La columna de Mattias Meragelman | 16 de DICIEMBRE de 2017 | 21:12

Democracia desvirtuada

Lo que pasó en la Cámara de Diputados atenta contra el funcionamiento del sistema democrático. El problema no es que Felipe Álvarez no asuma, sino el antecedente que deja. 

La democracia es un sistema en el cual se defiende la soberanía del pueblo y el derecho de los ciudadanos a elegir y controlar a sus gobernantes. En una democracia representativa, el pueblo elige a sus representantes y ellos llevan adelante las decisiones que permiten el funcionamiento de la sociedad como un conjunto organizado.

La no asunción de Felipe Álvarez como diputado provincial por el departamento Capital, atenta contra ese sistema de Gobierno, desvirtuando de manera explícita el funcionamiento del régimen político que los argentinos en general y los riojanos en particular elegimos para organizar políticamente nuestra convivencia desde hace más de 34 años.

El jueves por la mañana, la Cámara de Diputados de la Provincia determinó no aceptar el pliego del ex viceintendente de la Capital. El argumento fue que no se encontraban aprobados por el Tribunal de Cuentas provincial los recursos manejados durante su paso por el Concejo Deliberante del departamento. Por su parte, Álvarez argumentó que la documentación había sido entregada ante el Tribunal de Cuentas Municipal.

En ese marco, el oficialismo impuso un dictamen de mayoría, en virtud del cual se le otorgó al legislador un plazo de 30 días para la presentación de las rendiciones de cuentas correspondientes. Cumplido ello, el cuerpo legislativo revisará nuevamente sus condiciones para asumir como legislador, cargo para el cual fue electo el pasado 4 de junio.

Cuando quedó claro que no podría asumir, el dirigente paredista interrumpió a los gritos la sesión, y espetó a los legisladores que estaban actuando bajo las órdenes políticas del diputado nacional Luis Beder Herrera, acusándolos de ser parte de una mafia.

“No hay norma alguna de la Constitución Nacional, Provincial ni ninguna norma que establezca que un Diputado no pueda asumir por falta de rendiciones. Aun así no tenemos nada para ocultar. He hecho público todo. Esto tiene un solo nombre: Luis Beder Herrera, que ha convertido la política en una mafia. Es un mafioso, él y todos los que son funcionales a él, empezando por el gobernador Sergio Casas”, dijo ante la prensa, al abandonar la Casa de las Leyes. 

Mientras tanto, el titular del bloque Justicialista, Marcelo Del Moral, justificó la decisión que tomaron. 

En conferencia de prensa, Del Moral dijo: “Si presenta todos los comprobantes antes de los 30 días, la Cámara de Diputados va a llamar a extraordinaria para que jure. En ningún momento estamos cercenando a nadie, no somos quienes para hacerlo. Estamos cumplimentando en base a dos denuncias que han ingresado por distintos concejales de Capital ante el Fiscal Hugo Montivero, y el Tribunal de Cuentas que ha emitido un fallo que nos comunica que se deben las rendiciones de cuenta del segundo y tercer trimestre del 2016, primero y segundo trimestre del 2017 habiendo sido intimado”.

 


Dejar sin representante a 18 mil riojanos es profundizar el distanciamiento con un vasto sector social, es ahondar la pérdida de legitimidad de los últimos años.


 

Lo que viene
Este conflicto tendrá dos carriles diferentes: uno político y el otro institucional.

El paredismo ya expresó ante el Gobierno nacional lo que ocurrió, y es el propio Ministro del Interior de la Nación, Rogelio Frigerio, quien está al tanto del conflicto desatado en esta nueva etapa de la interna peronista. En la semana que comienza, Felipe Álvarez también llevará su denuncia ante funcionarios nacionales en la Casa Rosada.

En ese mismo marco, el espacio del Intendente de la Capital está evaluando concretar una movilización en las calles de la ciudad y con esa iniciativa buscaría emular el impacto de la concretada en agosto de este año. Esta posibilidad no tiene fecha concreta aún, pero cuenta con el respaldo de los socios políticos del Palacio Juan Ramírez de Velasco que forman parte de “Cambiemos” en La Rioja.

Otra instancia política se encuentra dada porque no todo el Gobierno provincial piensa igual sobre el tema Álvarez. Existen varios funcionarios de primera línea que expresaron fuera de micrófono que no están de acuerdo con lo ocurrido, y por parte de ellos podrían existir gestiones concretas ante los Diputados para destrabar la situación.

