La columna de Mattias Meragelman | 15 de OCTUBRE de 2017 | 08:10

Especulaciones

A una semana de los comicios está claro que no importa tanto la elección de senadores y diputados nacionales como el posicionamiento para 2019. Las expectativas de unos y otros. 

Mientras el lector repasa estas líneas, en los principales despachos de la Casa de Gobierno provincial reciben la última encuesta que mandaron a realizar de cara a los comicios del próximo domingo 22.

En el oficialismo están convencidos de que ganan. Los números que ellos manejan hablan de un triunfo igual e incluso un poco más amplio que en agosto, teniendo nuevamente en el interior provincial el principal sustento de la base electoral peronista.

El bederismo cree que nada importante pasó entre agosto y octubre como para marcar un quiebre en el electorado provincial. Inclusive, remarcan que la campaña para estas generales incluyó un mejor trabajo en el territorio capitalino, que les dio la espalda en las PASO.

"En la semana previa a las PASO algunos entendieron que votar a Menem no era válido, ahora quedó claro que es válido votarlo y éso nos ayudará", dicen en la Casa de las Tejas recordando los cuestionamientos judiciales que tuvo la postulación del actual senador nacional.

El razonamiento del bederismo es sencillo: ganar en el interior tan ampliamente que el resultado en Capital no los condicione. En ese sentido, las últimas caminatas que vienen concretando los candidatos por los barrios más populosos del principal centro urbano de la Provincia tienen ese objetivo.

Sin embargo, hay un dato que marcó preocupación en el cierre de la semana: en las caminatas es más la gente que viene acompañando al funcionarato que camina las calles, que aquellos que salen a la vereda de sus casas para saludarlos. Por estos días hubo cierta indiferencia del electorado que preocupó a los referentes capitalinos del PJ.

"Cambiemos" es puro entusiasmo. En parte por el apoyo explícito del sector del intendente capitalino Alberto Paredes Urquiza, en parte por lo que llaman "la ola nacional".

El espacio que postula a Julio Martínez como senador nacional entiende que irá más gente a votar que en las PASO de agosto (sufragó solamente el 64,2 % del padrón).

El razonamiento político que hacen es: la gente que vaya a votar no vota al PJ por el desgaste de estos años de gestión provincial y se suman a la ola nacional que pronostica un buen resultado de “Cambiemos” en todo el país.

"La polarización que se vio en las PASO se profundizará el domingo, será Cristina y Beder frente al Cambio, ahí vamos a sumar varios puntos", se ilusionan en el espacio que es parte del Gobierno nacional.

En ese punto hay coincidencias en el análisis que realizan en el peronismo y en “Fuerza Cívica Riojana”. Ambos creen que la elección se va a polarizar un poco más que en agosto, lo que terminaría perjudicando a opciones electorales como las del ex intendente de Famatina Ismael Bordagaray o la senadora nacional Teresita Luna.

El otro punto en el que todos acuerdan es que esta elección no importa por si misma, lo que importa es dónde deja ubicado a cada uno pensando en el 2019.

El peronismo comienza a perfilar candidatos y la gran duda es qué rol tendrá el actual diputado nacional Luis Beder Herrera.

Nadie cuestiona que Beder Herrera será el gran elector, el que defina con su respaldo a quién postulará el oficialismo. El interrogante es si será el propio famatinense el candidato, o si apostará a una renovación que podría llegar de la mano de la diputada provincial Teresita Madera, el ministro de Hacienda Ricardo Guerra o algún dirigente que por ahora mantiene un perfil más bajo.

En "Cambiemos" la cosa está más clara: el candidato será Julio Martínez, la incógnita es cómo funcionará la alianza con el paredismo y si podrán mantenerla en el tiempo.

Mientras que Teresita Luna e Ismael Bordagaray deberán ampliar sus votos en esta elección, porque el número de votantes será directamente proporcional a la capacidad de negociación política que tendrán en los próximos meses.

Este viernes terminará la campaña más apática e intrascendente de los últimos años, sin propuestas ni ideas renovadoras. Llegará el turno de los ciudadanos y sus votos, llegará el final de las especulaciones.

 


El municipio encontró en el Gobierno nacional el financiamiento de gastos corrientes y obras públicas. 


 

Un muchacho Pro

En donde no hay más especulaciones es en el paredismo: votarán a Cambiemos el próximo domingo.

Luego de semanas de jugar a las insinuaciones, el espacio del intendente de la Capital, Alberto Paredes Urquiza, anunció formal y explícitamente su apoyo al espacio que postula a Martínez, Inés Brizuela y Doria y Julio Sahad como candidatos para llegar al Congreso nacional.

No fue casual el momento del anuncio. La semana terminó con la certeza de que la administración que encabeza el presidente Mauricio Macri financiará el pago a los Programas de Empleo Municipal (PEM) hasta fin de año.

Ese dato -que fue confirmado por los funcionarios nacionales a sus pares municipales a mediados de semana- se suma a otro: es probable que en el corto plazo se anuncie que esos 2.800 beneficiarios comiencen a estar incluidos en un programa nacional.

Desde la mirada del municipio, la alianza entre el paredismo y "Fuerza Cívica Riojana" es política pero principalmente es institucional, es para "sobrevivir" como se sinceró un funcionario comunal de primera línea.

La Nación aportará casi 9 millones de pesos para los gastos mensuales del pago de los programas municipales y además, cuando se presente el presupuesto municipal 2018, el 100 % de las obras públicas a realizar durante el próximo año serán financiadas con recursos nacionales.

Es decir, el municipio encontró en el Gobierno nacional el financiamiento de gastos corrientes y obras públicas. 

¿Cuántos votos aportará el paredismo a Martínez/Brizuela y Doria dentro de siete días? Es la gran pregunta, de lo que no hay dudas es que esa cifra influirá de manera directa en la relación "institucional" entre el Palacio Juan Ramírez de Velasco y la Casa Rosada. 

sidiunlar