Política | 04 de ENERO de 2018 | 11:01

UNLaR: Crítico pronunciamiento contra el “Asedio de la autonomía universitaria”

La Red de Facultades de Humanidades del Norte Grande -de la cual forma parte el Departamento de Ciencias Humanas y de la Educación de la UNLaR- cuestionó las políticas sobre la educación superior instrumentadas desde el Gobierno nacional.

Bajo el título “El asedio de la autonomía universitaria”, la Red de Facultades de Humanidades del Norte Grande emitió un pronunciamiento en el que “expresan su profunda preocupación ante los hechos que parecieran caracterizar una política sistemática de asedio a la autonomía universitaria, por parte de las autoridades de los organismos nacionales responsables de garantizar el derecho a la Educación Superior en nuestro país”.

El texto continúa diciendo: “A la conmoción generada por las sucesivas vulneraciones que han llevado a cabo distintas fuerzas de seguridad, se ha sumado una verdadera campaña de desprestigio de las universidades nacionales que pone en cuestión no sólo su forma de administración de los recursos públicos sino también la validez de los títulos que ellas emiten”.

En esta línea, la Red manifiesta el “profundo rechazo que despierta la Resolución N° 4600-E/2017, emanada del Ministerio de Educación, el último 15 de diciembre, mediante la cual se estipulan condiciones para la publicidad y dictado de carreras universitarias”. Esto ­-prosigue-, “constituye una vulneración del Derecho a la Educación, dado que es imposible su cumplimiento en términos temporales, pero además se asienta en el desconocimiento de los constantes esfuerzos realizados por nuestras instituciones con las tramitaciones ante el Ministerio de Educación para la obtención de la validación de las titulaciones correspondientes”.

El pronunciamiento cierra afirmando: “a cien años de la Reforma Universitaria cordobesa y a una década de la Conferencia Regional d Educación Superior de América Latina y el Caribe, en la que todo un continente celebra el modo en que se afirma el compromiso con la defensa del Derecho a la Educación Superior, no nos es posible menos que rechazar el modo en que se intenta imponernos una manera de ser gobernados que, amparándose en un reduccionismo juridicista, conlleva una abierta vulneración a las libertades de nuestras universidades nacionales que siempre han estado al servicio de consagrar la Educación Superior como un derecho fundamental”. 

sidiunlar