La columna de Mattias Meragelman | 02 de DICIEMBRE de 2017 | 20:12

Él ajusta, ellos ajustan, nosotros nos perjudicamos

Los despidos en las SAPEM, el Pacto Fiscal, la Reforma previsional y los aumentos de los servicios públicos cierran el año con un claro mensaje en lo económico.

La economía es una ciencia social, una herramienta que tiene la política para intentar transformar la realidad. Esa herramienta no es inocente ni casual, cada vez que un Gobierno decide algo en materia de administración de recursos hay beneficiados y perjudicados.

Una forma de conocer frente a qué tipo de Gobierno estamos es analizar sus medidas económicas, ver los favorecidos y los damnificados de las decisiones oficiales nos permitirá saber qué tipo de gestión es la que conduce el país o la Provincia.  

El cierre del 2017 es una clara muestra de ello, con decisiones fuertes como la Reforma previsional, los despidos en la SAPEM, el aumento en el precio de la energía eléctrica, el incremento de la nafta y el Pacto Fiscal, son ejemplos de un proceso de ajuste de la economía a nivel provincial y nacional que no deja mucho margen a dudas.

El tarifazo energético arrancó su primera fase desde el viernes pasado, un incremento que llegará hasta el 55% y que brindará su segunda etapa en el mes de febrero. La medida tendrá impacto directo sobre los usuarios de EDELaR porque esta vez no habrá subsidios por parte del Estado provincial.

El tema de las empresas de servicios sigue siendo algo difícil de entender y explicar.

El EUCOP anunció que desde el viernes rige el aumento, pero no sabe de cuánto es. Es decir, todavía no se informó oficialmente y con exactitud cuánto más cara se está pagando la energía en la Provincia. 

No existen muchos casos en el mundo en donde el organismo encargado de controlar a una concesionaria le autorice el aumento sin saber la cifra exacta y sin que los usuarios (a quien supuestamente el EUCOP representa) sepamos por qué se incrementa y cuáles son los márgenes de ganancia de la empresa estatal.

Algo similar ocurre con las SAPEM. En la semana que pasó se produjeron 85 despidos en Granja Riojanas SAPEM y 25 en La Rioja Vitícola.

Hugo Tillar, coordinador de las sociedades del estado (SAPEM), dijo sobre el tema: “Lo que sucede es que se están reestructurando algunas de las Sociedades del Estado, ya que, la pauta presupuestada que tenemos para este año es menor a la del año anterior. A partir del cambio de dirección nacional de la economía, en la Provincia no tenemos desarrollo de la parte privada. Obviamente, las SAPEM que no poseen ventajas comparativas de ninguna especie con empresas privadas, no están ajenas a esta situación”, dijo ante la consulta periodística.

Sin embargo, más allá de la explicación que el funcionario provincial brindó al Diario de Chilecito, nadie conoce los números de las empresas.

Hace un año se dijo que quedaban 24 SAPEM y que funcionaban plenamente, un año después se anuncia el cierre de dos de ellas, se habla de un presupuesto más acotado y nadie sabe cuánto ganaron, cuánto perdieron, quiénes son los socios privados y fundamentalmente qué pasará con esos trabajadores.

Por su parte, en declaraciones a FM Aire, el diputado nacional y ex gobernador, Luis Beder Herrera, afirmó: “Van a tener problemas si no trabajan y no producen, el accionista es el Estado pero son empresas, no son reparticiones públicas. Tienen que producir, y si entran en crisis se tienen que tomar medidas”.

Cuando en 2007 y 2008 el bederismo presentó las SAPEM ante la sociedad, explicó que venían a ser un equilibrio “porque en provincias como La Rioja el mercado no existía” y era el Estado quien debía generar movimientos económicos con un criterio social que las empresas privadas no tenían.

Un par de años después, 110 nuevos despedidos desmienten aquella promesa.

Aquí cabe mencionar un elogio y una crítica a la oposición que encabeza Fuerza Cívica Riojana.

Fueron los legisladores de ese sector político quienes encabezaron los pedidos de informes dentro de la Cámara de Diputados relacionados con el tema SAPEM y nunca tuvieron una respuesta del Poder Ejecutivo.

También es cierto que la oposición cuenta con representación en los organismos de contralor provincial y nunca se conoce qué cuestionan o qué información manejan desde esos espacios institucionales.   

 


El ajuste que realiza la Nación sobre el sector previsional expresa una definición de Estado muy fuerte. 


 

La Nación va en un recorrido similar al Gobierno provincial, porque la Reforma previsional es claramente negativa para los jubilados actuales y para los trabajadores pasivos del futuro.

El diario Clarín publicó un informe de su periodista Ismael Bermúdez que precisa: “Cambia la fórmula de movilidad que alcanza a más de 17 millones de personas, entre jubilados, pensionados, pensiones no contributivas, beneficiarios de asignaciones familiares y AUH”.

“En marzo de 2018 en lugar de otorgarse el aumento semestral de julio-diciembre, que ronda un 12%, se otorgará el aumento de la nueva fórmula de julio a septiembre de 2016, que arroja un 5,7%. Esto lleva a que en el inicio del cambio de fórmula, hay una merma en los haberes y un retraso de hasta 6 meses en el ajuste de los beneficios. Para 2018 se calcula un ahorro para el Estado de casi $ 100.000 millones”, aclaró.

Es decir, el Estado nacional achica su déficit disminuyendo el incremento a las jubilaciones. No lo hace bajando el nivel de rentabilidad de los sectores especulativos (con las Lebac como abanderadas de la bicicleta financiera) o no recupera recursos reponiendo las retenciones a la minería o al sector agropecuario que eliminó en el comienzo de su gestión,

El Estado necesita más recursos, pero poner a los jubilados como la variable de ajuste es una triste elección que habla de cuáles son las prioridades de la Casa Rosada.

Hay otro punto en el que la Nación y el Gobierno provincial coinciden: y es el crecimiento del endeudamiento.

Mientras el Estado nacional continúa colocando bonos de la deuda externa, el Gobierno riojano anunció en la semana que pasó un nuevo préstamo por 100 millones de dólares y el presupuesto provincial 2018 incrementó los montos destinados al pago de las deudas contraídas.

Sube la nafta, aumenta el GNC, el incremento de los jubilados será menor al previsto en la ley actual y hay despidos en las SAPEM. La economía sigue sin brindarnos buenas noticias.  

El ajuste se presenta de muchas maneras en las diferentes esferas del Estado, pero siempre tiene los mismos perjudicados.  

sidiunlar