•  
  • " >
    Nacionales | 09 de FEBRERO de 2018 | 21:02

    El represor Carlos Hidalgo Garzón violó la prisión domiciliaria

    Abuelas de Plaza de Mayo solicitó que el apropiador de Catalina de Sanctis Ovando vuelva a la cárcel. Salió de su casa sin permiso en dos oportunidades y, además, tenía una escopeta y una pistola, lo que también quebranta su condición de detención. En 2013 ya le habían revocado la domiciliaria por violarla.

    •  

    Abuelas de Plaza de Mayo presentó el pedido de revocación de la prisión domiciliaria del represor y apropiador Carlos del Señor Hidalgo Garzón por la violación de sus condiciones de arresto en dos oportunidades a solo 5 días de hacerse efectivo el beneficio. El genocida salió de su casa sin dar aviso al Poder Judicial y, además, durante un robo a su casa ocurrido a principios de mes denunció que tenía una escopeta y una pistola, lo que también viola su condición de detención. "Esperamos que la Justicia haga lugar a nuestras demandas para comenzar a reparar a las víctimas de estos crímenes de lesa humanidad", sostuvo Abuelas. 

    El pedido de revocatoria fue presentado ante la Sala III de la Cámara Federal de Casación Penal, que el 22 de diciembre último, le otorgó el beneficio de la prisión domiciliaria en el marco de la condena a prisión perpetua que recibió en octubre de 2014 por su participación en los crímenes de lesa humanidad en el centro clandestino de detención La Cacha. La domiciliaria se hizo efectiva el 10 de enero de 2018 y solo dos días más tarde Hidalgo Garzón violó las condiciones impuestas para mantener el arresto domiciliario, dado que el Programa de Asistencia para Personas Bajo Vigilancia Electrónica informó la salida sin autorización judicial los días 12 y 15 de enero.

     

     

    Además, a raíz de un robo que el represor sufrió el pasado 2 de febrero en el domicilio donde purga su pena, se pudo constatar que en la denuncia policial el propio condenado declaró que los asaltantes se llevaron de allí 200 mil pesos y dos armas: una escopeta y una pistola. Consciente de la prohibición de portar armas, Hidalgo Garzón denunció por mail el hecho delictivo ante el Tribunal Oral y el Juzgado Federal 1 de La Plata, pero nada dijo sobre la existencia ni del robo de las armas

    La situación reviste aún mayor gravedad si se tiene en cuenta que Catalina de Sanctis Ovando, nieta restituida en 2008 que fue apropiada por Hidalgo Garzón y su mujer María Francisca Morillo, denunció durante un juicio que desde su restitución el ex militar le envió cartas amenazantes a ella y a su pareja. Por ese motivo, la querella de Abuelas también presentó una nota ante el Juzgado Federal Número 1 de La Plata y ante el TOF Número 1 de La Plata para solicitar que se le revoque el beneficio, que, además, ya había violado en 2013, cuando se le concedió por primera vez.

    En aquel momento, el ex miembro del Batallón de Inteligencia 601 había recibido el beneficio de arresto domiciliario, que cumplía en un geriátrico de Belgrano, pero Catalina denunció haberse cruzado con su apropiador paseando por las bicisendas porteñas en dos oportunidades. Esa situación motivó la presentación de Abuelas que llevó a la primera revocatoria y el traslado al hospital del Complejo Penitenciario Federal 1 de Ezeiza. 

    Por otra parte, también desde Abuelas se presentó una tercer nota al TOF 1 de San Martín para que se haga efectiva la prisión de los apropiadores de Catalina, dado que la Cámara de Casación rechazó los recursos extraordinarios contra la confirmación de la sentencia, por lo que debe empezar a ejecutarse la pena. En 2013, Hidalgo Garzón y Morillo fueron condenados por la apropiación de Catalina 15 y 12 años de prisión, respectivamente. "A diez años de la restitución de identidad de Catalina y a cinco de la condena a sus apropiadores resulta irrisorio que aún no hayan cumplido ni un solo día de cárcel por estos hechos", denunció Abuelas.

    Fuente: Página 12

    sidiunlar