La columna de Mattias Meragelman | 12 de NOVIEMBRE de 2017 | 08:11

Candidato se busca

La derrota electoral del 22/O y la decisión de Beder Herrera de autoexcluirse de las candidaturas para 2019, dejó al peronismo en una encrucijada impensada tiempo atrás. Mientras que la causa ONG se reactivó de la mano de las declaraciones de la titular de la Oficina Anticorrupción. 

Un viejo refrán afirma mejor que sobre y no que falte. La dirigencia peronista riojana lo está comprendiendo cabalmente en el final de este 2017. El PJ no tiene hoy un candidato a gobernador que le garantice el triunfo electoral en los comicios de 2019 y al mismo tiempo, sigue atrapado en una lógica de funcionamiento que no le permite entender por qué perdió los comicios.  

La falta de candidato puede resultar un dato significativo para cualquier partido político, pero para un espacio que fue construido bajo la verticalidad de siempre tener un líder a quien responder, es un conflicto profundo, una dimensión desconocida. Cualquier movimiento político sin líder luce preocupado, el peronismo directamente está desorientado.

La decisión del diputado nacional Luis Beder Herrera de excluirse públicamente de la candidatura en 2019 expresa varias cosas al mismo tiempo.  

La primera es que el propio ex gobernador tiene claro que hoy cuenta con un alto nivel de rechazo dentro de la sociedad, y que guardarse en "Cuarteles de invierno" es la mejor forma de preservar su propio poder y el del peronismo. 

Creer que la carrera política de Luis Beder Herrera terminó o que su vínculo con la sociedad está roto de manera definitiva sería un error, porque es el mismo dirigente cuya imagen negativa era altísima y tiempo después fue reelecto en el cargo de Gobernador con el 67 % de los sufragios en el año 2011.  

Sin embargo, es un hecho que todas las encuestas que maneja el Gobierno provincial lo muestran al famatinense con un alto nivel de rechazo social: hoy Beder Herrera no quiere pero tampoco puede ser candidato. 

Dentro del Gobierno miran las mismas mediciones que le dan mal a Beder Herrera y se ilusionan con la buena imagen del gobernador Sergio Casas, pero el actual mandatario no tiene la chance legal de la reelección y la Constitución provincial es un límite que no pueden pasar por alto. 

En la Casa de las Tejas hay quienes creen que fue un error no impulsar el “Sí” en la consulta popular de Guandacol, porque ello habría abierto una reforma constitucional que podría haber incluido la chance de una modificación que habilitara a Casas a pelear otro mandato. Aunque todos saben que una maniobra de ese tipo hubiera tirado por el piso la buena imagen del actual Gobernador.  

Ni Beder Herrera (por ahora) ni Sergio Casas, ¿Entonces? 

Los intendentes del interior presionan por la llegada de uno de ellos a la fórmula gubermanental del 2019, remarcan que siempre el interior cumple electoralmente y que es hora de un reconocimiento político. En esa clave se deben leer las reuniones que vienen manteniendo los jefes comunales en las últimas semanas y sus intentos de gestionar directamente en la Casa Rosada la llegada de obras.  

Las chances de la actual diputada nacional Teresita Madera bajaron después del resultado en la Capital, y algo parecido pasó con el ministro de Hacienda Ricardo Guerra.  Aunque sus nombres siguen sonando como posibles candidatos del oficialismo dentro de dos años. 

Quizás el error del peronismo esté en que continúan discutiendo solamente nombres y no políticas públicas. La sociedad les dio la espalda el 22/O por los hechos y por las personas, el cambio sustancial de los próximos dos años debería ser centrarse en entender qué les está pidiendo el votante  (especialmente el de la Capital). 

Un ejemplo concreto es el Consejo Económico y Social, donde convocaron a numerosos espacios pero hasta el momento no avanzaron en nada de lo que les plantearon.  

La Iglesia les solicitó eliminar las leyes contravencionales vigentes desde la Dictadura militar y luchar con acciones concretas contra el flagelo de la Ludopatía, mientras que el FROP reclamó por una ley de acceso a la información pública y reglamentar la ley de cooperativas.  

Lo mismo pasa con la Cámara de diputados, donde los legisladores oficialistas y el vicegobernador Néstor Bosetti se cruzan acusaciones mediáticas y denuncian supuestos problemas de administración de recursos. El cruce en los medios de comunicación los desgasta a todos, pero al mismo tiempo siempre queda la sensación de que saben más de lo que dicen. 