En esa misma forma de razonar se deben incluir los dichos del vocal del Tribunal Superior, Luis Brizuela. “Creo que finalmente se va a aclarar la situación y asumirá el legislador que fue elegido por el voto de la gente. Los problemas de la gente son otros, las necesidades de la gente pasan por otro lado y no la estamos atendiendo, no cuestiono accionares de nadie, no digo que esté bien o mal pero si digo que los problemas de la gente pasan por otro lado”, aseguró el Juez del máximo organismo de Justicia de la Provincia en diálogo con Radio Fénix.

Por otra parte, estará la pata judicial del conflicto.

En las próximas horas Álvarez realizará una serie de presentaciones judiciales, denunciando que se cercenan sus derechos políticos y hará foco en todos los antecedentes que existen sobre este tipo de situaciones en la Corte Suprema de Justicia de la Nación (el más reciente el del senador nacional por La Rioja Carlos Menem).

El antecedente
El problema en esta historia no es Álvarez, es el antecedente que se deja instaurado, que en algún punto es la continuidad de lo que en su momento ocurrió con el diputado provincial electo por Arauco, Gustavo Minuzzi.

Felipe Álvarez fue Ministro de Gobierno de Luis Beder Herrera durante dos años, fue candidato a viceintendente en el año 2015 por el bederismo (incluyendo un acuerdo de boleta con Sergio Casas como postulante a la gobernación) y se instaló en la política riojana como parte de la camada de jóvenes funcionarios que el ex gobenador Herrera sumó a su gestión en los años 2009 y 2010 (conocidos mediáticamente como los Beder boys).  

El autor de este comentario político no cree que el paredismo represente a la “nueva política”, sino que se trata de una escisión del peronismo, un sector que hoy marca errores y abusos que ellos no advirtieron cuando eran parte del oficialismo.

Es cierto que llevan dos años de enfrentamientos con el poder político provincial, pero su participación en la línea del tiempo de la política riojana no empezó en 2016. No están exentos de haber sido parte de la misma estructura política que hoy denuncian.

Sin embargo, no es el pasado de Álvarez y el paredismo el tema.

El inconveniente es que no se dejó asumir a un diputado por hechos que todavía no fueron juzgados por la Justicia. Al momento de rechazar su asunción, el ex viceintendente todavía no había sido ni siquiera notificado de la existencia de la causa que los legisladores usaban para rechazar su llegada a la Cámara.

Lo puso en palabras muy claras el reconocido abogado Pedro Carreño esta semana en una entrevista en Radio La Red: “Una vez que un Diputado fue electo y el comicio es válido, no puede si no asumir, no hay autoridad intermedia entre la voluntad del pueblo y su asunción. Lo que pasó es absurdo, es retroceder 200 años. Este antecedente deja que cualquier mayoría puede dejar asumir o no en la Cámara a cualquier diputado".  

Lo que este jueves le pasó a un candidato electo por Capital, y hace unos años al ex intendente de Arauco Minuzzi, le puede pasar a cualquier dirigente que la mayoría determine no dejar asumir. Quienes esta semana levantaron la mano podrían ser víctimas de ese mismo “criterio” en próximas elecciones.  

Hay un dato comparativo que no se puede pasar por alto en este análisis: el Cuerpo Legislativo no aplicó el criterio de "las rendiciones de cuenta no presentadas" cuando asumió la entonces diputada por Independencia Camila Herrera, quien llegó a ser denunciada ante la Justicia por el mismo Tribunal de Cuentas.

Tal diferencia de criterio, es la que aleja a los diputados provinciales de la igualdad civil, del estado de derecho, exponiendo que la decisión tomada el jueves pasado obedece a la interna del propio oficialismo y a la intención del bederismo de marcarle la cancha al paredismo.

En este sentido, hay un error político que comete el oficialismo y es difícil de entender: rompen puentes con el electorado de Capital, donde justamente perdieron en octubre pasado. Es una equivocación que vienen cometiendo desde hace un largo tiempo.  

El historiador Daniel Sorín escribió: “Si algo ha caracterizado al peronismo desde sus inicios, incluso antes de ser peronismo, es saber escuchar lo que oye, o sea: prestar atención a lo que sucede”. Dejar sin representante a 18 mil riojanos es profundizar el distanciamiento con un vasto sector social, es ahondar la pérdida de legitimidad de los últimos años.

Felipe Álvarez debe ser investigado plenamente, su gestión en el Concejo Deliberante debe ser auditada hasta el último centavo y si existe algún delito, la Justicia deberá actuar con todo el peso de las leyes vigentes.

Mientras ello ocurre, el diputado provincial electo debe asumir su banca, porque si ello no ocurre la Cámara de Diputados de la Provincia se estará llevando por delante la democracia, atropellará el derecho político esencial: el de elegir y ser elegido.

prevencion salud
Ciro en La Rioja
sidiunlar