La columna de Mattias Meragelman | 24 de SEPTIEMBRE de 2017 | 09:09

Imágenes paganas

Una semana llena de fotos que no dicen nada de manera definitiva. Mientras al Gobierno provincial le preocupa el presupuesto nacional 2018.

El politólogo y consultor político Mario Riorda dijo en diferentes entrevistas: "Si bien no toda comunicación es política, está claro que toda política se presenta y se representa a través de un formato comunicacional". Ese axioma también rige la política riojana, pero a veces las imágenes dicen menos de lo que se cree.

La visita del secretario de Vivienda de la Nación, Domingo Amaya, dejó a todos con la foto que querían, pero al mismo tiempo expuso diferentes realidades que unos y otros tienen en relación al momento político y al sector de la construcción como uno de los principales rubros de la economía provincial.

El Gobierno quería que Amaya se lleve el reclamo por la falta de nuevas licitaciones de viviendas, y si uno observa la imagen que difundieron desde la Casa de Gobierno del encuentro con el funcionario nacional, se ve a un Sergio Casas enérgico marcándole “algo”  al funcionario nacional.

Lo real es que Casas le dijo a Amaya que en junio hubo 2.418 trabajadores registrados en el sector de la construcción, pero que esa cifra fue en el momento de mayor desarrollo de las viviendas en el territorio provincial. Hoy ese número ya muestra 1.100 empleados, según los datos de la UOCRA delegación La Rioja.

"Esa cifra es la misma que durante el kirchnerismo, pero se tomó en el momento de mayor empleo, ahora están en la etapa de terminación de esas casas y en dos meses no habrá más de 600 o 700 obreros trabajando", dijeron desde uno de los despachos cercanos a Casas.

El reclamo del Gobierno tiene un punto central: el año pasado se licitó un paquete de 500 viviendas que en 2017 nunca se concretó.

El problema principal es que el funcionario nacional dijo que no habrá nuevas viviendas y que el presupuesto nacional para unidades habitacionales para La Rioja en el año 2017 ya está ejecutado en su totalidad. Esa misma información manejan en la Cámara de la Construcción riojana y están preocupados por el tema.

El sector del intendente Alberto Paredes Urquiza también tuvo la foto que buscó: el Jefe comunal, el funcionario nacional Amaya y el candidato a senador Julio Martínez recorriendo las calles de la zona Este de la ciudad en la principal obra que financia la Nación en la Capital (el ingreso al centro por la Avenida 1° de marzo).

Esa imagen se complementó con un martes por la tarde en la cual los funcionarios municipales postearon en las diferentes redes sociales elogios a la visita del funcionario y su reunión con Sergio Casas. El paredismo intentó plantear un equilibrio institucional que en Suiza puede ser normal, pero en La Rioja no es real.

El sector del Intendente quiere gobernabilidad. Esa idea ronda en los principales despachos municipales y fue expresada ante los funcionarios nacionales con los cuales el propio Paredes Urquiza se reunió hace 15 días.

En ese encuentro -que incluyó al ministro del Interior Rogelio Frigerio y al Jefe de gabinete Marcos Peña- Paredes Urquiza dejó en claro que precisa apoyo de la Nación para enfrentar los embates de la Provincia y dijo por enésima vez que no hará campaña por nadie en octubre.

En el Palacio municipal cada vez está más claro que el horizonte político del espacio es retener la conducción de la gestión municipal en el año 2019. El paredismo piensa que dos años es mucho tiempo, pero creen que su futuro político dependerá de terminar bien la gestión y por ello apuestan a llevarse bien con todos.

Parece un objetivo difícil de cumplir.

 


El Gobierno provincial no está conforme con lo que se conoció hasta ahora del presupuesto nacional 2018.


 

Presupuesto
En los despachos del Gobierno provincial de lo que más se habla en estas semanas es del presupuesto nacional 2018.

El principal motivo de atención es el tema obras públicas en la Provincia. El mantenimiento de las principales rutas nacionales que transitan el territorio riojano y el desarrollo del nuevo camino a Sanagasta están dentro del presupuesto del año que viene, pero el problema es que el "Plan Belgrano" incluye solamente 374 viviendas.

Para tomar dimensión de la cifra: se necesitan 2000 viviendas por año en ejecución para que el nivel de empleo del sector sea aceptable.

El otro elemento que genera incertidumbre en la gestión de Sergio Casas es que la planilla complemetaria del presupuesto nacional -la que debería incluir los famosos fondos extracoparticipables- todavía no se conoce y existen muchas dudas sobre qué números incluirá y cuáles no. En el año 2017 los fondos extras fueron 2.500 millones de pesos, en 2018 nadie sabe todavía.

En el Gobierno riojano creen que la postergación de esa decisión no es casual. La Casa Rosada quiere que el presupuesto nacional se debata en diciembre, cuando los nuevos diputados (electos en octubre) asuman y el Congreso nacional tenga un panorama más sencillo para el oficialismo.

El cierre de este comentario es sobre lo ocurrido con los vehículos de Desarrollo Social de la Nación que fueron objeto de saqueos el viernes por la tarde.

Es clave entender que el Estado no puede renunciar a ser quien determine la política social y su ejecución en los sectores más carenciados, hechos como el de esa tarde nos exponen a imágenes que nos retrotraen a nuestros peores recuerdos.  En las últimas horas hubo fotos de dirigentes sociales, que participaron del hecho, con referentes políticos de unos y otros.

Será fundamental que la Justicia actúe en las próximas horas, no para criminalizar el reclamo justo de quienes no tienen acceso a necesidades básicas insatisfechas, sino para determinar si existieron quienes se aprovecharon de ese pedido legítimo para instalar una imagen de caos que no ayuda a nadie.

Además, debería quedar claro cuáles son los criterios del Gobierno nacional para repartir los elementos que envía para ayudar a los riojanos.

sidiunlar