La columna de Mattias Meragelman | 21 de OCTUBRE de 2018 | 07:10

El quién por encima del para qué

La dirigencia política sigue atrapada en definir candidaturas y alianzas, se especula sobre ventajas y votos, pero no se discute el sistema electoral, la fecha de los comicios y mucho menos un proyecto de Provincia. 

A menos de un año de las elecciones, la política riojana sigue atrapada en intentar definir quiénes serán los candidatos, y deja de lado otros aspectos de la definición del sistema político y del proyecto de Provincia que se supone tiene cada uno de los sectores que pugnarán el próximo año por el poder institucional. 

Por estas horas el sistema dirigencial especula sobre los siguientes ejes:

# Es un hecho que el gobernador Sergio Casas buscará la re-reeleción, a pesar de la clara limitación constitucional que establece el artículo 120 de la Constitución provincial. La duda principal es cuánto costo político pagaría ante la sociedad si intentara quedarse cuatro años más. Hoy las encuestas -las propias y las ajenas- marcan que la imagen del mandatario lo posiciona como el oficialista que más chances electorales tiene el próximo año. Sin embargo, nadie puede precisar cuánto afectaría su imagen un intento re-reeleccionista. Casas tiene el voto del aparato del oficialismo garantizado, pero qué pasaría si busca otro mandato con el votante independiente, especialmente en los grandes centros urbanos de la Provincia. 

# Casas es el “plan A” del Gobierno provincial, pero no hay certezas sobre qué hará el oficialismo en caso de que el proceso re-reeleccionista fracase en algunas de sus instancias. ¿Quién sería el próximo año el candidato del peronismo si el Gobernador no puede? El diputado povincial Ricardo Quintela, la legisladora Teresita Madera, la intendenta Florencia López o su par Silvia Gaitán, son nombres que se mencionan, pero ninguno con un consenso que lo imponga por su propio peso medido en votos.

# De la mano de ese segundo punto, surge el tan mentado tema de las internas peronistas. ¿Vale la pena una interna del PJ si luego el candidato será Casas? Nadie enfrentaría al actual gobernador en una interna, y es por ello que no está claro si tiene sentido un comicio que en los hechos quedaría supeditado en su impacto real a lo que luego defina el Gobernador con su propia postulación.
 
# En la oposición el interrogante central es si el senador Julio Martínez y el intendente Alberto Paredes Urquiza podrán llegar a un acuerdo o no. Ambos dirigentes siguen convencidos que son la mejor opción de la oposición, al mismo tiempo que creen factible ganar los comicios prescindiendo de alianzas. En este sentido, desde hace dos semanas el intendente de la Capital tiene en sus manos una encuesta propia que lo muestra como el mejor posicionado en cualquier escenario electoral y ante cualquier rival, de la mano de esos números le ratificó a su tropa que "es ahora o nunca" el intento por llegar a la Casa de las Tejas.. 

# Tampoco está claro hasta dónde llegará Luis Beder Herrera. El diputado nacional brindó esta semana declaraciones en "Radio Fénix" y dejó dos datos fuertes: el primero es que ratificó que buscará la gobernación y por otra parte por primera vez criticó explícitamente al gobernador Sergio Casas, de quien cuestionó el intento de interpretar la Constitución provincial. ¿Beder Herrera será candidato a Gobernador por fuera de la estructura del Partido Justicialismo? Él dice que sí.

# Hasta dónde afectará al senador Julio Martínez y sus chances electorales la crisis del Gobierno nacional. Esa duda no tiene que ver con aquellos sectores sociales que el radicalismo tiene como votantes fidelizados, esos que están tan enojados con el oficialismo provincial y sus 30 años en el poder que votarán a “Cambiemos” en cualquier circunstancia económica. El interrogante es sobre los votantes independientes, ésos que acompañaron a “Cambiemos” en las últimas elecciones presidenciales, pero que hoy están indignados con la inflación, el tarifazo y los problemas de empleo. 

En todos estos ítems planteados previamente en el texto, el eje está centrado en quién será el candidato y en qué alianzas podría conformar cada uno de los espacios, pensando especialmente en cuántos votos podría aportar cada uno de los dirigentes mencionados.

 


En todos los casos de habla se cómo se administran los fondos nacionales, nadie menciona un proyecto de desarrollo provincial que implique morigerar el impacto de la dependencia de los recursos federales.


