La columna de Mattias Meragelman | 11 de NOVIEMBRE de 2018 | 07:11

Patear el tablero

El anuncio salarial del Gobierno fue más lejos de lo esperado, mientras la causa de las becas no se sabe dónde termina y la interna del Pro tuvo las mismas prácticas clientelares que el partido del presidente vino a combatir.

El Gobierno provincial realizó un anuncio salarial que fue más importante de lo que se preveía en los medios de comunicación en las semanas previas. El incremento determinó una suba del 16% al básico, que sumado al 16,8% que había acumulado en los meses anteriores, determinará que los haberes estatales terminarán el año en un 35,5% acumulado. 

A esa medida, se le sumó un bono especial por única vez de 10.000 pesos, que se cobrará en dos cuotas en los meses de diciembre y enero junto con los salarios públicos.

Desde la Casa de las Tejas celebraron la medida, remarcando que sumando el bono y el aumento, la cifra final del incremento en los haberes quedará por encima del proceso inflacionario de este año.

Esa afirmación es incierta.

La inflación acumulada hasta septiembre en La Rioja llegó al 32,9%, pero nadie tiene certezas de cuánto alcanzará en el último trimestre del año. 

Los valores de octubre se conocerán en el transcurso de esta semana, y todo indica que el proceso inflacionario anual terminará con una cifra que oscilará entre el 45% y el 50%.

La afirmación del Gobierno que tomando el 35,5% acumulado más el bono de 10.000 pesos estarán por encima de la inflación, merece varias salvedades. 

La primera es que la segunda cuota del bono se cobra en enero, es decir que estamos hablando ya del año 2019 y la segunda aclaracíón es que la cifra de 5.000 pesos tendrá un impacto porcentual diferente dependiendo de cada trabajador y su categoría. 

Tampoco se puede dejar de mencionar que este proceso de horadación del poder adquisitivo de los trabajadores riojanos no es nuevo, no solamente incluye el 2018.

La inflación acumulada entre los años 2016 y 2017 alcanzó el 75% y los salarios estatales aumentaron un 64% en el mismo periodo de tiempo, que coincide con la llegada del presidente Mauricio Macri a la Casa Rosada y de Sergio Casas a la gobernación provincial.

Otro elemento a considerar es que el Gobierno manejó muy bien el factor sorpresa. Ningún medio de comunicación y hasta la mayoría de los funcionarios, pensó jamás en una cifra tan alta del bono, lo cual determinó un impacto social/político muy positivo para el casismo.

Sin embargo, en las próximas semanas habrá dos ejes más que resolver: docentes y municipales.

En el caso de los docentes se les pagará el bono por persona, no por cargo y proporcionalmente teniendo en cuenta la carga horaria que cada maestro tenga. 

Mientras que el Ministerio de Educación propondrá en la paritaria de esta semana una suba del 16%, aunque no están claros los detalles de esa propuesta, porque por la complejidad del nomenclador docente no quieren perjudicar a los trabajadores de la educación que no tienen menor antigüedad.

El tema municipales es harina de otro costal. 

La ley de coparticipación sancionada en el final del gobierno de Luis Beder Herrera determina que la Provincia solamente liquida los salarios de los empleados designados antes de diciembre de 2014, quedando fuera todos las nombramientos posteriores.

En el caso de Capital hay casi 2.000 trabajadores que fueron designados en el 2015, en el último año de Ricardo Quintela en el Palacio municipal y que no son reconocidos por la Provincia. Durante 2016 y 2017 esos empleados no fueron incluidos en los aumentos otorgados por el Gobierno provincial.

Sin embargo, esos mismos obreros municipales si fueron tenidos en cuenta durante las subas de este año, con lo cual habrá que esperar a los primeros días de diciembre para saber qué pasará con ellos.

Desde la comuna capitalina ya anticipan que liquidarán los sueldos incluyendo a esos trabajadores. 

El Gobierno dio un aumento que estuvo por encima de lo esperado, pero decir que al finalizar el año los salarios estatales habrán superado a la inflación es temerario, porque dependerá del valor final que tendrá el proceso de aumentos de precios en el último trimestre del año.

Casas logró concentrar la agenda mediática a partir de sorprender y de patear el tablero. El momento político elegido no fue casual, el incremento salarial más importante de los últimos años ocurre cuando la posibilidad de buscar un nuevo mandato y avanzar sobre la Constitución está cada vez más cerca. 

