La columna de Mattias Meragelman | 28 de OCTUBRE de 2018 | 07:10

Lo que el presupuesto nos dejó

El esquema de gastos del próximo año es la mayor expresión del ajuste que propone el Gobierno nacional y contó con el respaldo del peronismo provincial. Transporte y energía dos temas que no están claros cómo se resolverán.

Las políticas públicas de un Gobierno definen los principales problemas que esa administración del Estado quiere resolver. El presupuesto nacional 2019 es una clara muestra de ello, ver las prioridades que plantea la gestión del presidente Mauricio Macri nos sirve para conocer qué tipo de administración es.

En el caso de La Rioja el análisis del presupuesto debe comenzar por los Fondos extras.

La provincia de La Rioja recibirá el próximo año 4.000 millones de pesos en concepto de este ítem, lo cual implica 1.200 millones de pesos más que en este 2018.

Sin embargo, para el Gobierno provincial tan importante como el monto es la modalidad, porque esos recursos llegarán de forma automática. En este año la mitad de esos fondos fueron enviados mensualmente de manera automática, pero el otro 50% dependía de las gestiones que el Gobierno provincial realizaba ante la Nación.

Ahora el 100% de esos fondos llegarán mensualmente, sin estar condicionados a la discrecionalidad política de la Casa Rosada.

El otro dato es el aporte directo a los 18 municipios riojanos.

En 2018 la Capital había recibido 120 millones de pesos de manera directa por parte de la Casa Rosada, en este nuevo presupuesto se repiten los 120 millones para la comuna que conduce Alberto Paredes Urquiza y se suman 120 millones de pesos más a repartir entre los otros 17 municipios que componen el territorio provincial.

Este dato económico también esconde un posicionamiento político: la llegada de esas divisas contó con un importante trabajo de lobby por parte del diputado nacional Danilo Flores, una gestión política que cayó muy bien entre la Liga de intendentes y que lo dejó bien posicionado para discutir candidaturas el próximo año.

Por otra parte, en el caso del paredismo se puede destacar que es privilegiado frente al resto de las comunas por el monto otorgado. Sin embargo, con una inflación que estará por encima del 40% mantener la misma cantidad de recursos del 2018 es un golpe económico fuerte para uno de los socios políticos locales de "Cambiemos", más teniendo en cuenta que serán fondos que tendrá disponibles en el año electoral.

Otro elemento que dejó conforme al Gobierno provincial es el tema viviendas.

El sector de la construcción viene sufriendo fuertemente la retirada del Estado nacional en materia de obras públicas habitacionales, con incremento de la desocupación en el rubro y caída de la venta de cemento. Sin embargo, en este presupuesto se contará con recursos para construir casi 1.800 viviendas cofinanciadas entre Nación y Provincia.

Más allá de que la cifra suena muy ambiciosa, este año el sector estuvo virtualmente paralizado y cualquier avance en este rubro significará un alto impacto económico y laboral para esta parte de la economía provincial.

 


El presupuesto nacional 2019 es la mayor expresión del ajuste que propone la Casa Rosada. “Cambiemos” lo propuso, el peronismo lo respaldó.


 

Hay dos situaciones que no quedaron claras en cómo se resolvió el debate en Diputados: transporte y energía.

El presupuesto creó un fondo compensador para financiar la eliminación de los subsidios al transporte, un mecanismo que rondaría los 6.000 millones de pesos para repartir entre todas las provincias y los municipios. 

Sin embargo, ningún legislador explicó claramente cómo se distribuirán esos recursos y qué pasará con el costo del boleto, que hoy tiene una relación directa con esta intervención del Estado nacional.  

En el caso de la energía ocurre algo similar con la tarifa social, tampoco existen precisiones sobre cómo se mantendrá en el tiempo este sistema que morigera el impacto de los incrementos que viene sufriendo la boleta de energía.

En el Gobierno provincial marcan un instrumento jurídico como clave para seguir este tema: el Pacto Fiscal. Esa norma determina que serán las provincias quienes deberán hacerse cargo de los subsidios de energía y de transporte.

Mientras que en "Cambiemos" aseguran que el Fondo compensador incorporado en el presupuesto cubrirá el 100 % de esos subsidios nacionales. 

Cuesta imaginar que el precio del boleto de colectivo en la ciudad Capital se pueda mantener por mucho tiempo más en 12 pesos. Sin subsidios, esa tarifa estaría sensiblemente por encima de los 25 pesos según las estimaciones más cautas. 

Al mismo tiempo, la realidad de las empresas que circulan en el interior provincial podría empeorar si esos recursos no están garantizados. En la semana que pasó se conoció el cierre de "Nuevo Cuyo" que cubría la zona de Los Llanos riojanos y hay varios empresarios más que vienen reclamando por un mercado totalmente desvirtuado.

El tema del presupuesto universitario es más grave todavía.

La Universidad Nacional de La Rioja denunció durante todo este 2018 que se encuentra desfinanciada, porque el presupuesto actual se realizó con una inflación estimada en el 15% y ese índice cerrará el año por encima del 40%. Mientras que para el próximo año se prevé un incremento en las partidas del 23%, cuando el monto del aumento de precios estará por encima de ese valor.

La principal universidad riojana ya venía con serios problemas presupuestarios, la media sanción de Diputados deja en claro que el 2019 será todavía más duro.

El próximo año el Gobierno nacional plantea llevar el déficit primario a cero, al mismo tiempo que aumentará un 50% el monto de divisas destinadas al pago del endeudamiento asumido y se estima que la deuda externa terminará el año representando un 80% del PBI nacional.

Esa prioridad del pago de la deuda, se dará al mismo tiempo que se prevé una caída de la actividad económica del 0,5% y una baja del consumo privado del 1,6%.

El Gobierno nacional puso por escrito en el último presupuesto de su actual gestión que se priorizará la deuda, mientras la pobreza se profundizará de la mano de la caída de la economía y la retracción del consumo.

El esquema de gastos no puede ser más explícito sobre cuáles son las prioridades para “Cambiemos”.

En este punto no se puede dejar de mencionar la incoherencia política que el apoyo de los diputados nacionales peronistas riojanos expresa.

El oficialismo provincial viene denunciando de manera sistemática que las políticas neoliberales del Gobierno van a provocar más hambre y pobreza en la provincia de La Rioja. Y las cifras que conocieron desde el INDEC confirman esa tendencia.

Sin embargo, los legisladores Luis Beder Herrera y Danilo Flores, respaldaron un proyecto de presupuesto que viene a profundizar el mismo modelo económico que ellos vienen describiendo como negativo para la gran mayoría de los argentinos en general y de los riojanos en particular.

Desde la "Casa de las Tejas" mencionan la “gobernabilidad ” y la necesidad de obtener fondos como las razones de este apoyo.

“Por como está planteado el sistema electoral, el único momento en el cual provincias tan chicas como la nuestra pueden obtener recursos nacionales mediante la presión política es éste. Negociamos viviendas y fondos extras, por eso se votó como se votó”, justifican en el peronismo riojano.

El presupuesto nacional 2019 es la mayor expresión del ajuste que viene llevando adelante la Casa Rosada. “Cambiemos” lo propuso y el peronismo lo respaldó.

El próximo año será difícil, por la acción de algunos y el acompañamiento de otros.

prevencion salud
Ingreso Unlar
sidiunlar