 

Sin embargo, hay varios puntos que previamente deberían ser considerados.

El primero de ellos es el sistema electoral.

Actualmente en La Rioja está vigente el mismo sistema electoral del año 2015, en el cual está permitida la posibilidad de alianzas ilimitadas entre los estamentos inferiores y el de Gobernador (más conocido como colectoras), ese sistema ya fue cuestionado porque desvirtúa el proceso por la oposición y hasta por dirigentes del oficialismo.

A pesar de que en la reunión que la oposición y el oficialismo tuvieron en el comienzo de la gestión de Sergio Casas el pedido de "Fuerza Cívica Riojana" fue que se modifique el sistema electoral, eso nunca pasó y todo indica que en 2019 vamos a votar con el mismo mecanismo que hace casi cuatro años.

El siguiente punto es cuándo serán las elecciones. La legislación vigente establece que es el Ejecutivo provincial quien tiene la facultad de definir la fecha de los comicios, que pueden coincidir con el proceso nacional o no.

En La Rioja el próximo año elegiremos concejales e intendentes en todos los departamentos, 18 diputados provinciales (en la Capital no), Gobernador y tres diputados nacionales. La fecha de los legisladores nacionales será en agosto (PASO) y en octubre la general, junto al presidente y vicepresidente de la Nación. Son  estamentos nacionales para los cuales el Estado Federal ya tiene fechas preestablecidas.

Sin embargo, en el caso de concejales, intendentes, diputados provinciales y Gobernador, la Casa de las Tejas tiene que tomar una decisión.

El almanaque del Gobierno provincial va de la mano de la crisis económica nacional. En el Gobierno riojano manejan una encuesta que marca una caída estrepitosa de la imagen del presidente de la Nación Mauricio Macri. En ese estudio 7 de cada 10 capitalinos cuestionan fuertemente la gestión de “Cambiemos”, una cifra que en la misma medición de hace ocho meses daba números positivos para el macrismo. La encuesta que maneja el paredismo tiene resultados muy similares. 

Ese dato provoca en el casismo el siguiente razonamiento: “Nosotros tenemos que tomar la decisión de cuándo se vota y es una decisión que no tiene ninguna urgencia. La crisis nacional, las necesidades de la reforma de la Constitución o las necesidades de la propia interna del peronismo, en todo éso vamos a pensar. Nada nos apura a tomar esa decisión”, dicen cerca del mandatario provincial.

En todo este repaso de quiénes, cuándo y cómo, falta el punto más importante: para qué.

El próximo gobernador de la provincia recibirá una situación económica muy complicada, y de la mano de esa realidad el escenario social será mucho más difícil que el actual.

Solamente por repasar algunos datos: el nivel de endeudamiento del Gobierno provincial creció en los últimos tres años, pasó de 2.100 millones de pesos a 12.000 millones de pesos, esa deuda deberá comenzar a pagarse; el diario "El Independiente" publicó esta semana que de la mano de la baja del consumo cerraron el 30% de los comercios minoristas riojanos; según los datos oficiales la pobreza viene aumentando de manera constante en los últimos meses y la inflación acumulada en el año duplica el incremento salarial que recibieron los empleados públicos riojanos.

Entonces quizás el tema principal de debate debería ser otro: para qué quieren ganar las elecciones, cuál será el modelo de desarrollo de la Provincia que aplicarán y especialmente de qué manera usarán los escasos recursos provinciales.

Es interesante que en ese ítem oficialistas y opositores coinciden: siempre hablan de administración y no de desarrollo. La oposición dice que la Provincia recibe más plata que nunca pero que la administra mal el Gobierno riojano; el oficialismo asegura que los recursos se distribuyen y que el problema es la disminución de la presencia del Estado nacional de la mano del ajuste del gasto público.

En todos los casos se habla de cómo se administran los fondos nacionales, por ahora nadie menciona un proyecto de desarrollo provincial que implique morigerar el impacto de la dependencia de los recursos del Estado nacional.

Seguimos discutiendo quién, y mientras la pregunta principal sea por el nombre de los candidat@s y no por sus propuestas, estaremos atrapados en el mismo juego circular que nos condiciona económicamente desde hace centurias.​

prevencion salud
Ingreso Unlar
sidiunlar