Tiene el oficialismo una buena oportunidad en estos temas, la posibilidad de mostrar que realmente entendió el mensaje de las urnas y responder a estos reclamos de la comunidad con hechos concretos.

 


El tema ONG parecía encaminarse a ser un nuevo caso de “hechos consumados” en la historia de nuestra Provincia. Antes de fin de año podría haber novedades.  


 

ONG:
La causa ONG volvió al centro de la escena mediática provincial cuando la titular de la Oficina Anticorrupción, Laura Alonso, solicitó una audiencia con el juez Federal Daniel Herrera Piedrabuena, al mismo tiempo que acusó públicamente al magistrado de inacción y mora en la investigación del tema.

La causa original apunta a la supuesta triangulación de dinero entre el Gobierno nacional kirchnerista, las ONG y diferentes sectores políticos de quienes eran parte del oficialismo en los meses previos a las elecciones del año 2015. 

El organismo que encabeza Laura Alonso puntualiza en la creación de ONG que en algunos casos tendrían la misma dirección, la misma fecha de creación, la reiteración de varios de sus miembros y que fueron constituidas con muy pocos recursos en relación a la cantidad de dinero que se les asignó en obras.

En la semana que pasó, el portal Enfoquedirecto.com.ar publicó que existen 42 ONG que están siendo investigadas y que la Fiscalía federal ya tiene 25 personas imputadas. En este sentido, se especula que la cifra que habría salido para esas instituciones en ese periodo de tiempo rondaría los 600 millones de pesos.

Herrera Piedrabuena brindó una conferencia de prensa en la cual destacó su rechazó a la posibilidad de que la denuncia saliera del fuero federal y que la demora en el proceso se relacionó con el accionar del fiscal de la primera parte de la causa, Horacio Salman.  “Resolví rechazar el planteo y declarar la nulidad del dictamen fiscal porque no se ajustaba a las normas procesales vigentes porque no describe bien los hechos y las personas que eran parte de la investigación”, dijo el juez en Radio La Red.

Está claro que las declaraciones de Laura Alonso buscaron más un impacto político que institucional. La funcionaria nacional sabe que reunirse con el Juez no implica ninguna acción judicial en sí misma, pero entiende muy bien que con su presencia y reclamos públicos, la causa retomará un ritmo que evidentemente no tenía.

El tema ONG parecía encaminarse a ser un nuevo caso de “hechos consumados” en la historia de nuestra Provincia. Ahora se abre una nueva oportunidad y antes de fin de año podría haber novedades. 

Contradicción minera: 

Julio Ríos Gómez es el presidente del Servicio Geológico Minero Argentino  (SEGEMAR), un área que depende del Ministerio de Energía de la Nación que conduce Juan José Aranguren.  

En su visita a nuestra Provincia afirmó que "La Rioja tiene la posibilidad de ser una gran provincia minera" y reclamó que se sume rápidamente al Acuerdo Federal Minero que propone la Nación.  Cuando se lo consultó sobre los reclamos de los sectores antimineros, aseveró en Radio La Red que eran “eslogans sin fundamento técnico”. 

El funcionario macrista no dijo nada que no piense la mayoría del mundo minero y que el propio Gobierno nacional no haya expresado varias veces. Sin embargo, no se puede pasar por alto que sus palabras descalifican a los socios locales de "Cambiemos". 

Las banderas del "Famatina no se Toca" y “Agua sí, Oro no” tuvieron en "Fuerza Cívica Riojana" a su mayor expresión política partidaria, que esas insignias políticas y sociales sean hoy menospreciadas por funcionarios del Gobierno que apoyan los dirigentes de “Cambiemos” La Rioja impacta.

Hay una contradicción de base que el macrismo riojano no puede resolver: son parte de un Gobierno prominero (una de las primeras medidas del presidente de la Nación al llegar al poder fue eliminar las retenciones al sector), mientras a nivel provincial criticaron a Beder Herrera y todo su equipo de Gobierno por lo mismo que la Nación hoy propone.  

No hay duda que es sano políticamente que una Alianza tenga sus diferencias internas y que no todos piensen igual, pero si esas divergencias son en temas cruciales para definir el modelo de sociedad que pretenden, instalar ya no es una distinción sutil, es una incongruencia política difícil de entender.  

 

 

sidiunlar