La columna de Mattias Meragelman | 19 de MAYO de 2018 | 19:05

Seargen quedó en offside

La empresa minera fue clausurada por el municipio de Chilecito y otra vez la minería es un tema cruzado por múltiples intereses. Mientras tanto, el Gobernador es objeto de una intensa campaña en redes sociales y todos dudan de todos.

Desde hace más de una década hablar de minería en La Rioja se transformó en un tema sensible. Una temática que expone de manera cruzada intereses ambientales, sociales y económicos, con incoherencias que muestran todas las facetas de la realidad política provincial. En La Rioja hablar de minería nunca es solamente hablar de minería.

El municipio de Chilecito determinó la semana que pasó clausurar a la empresa minera Seargen por no estar funcionando bajo la modalidad para la cual había solicitado la autorización a la comuna.

“Ellos estaban funcionando sin la habilitación municipal pertinente. Al descubrir que el objeto principal es la explotación minera, cabe hacer aplicar la ley que nos rige en el departamento Chilecito la 2.696/06, que habla de la prohibición que existe en nuestro medio de la explotación de la minería con sustancias tóxicas para el medio ambiente o la salud humana. Toda persona física o jurídica que quisiera explotar la mina, tiene que seguir una serie de pasos, un procedimiento y cumplir ciertas exigencias legales en cuanto a documentación como lo establecen los artículos 9, 10 y 11 de la ordenanza. Que es presentar un estudio de impacto ambiental, eso someterlo a la comunidad para obtener la licencia social, y se evalúa ese estudio y la comunidad debe emitir su opinión al respecto”, dijo en conferencia de prensa la jueza de Faltas Patricia Masud.

A las pocas horas, el titular de la empresa, Hernán Vera, habló públicamente. En Radio La Red el empresario aseguró que apelarán la medida tomada por la Municipalidad, que no entienden los motivos de la clausura y que interpretan que la comuna quedó expuesta a la presión de los sectores ambientalistas que concretan desde hace un par de semanas dos cortes selectivos en la zona de Famatina para impedir el paso de los materiales mineros.

Vera afirmó: "Esta decisión estuvo muy presionada por quienes cortan la ruta. Pedimos la habilitación en los rubros que hicimos hasta ahora, no sabemos qué dice el municipio y qué estamos haciendo ahora como para no darnos la habilitación. Vamos a apelar y muy firmemente, hemos hecho inversiones de varios cientos de miles de dólares y no me han permitido defender".

La empresa Seargen determinó una estrategia diferente a la de anteriores proyectos que buscaron desarrollar la minería en Chilecito. Una conferencia de prensa para presentarse, numerosas notas en los diferentes medios de comunicación, un discurso centrado en la licencia social y negar cualquier posibilidad de desarrollar proyectos mega mineros a cielo abierto, fueron las claves de su exposición social hasta ahora.

Sin embargo, la resolución de la Municipalidad chileciteña los expone en el comienzo de su vida pública. Todos los juristas consultados marcan que lo ocurrido en materia administrativa es un incidente menor, Seargen lo podría solucionar en los próximos meses con relativa facilidad.

El problema no está allí, el inconveniente es que la medida de la Justicia de faltas del Oeste provincial los golpeó en su credibilidad.

Seargen se promocionó como una empresa dispuesta a no cometer los errores de comunicación de sus antecesoras, pero en las primeras semanas de ese proceso quedaron clausurados por pedir habilitación para un emprendimiento de un sector determinado y pretender desarrollar otro rubro.

En este punto merece una mención la intendenta de Chilecito Silvia Gaitán. La jefa comunal ratificó ante los medios de comunicación de su Departamento que ella sigue creyendo que “la minería responsable” es parte del futuro de la Provincia. Al mismo tiempo, envió un mensaje político fuerte cuando su administración clausuró el proyecto minero que había concentrado la atención mediática de los riojanos en los últimos días.

En la empresa sugieren que la clausura obedece a la presión de los ambientalistas, pero quizás habría que pensarla más en clave del posicionamiento provincial que significa para Gaitán la medida que tomó.

La intendenta cada vez suena más fuerte como una opción electoral para el próximo año y este conflicto la mostró en una faceta que los electores pueden valorar especialmente: un Estado que cumple su rol de contralor, algo que no ocurre habitualmente en La Rioja.

El tema minero no le queda cómodo a nadie en la política provincial.

“Cambiemos La Rioja” ya no puede levantar la bandera ambiental porque su Gobierno nacional eliminó las retenciones al sector y promueve la minería en todo el territorio argentino. Y el bederismo tiene la contradicción de su posición anterio a marzo de 2007 (caída de Ángel Maza mediante), y su postura pro minera con licencia social de la actualidad.  

Seargen no se irá de la Provincia y existen chaces reales de que su reclamo ante la Municipalidad por la habilitación comercial prospere.

El problema es otro, es la licencia social. Esa que se construye con verdades y certezas y está claro que no arrancaron de la mejor manera, quedaron en offside.

 


Las últimas dos semanas dejaron expuesto al gobernador Casas a partir de una serie de declaraciones que oscilaron entre los exabruptos y los sentimientos. 


 

¿Fuego amigo?
Las últimas dos semanas dejaron expuesto al gobernador Sergio Casas a partir de una serie de declaraciones que oscilaron entre los exabruptos y los sentimientos.

El mandatario provincial dijo en la Casa de Todos que en caso de ganar la oposición las próximas elecciones, podrían ir presos muchos dirigentes peronistas (el Gobierno aclaró que se refería a una posible persecución judicial); después se emocionó en su visita a San Blas de los Sauces y finalmente mencionó un confuso episodio en relación a su teléfono celular personal.

Estaba claro que la oposición iba a utilizar su desafortunada frase sobre la posibilidad de quedar preso en un futuro gobierno de “Cambiemos”, y fue el propio senador nacional Julio Martínez quien lo fustigó, en un tono que hasta se podría calificar de leve.

Sin embargo, en los últimos días una serie de videos (de muy buena factura visual) comenzaron a circular e intentaron exponer a Sergio Casas como un dirigente dubitativo ante el proceso político que se vive en la Provincia y en el país.

Es importante dejar algo claro: el Gobernador es el mismo que en diciembre de 2015. Un dirigente que en dos años de gestión no mostró autonomía del poder político de Luis Beder Herrera y que está convencido que su imposibilidad de ser reelegido lo deja exento de la interna peronista de 2019. 

Casas no está más fuerte ni más débil que hace dos años, con virtudes y defectos Casas es el mismo.  

Entonces la pregunta es a quién beneficia este proceso que golpea la credibilidad del Gobernador.  Y la respuesta no está clara, pero en la Casa de Gobierno algunos dudan del fuego amigo, de sectores del propio peronismo que están pensando en lo que se viene.

El peronismo no tiene candidato o candidata definido para el próximo año, es por ello que se aproximan semanas intensas. Habrá más operaciones, muchas reuniones y por el momento pocas definiciones.

 

prevencion salud
Ciro en La Rioja
sidiunlar