Nacionales | 07 de JUNIO de 2018 | 13:06

El acuerdo técnico con el FMI está cerrado y sólo falta el aval político para anunciarlo

El Gobierno buscará que Dujovne y Sturzenegger presenten sus detalles en los próximos días; el viernes, Mauricio Macri viajará a Canadá y coincidirá con Lagarde 

Tal como anticipó Carlos Pagni en la edición impresa de hoy, los funcionarios trabajan contra reloj para anunciar el acuerdo con el Fondo Monetario Internacional. Las negociaciones técnicas entre el equipo económico argentino y los expertos del organismo internacional están prácticamente cerradas.

En la Casa Rosada hay un objetivo comunicacional firme: una conferencia de prensa del ministro de Hacienda y coordinador del equipo económico, Nicolás Dujovne , y del presidente del Banco Central,Federico Sturzenegger para explicar los detalles técnicos, y un cierre con foto entre Mauricio Macri Christine Lagarde , directora del FMI, en la Cumbre del G-7 en Canadá, el fin de semana. El Presidente viaja el viernes.

Esta posibilidad dependerá, en rigor, de los tiempos del Fondo. El acuerdo con la Argentina ya está en manos de los especialistas departamentales. De allí, se elevará para la aprobación política de Lagarde. Con esa luz verde deberá ser presentado por la directora al board, donde se sientan los diferentes socios (países) del FMI.

En caso de que la burocracia del FMI se atrase, en el Gobierno no se desvelan. Lo anunciarían la semana próxima, antes del arranque del Mundial de fútbol. Anteayer, el ministro de Finanzas, Luis Caputo, juntó a varios banqueros para comentarles no solo la inminencia del acuerdo con el FMI, sino también el impacto que -cree- tendrá en el mercado cambiario la llegada de esos dólares.

"Es un monto como el que se menciona en los diarios", jugó al misterio un hombre con acceso a esa información sensible. Se estima que el préstamo stand-by de alto acceso que pidió la Argentina ronde los US$30.000 millones, cifra aún no confirmada, al que se sumarán posiblemente dólares provenientes de la negociación que encabeza Caputo con otros organismos de crédito multilateral. La tasa del préstamo del FMI rondará el 4% anual, a la que se agregarán algunos "costos finales", contaron.

Sin embargo, el debate que trascenderá el anuncio e incluso las mismas cifras será el de los condicionamientos, más allá de que desde el Gobierno se aclare que se tratará de "un plan argentino". El porcentaje de reducción del déficit fiscal para el año próximo, meta que hoy está en el 2,2% del PBI, se recortará a un 1,5% "o menos", dijeron en el oficialismo. ¿Cómo se reducirá ese déficit si el gasto público es tan inflexible a la baja?, preguntó LA NACION. En el Gobierno afirman que después del anuncio sobre el acuerdo comenzará una ronda de negociaciones con los gobernadores para buscar un consenso. Se mencionó, por caso, que existe "mucho gasto público duplicado".

Un ejemplo de esto: para el Gobierno la política de construcción de viviendas depende -en la letra- de los gobiernos provinciales. Fundamentan que estos se acostumbraron a que la Nación también invierta en esos rubros. "Esto no significa que vaya a haber menos obra pública. Algunas pueden ser reemplazadas por programas público-privados. Lo que habrá es menos gasto público", explicó un hombre del gobierno nacional.

Durante esta semana varias promesas de fondos para diferentes programas fueron quedando en suspenso ante la inminencia de una exhaustiva revisión por parte del equipo de Dujovne del gasto de cada uno de los ministerios. Incluso, la segunda reunión de coordinación -prevista para ayer- se suspendió a la espera de los anuncios sobre el FMI. Dos casos: la baja del impuesto interno al sector de la cerveza para sintonizarlo con el que se le cobra al vino quedó en veremos. Algo así parece haber pasado -según publicó El Cronista- con una serie de beneficios impositivos al sector textil y del calzado. Problemas para el Ministerio de Producción que conduce Francisco Cabrera, sobre todo a la hora de encarar un segundo semestre de enfriamiento de la actividad económica.

Sin embargo, en el Gobierno aún no quieren ser específicos sobre los recortes. "Nos vamos a guardar un menú de opciones", contaron a LA NACION. "Para encontrar estos acuerdos [con los gobernadores], se va a necesitar de la voluntad política de todos los sectores", contó una fuente oficial, que recalcó que el ajuste que se viene llegará a un punto del PBI.

"Este es el plan B", indicó el hombre, y afirmó que este año la sequía, la suba de la cotización internacional del petróleo Brent, un crecimiento más bajo de Brasil y la suba de tasas de interés en Estados Unidos transformaron lo que iba a ser "un buen año" en un escenario con un crecimiento esperado del 1,3% y una inflación del 27%, como publicó el Relevamiento de Expectativas del Mercado (REM). "Creemos que la inflación puede ser menor", se esperanzaron.

En cuanto a los números finos del acuerdo, se tejieron en el búnker argentino en Washington, en el octavo piso del edificio del FMI, donde está la oficina del Gabriel Lopetegui (representante del país ante el Fondo). Es el lugar donde parte del equipo económico dio las puntadas finales de lo que será anunciado en apenas unos días.

Fuente: La Nación

andina
sidiunlar