Así lo indicaron muchas imágenes digitales que aparecieron en las últimas horas celebrando el incremento y que sugestivamente tienen como eje la frase: "Sergio sigue".

 


El partido que vino a renovar las formas políticas del país y la Provincia quedó atrapado en una serie de denuncias y de cruces que lo expusieron repitiendo todas las carencias y metodologías que vino a combatir.


 

Audios confirmados 
La causa de las becas en la Subsecretaría de la Juventud tuvo fuertes novedades judiciales en las últimas horas.

Seis personas -entre ellos los ex funcionarios Juan Del Moral y Diego Mazzuchelli-quedaron imputados por diferentes delitos vinculados con supuestos hechos de corrupción en la administración de las becas en ese organismo provincial.

Lo que hasta ahora no había tomado estado público era que la mujer que aparecía en el famoso audio que se viralizó hace un par de meses, ratificó en Tribunales el contenido de su conversación con el ex funcionario Del Moral.

Esa situación derivó en la imputación y al mismo tiempo, implicará que en las próximas semanas las seis personas que aparecen en la causa deberán declarar ante la Justicia.

Desde la Juventud Radical -quienes impulsan la denuncian, al igual que el abogado Nicolás Azcurra- se ilusionan con que esas citaciones a declarar sean el paso previo a un avance significativo en la causa.

"Si la Justicia avanza se puede ampliar la denuncia, porque muchos funcionarios y hasta los diputados manejaban becas. Esta causa debería ir hacia arriba y las declaraciones en Tribunales pueden ser claves", remarcan en la sede de la calle Bazán y Bustos.

En este sentido, la imputación judicial incluye a ex funcionarios del Ejecutivo, y un empleado del Tribunal de Cuentas. Es decir que la Justicia entiende que las maniobras que debe investigar involucrarían a diferentes áreas del Gobierno.  

Es cierto que por ahora el prooceo judicial solamente toma en cuenta a dirigentes que dejaron el Gobierno cuando el bederismo se distanció del oficialismo, pero no se puede saber hasta dónde llegará y a quiénes involucrará. 

Todo comenzó con un audio, a esta altura es imposible saber dónde terminará.
 
Las mismas prácticas
En los últimos años la construcción política del Pro como espacio de renovación se centró en proponerse como la "nueva política", un espacio que dejaría atrás las viejas usanzas del sistema clientelar y que avanzaría hacia un nuevo vínculo con los representados. 

Esa idea sufrió un golpe muy fuerte en el último proceso interno del partido del Gobierno nacional en la provincia de La Rioja.

En los comicios del domingo pasado el sector que impulsaba al diputado nacional Julio Sahad para retener el cargo de presidente, denunció que la lista rival que proponía al concejal Renzo González, contó con el apoyo del Gobierno municipal del intendente Alberto Paredes Urquiza. 

Sahad fue más allá y advirtió que en la interna del Pro se usaron vehículos oficiales para trasladar afiliados a votar. 

Por su parte, González negó las denuncias y aseveró que en una mesa de San Blas de los Sauces un fiscal de su espacio fue "comprado" por el sector de Sahad y que se fraguaron los resultados en esa urna del interior provincial.

De esa manera, en la noche del domingo Sahad festejó un ajustado triunfo. Sin embargo, el martes por la noche la Junta Electoral partidaria dijo que era real la denuncia de la compra del fiscal sauceño, anuló esa urna y entonces González se consagró ganador del comicio.

En todo ese recorrido de acusaciones cruzadas, ahora llegará el turno de la Justicia electoral, quien será la que determinará quién de los dos espacios tiene razón y especialmente cómo se resuelve esta disputa.

Sin embargo, más allá de lo que se determine en Tribunales, está claro quién es el gran perdedor de esta interna: el Pro.

El partido que vino a renovar las formas políticas del país y la Provincia quedó prisionero de una serie de denuncias y de cruces en redes sociales que lo expusieron repitiendo todas las carencias y metodologías que vino a combatir.

El Pro riojano acumula en los últimos años una serie de situaciones que quizás merituarían una fuerte revisión de la construcción de su desarrollo institucional. 

El ex concejal Cabrera se fue del Concejo Deliberante en medio de un escándalo por el famoso audio de la "mugre de la uña", el ex edil Aleua renunció al mismo cuerpo deliberativo por el incidente en un restaurante capitalino y ahora se denuncian entre ellos mismos por supuestas dádivas en plena campaña interna.

Vinieron a cambiar la vieja política, por ahora la están profundizando.
 

prevencion salud
Osunlar
Unlar
sidiunlar