincia se desató hace un par de meses.

El primer dato es que el Gobierno provincial creía que la obra se iba a desarrollar en la zona del Bermejo y no en Nonogasta, la empresa sorprendió a la Casa de las Tejas cuando le modificó el lugar de la instalación del predio. La decisión de la empresa no fue casual, en Nonogasta tenía un acceso directo y sencillo a la línea de energía desde la cual se vincula con el sistema interconectado nacional.

Luego apareció un nuevo escollo: la Provincia se dio cuenta que los empresarios no dejarían recursos en el territorio riojano de manera directa. A diferencia del Parque Eólico Arauco, el emprendimiento de 360energy es totalmente privado, no cuenta con capitales estatales y según la normativa vigente no debe pagar regalías.

En ese contexto, la semana pasada el Gobierno realizó la presentación de un amparo ante el Tribunal Superior de Justicia para detener el emprendimiento que se estaba desarrollando en Nonogasta.

Cuando el máximo organismo judicial de la Provincia falló a favor del amparo presentado por la Casa de las Tejas y determinó la paralización de la obra, la empresa comprendió que perdería millones de pesos por cada día que no pudiera seguir avanzando con su proyecto y el tema estalló en los medios de comunicación.

Los empresarios denunciaron que “la radiación solar es patrimonio de la Humanidad y pretender cobrar regalías sería desconocer” las leyes vigentes. En este sentido, mencionaron que la ley provincial 9.818 adhirió a la ley nacional 27.191 y que esa norma determina en su artículo 17 que no se puede gravar bajo ningún concepto el recurso renovable. 

En ese marco, el sábado por la mañana el ministro de Energía de la Nación,  Juan José Aranguren, se comunicó personalmente con el gobernador Sergio Casas y le pidió que desistieran del amparo. A cambio, la Provincia dijo que Nación le confirmó el financiamiento de obras energéticas que estaba reclamando desde hace tiempo.

El propio diputado nacional Luis Beder Herrera afirmó públicamente con mucha claridad cuál fue la negociación y que esperaba cada uno en este proceso: "Se logró el cometido, que es financiamiento de obras para La Rioja, y por éso hoy se levanta el amparo a cambio de que a la Provincia le den obras".

Sin embargo, en el final de la semana, el Ministerio de Energía de la Nación emitió un comunicado en el cual desmintió a la Casa de Gobierno provincial. “La decisión de los actores, tomada el 11 de septiembre, de desistir de su demanda, solicitando el levantamiento de la medida cautelar, no tiene como contrapartida compromiso de obras ni beneficio alguno a favor de la provincia por parte del Estado Nacional”, aseveró la Nación.

 


La velocidad con la cual se resolvió el conflicto marca el poder de todos los protagonistas de esta historia. 


 

Nadie es tonto
El proceso del Parque de Energía Solar esconde un debate muy interesante sobre el rol del Estado en la economía y también sobre la manipulación de las instituciones en sus diferentes niveles de funcionamiento.

Está claro que el Gobierno riojano usó el fallo del máximo organismo judicial de la Provincia como un mecanismo de presión hacia los empresarios y la Casa Rosada. Sabía que la empresa perdía millones con cada día de inacción, y desde ese lugar jugó sus fichas.

360energy no se quedó atrás y logró que un ministro de la Nación llame en persona a un Gobernador para “interiorizarse” por el conflicto que estaban viviendo.

La velocidad con la cual se resolvió la polémica marca el poder de los protagonistas de esta historia. No cualquiera logra un fallo judicial con tanta velocidad en la Justicia riojana, no cualquiera logra que un ministro de la Nación llame 24 horas después de estallado el problema para destrabar la situación.

También es necesario analizar el costado económico.

La Provincia sostiene que la empresa para trasladar la energía usará las redes eléctricas que el Estado riojano financió, desde “Cambiemos” se asegura que esas obras fueron financiadas en su totalidad por la Nación con fondos federales y que entonces la Provincia no tiene derecho a reclamar aportes económicos.

Este emprendimiento energético generará puestos de trabajo de manera directa e indirecta, pero al mismo tiempo las ganancias que la empresa obtendrá al venderle energía al Gobierno nacional quedarán todas en manos privadas porque es un rubro en el cual no se pueden aplicar regalías o gravámenes impositivos.

Un punto que no se puede pasar por alto en este análisis es el relativo a la información pública. Los fallos judiciales sobre causas que involucran el bien público, los integrantes de las empresas que son contratistas o vendedoras de producción al Estado o las conversaciones que funcionarios nacionales y provinciales mantienen sobre temas que son de interés social, siempre quedan en el marco de la nebulosa.

Un primer paso para poder mejorar institucionalmente sería tener información, porque lo que nos está pasando es que en la era de la revolución de la tecnología cada vez sabemos menos y sospechamos más. 

Hace muchos años el referente de la barra brava de Boca, Rafael Di Zeo, dijo que tener poder era “tener el teléfono de quienes tenían poder, saber a quién llamar”. Mientras que en la Ciencia Política tradicional se define al poder como la capacidad de hacer o influir sobre otras personas o instituciones.

Esta semana quedó claro que ambas definiciones son correctas. En este juego de intereses, lobby empresarial, presiones políticas y negocios millonarios en dólares, cada uno atiende su juego. Nadie es inocente, nadie es tonto en esta historia.

sidiunlar