Información general | 12 de MARZO de 2018 | 21:03

Advierten que en febrero hubo otros cinco casos de gatillo fácil en Tucumán

Luego del asesinato del niño de 12 años, Facundo Ferreira, durante un supuesto tiroteo con la Policía de la Provincia de Tucumán, su familia y organizaciones de derechos humanos denuncian las irregularidades en todo el procedimiento policial del caso y aclaran que este tipo de accionar en las fuerzas de seguridad "es cotidiano" contra jóvenes de barrios humildes.

El pasado jueves 8 de marzo, en la provincia de Tucumán, Facundo Ferreira de 12 años de edad fue asesinado por la policía local de un disparo en la nuca, en un supuesto enfrentamiento que se dio cuando el niño circulaba en una moto junto a un amigo de 14 años.

En este marco, Matías Pizzarelo, integrante de la organización ANDHES (Abogados y Abogadas del NOA en Derechos Humanos y Estudios Sociales), informó sobre la investigación y afirmó que se trata de un caso bastante conflictivo.

“Estamos en una situación bastante complicada, no hay mucha información, nos reunimos con la fiscal junto con la familia y todavía no fueron analizadas las pruebas incorporadas en el expediente”, precisó el letrado en diálogo con La Tarde de La Red, haciendo referencia al video del momento y la autopsia en el cuerpo del niño.

Por el momento solo se dio a conocer como única prueba un dermotest que dio positivo en las manos de ambos jóvenes que viajaban en la motocicleta.

De esta forma, el abogado afirmó que existió “una irregularidad en todo el procedimiento policial, de principio a fin”. En este sentido señaló que luego de recibir la bala a la 1 de la madrugada, Facundo fue trasladado en una ambulancia del servicio 107 hasta un Hospital de Mayores, donde en un principio fue ingresado como NN y luego como Facundo Burgos, de 18 años, herido en un accidente de tránsito.

“Cuando llego la familia a las 4:30, estaba conectado a aparatos, en terapia intensiva, cuando las fotos demuestran que tuvo una muerte instantánea. Eso nos genera dudas de lo que realmente sucedió”, apuntó Pizzarelo.

Por otro lado aseguró: “Para nosotros que eventualmente haya salido este test positivo, igual hablamos de un caso de gatillo fácil y es claramente un abuso policial en el uso indiscriminado e irracional del arma de fuego”.

Además destacó: “Es tradicional en la policía tucumana detener a  jóvenes que estén la calle de noche en barrios humildes. Hablamos de la selectividad penal estructural, lo que les sucedió sucede todos los días, si este eventual tiroteo no se daba, lo más probable es que Juan y Facundo hubieran terminado detenidos y torturados en una comisaría”.

 

 


"Hablamos de un caso de gatillo fácil, es claramente un abuso policial en el uso indiscriminado e irracional del arma de fuego", dijo el abogado tucumano. 


 

Relación con el caso Chocobar y el Gobierno Nacional

Respecto a la relación de este caso con la del policía Luis Chocobar en Buenos Aires, Pizzarelo advirtió: “Claramente es una exacerbación de lo que hoy podemos llamar la doctrina Chocobar. Luego de que el presidente le dio la mano a ese policía, durante febrero del 2018 en Tucumán tuvimos cinco casos de gatillo fácil que no tuvieron la trascendencia del caso de Facundo”.

Asimismo dijo: “Tenemos una Policía con una forma de actuar bastante ilegal en su día a día, se ve autorizada por el Poder Ejecutivo para actuar de esta manera”.

El abogado también confirmó que, además del disparo, el niño presentaba marcas de balas de goma en toda su espalda y marcas de botas en su cara por haber sido golpeado mientras se encontraba en el piso.

“Esto habla de un ensañamiento policial, no es un procedimiento normal sino desproporcionado con los jóvenes populares. La policía no puede culminar un procedimiento con un niño de 12 años con golpes en la espalda y un tiro en la nunca, resolver un conflicto así es cuanto menos una locura”, opinó Pizzarelo.

Finalmente, señaló la responsabilidad del Poder Judicial en este tipo de caso: “Estamos acostumbrados a escuchar falsificaciones de actas de procedimientos que a la larga son ratificadas por los jueces que prefieren simplificar su tarea reconociendo la tarea policial. ¿Cómo puedo creer yo hoy que fue un tiroteo cuando él fue ingresado en estas condiciones? El Estado tiene que garantizarme un procedimiento veraz y legal, no generarme todas estas dudas”.

prevencion salud
Ingreso Unlar
sidiunlar