Información general | 14 de ABRIL de 2018 | 11:04

Asambleas marcharon contra la instalación de Seargen S.A. en el cordón de Famatina

La Asamblea Por La Vida de Chilecito convocó a una manifestación artístico-cultural en las puertas de la oficina de Seargen S.A. en rechazo a la instalación de la empresa en el departamento.

Integrantes de las asambleas y ciudadanos de Chilecito llevaron a cabo una manifestación artístico-cultural en el centro de la ciudad, en las puertas de la oficina que la empresa Seargen S.A. instaló en la cabecera departamental.

A su vez, la Asamblea Por La Vida publicó un comunicado a través del cual denuncian el accionar de la empresa minera, que en un principio se presentó como una consultora, hasta que dio a conocer sus intenciones de comenzar con las tareas de prospección en el cordón del Famatina.

Comunicado de la asamblea

Porque la empresa primero comenzó a trabajar en Chilecito como una consultora. Hizo encuestas casa por casa consultando lo que opinamos sobre mega minería.

De un día para otro se presentó como una empresa minera e informó sobre sus objetivos de explorar las Sierras del Famatina pero ingresando por Chilecito (por el camino que viene haciendo el Sec. de Minería Oscar Lehz en su propiedad privada pero usando recursos públicos).

Pero si recien van a comenzar a explorar ¿Cómo pueden asegurar que harán minería subterránea, sin uso de cianuro y de agua? Manifestaron públicamente que aún no tienen aprobado el informe de impacto ambiental (es decir el plan de trabajo con precisiones técnicas y ambientales que se exige por ley) entonces ¿Cómo pueden ofrecer puestos de trabajo si no saben aún si van a tener aprobado o no el informe?

Por cierto, su presidente Hernán Vera es un ex – trabajador de la corporación Barrick Gold (la misma empresa que intentó entrar al Famatina en el 2007 y que estuvo detrás de Osisko Mining Co. en 2011).

Por otro lado, una vez que estén dentro del cerro ¿Quién va a controlar que hacen y que no hacen? Sobran ejemplos en todo el país de los daños que cometen las empresas y que, a pesar de las denuncias, nadie se hace cargo.

andina
sidiunlar