La columna de Mattias Meragelman | 25 de NOVIEMBRE de 2018 | 07:11

Operativo clamor

El peronismo apura la instalación de la candidatura de Casas, no solamente por una cuestión política sino también por una necesidad judicial. Mientras en la oposición la interna nacional influye en lo local, Calderón sale a escena y la economía sigue dando pésimas señales.

Desde el  retorno de la democracia, los operativos clamor se volvieron una constante. Un proceso en el cual el dirigente que aspira a postularse para un cargo no dice nada, pero todos sus operadores políticos y los dirigentes de su espacio le piden que se presente como candidato. Un coqueteo político en el que fingen sorprenderse, aunque el resultado final ya se sepa.

El oficialismo lanzó en las últimas semanas –y profundizará en las que vienen- el operativo clamor por la continuidad de Sergio Casas en el principal sillón de la Casa de Gobierno provincial.

Esa estrategia política tomó impulso por una cuestión de fechas. En el casismo determinaron que la Provincia adelantará las elecciones de gobernador, teniendo como plazo límite la presentación de candidaturas para las PASO del mes de junio del próximo año. Es decir, que si nada extraordinario ocurre en los próximos 90 días, la convocatoria a los comicios provinciales saldrá en febrero y se votará en mayo o los primeros días de junio.

Es por eso que los tiempos se aceleraron. En el peronismo hay muchos dirigentes con numerosas aspiraciones para cargos de intendentes, diputados y concejales, pero todo ese armado político vendrá de la mano de la primera definición: ¿Sergio sigue? La respuesta es, que por lo menos lo intentará.

Y en este punto aparece el costado judicial de la cuestión. Si la intentona re-reeleccionista no es por vía enmienda constitucional y se impulsa reinterpretar el artículo 120 de la Constitución provincial, el caso terminará indefectiblemente en la Corte Suprema de Justicia de la Nación.

Para que el máximo organismo judicial del país se expida sobre un tema, es necesario que exista un caso concreto, la Corte no se expide en abstracto. Entonces la proclamación de Casas como candidato provocaría la judicialización y por ende la posibilidad de llegar a la Corte. Una vez que Casas se postule, habrá acciones judiciales de todo tipo y color para impedir su presentación.

Por ello no es casual que tanto el peronismo como “Cambiemos” ya comenzaron a tantear los ánimos en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, y muchos dirigentes de peso de la Provincia pasan más horas en la Capital nacional de lo que trasciende y todo están muy atentos a los antecedentes para sus futuras presentaciones judiciales. El peronismo se entusiasma con el intento reeleccionista en Río Negro y la oposición dice estar tranquila por la jurisprudencia del caso Santiago del Estero.

En lo político está claro que jugarán otras cosas.

En el Gobierno destacan que el aumento salarial a los estatales tuvo una buena repercusión, que en la presentación de los créditos del Banco Rioja se observó la presencia de profesionales y empresarios claramente no identificados con el peronismo, pero contentos con la propuesta, y que la maquinaria/aparato del oficialismo ya está encolumnada detrás del Gobernador.

La oposición ya tiene listos dos recuerdos: Sergio Casas diciendo el día de su asunción en diciembre del año 2015 que solamente podía estar un mandato y el Gobernador siendo parte de la Convención constituyente que limitó las reelecciones en el año 2008.

La pelea recién comienza, pero para la batalla final falta menos tiempo del que se piensa.

Interna porteña:
A la oposición riojana le surgió un problema inesperado: se le coló la interna porteña.

En el Gobierno nacional hay dos posturas encontradas sobre el mejor camino para concretar la continuidad del presidente Mauricio Macri por cuatro años más.  La del Jefe de Gabinete Marcos Peña es prescindiendo del peronismo, y la del ministro del Interior, Rogelio Frigerio, es con varios peronistas aliados a la Casa Rosada de manera más sutil o más explícita.

Esta semana el paredismo –que se referencia en Frigerio dentro del Gobierno nacional—tuvo dos buenas noticias: la nota del diario “La Nación” remarcando que Paredes Urquiza podría ser el candidato de “Cambiemos en La Rioja” y el acto de premiación a algunas comunas que la Casa Rosada organizó en el encuentro de municipios y que le permitió a la gestión capitalina recibir un reconocimiento.

Del otro lado, la respuesta vino en formato de imagen: el senador nacional Julio Martínez, el diputado nacional Héctor Olivares y su par del Pro Julio Sahad, aparecieron en una foto junto al Jefe de Gabinete Marcos Peña y el anuncio del trabajo por un “Cambio” en la Provincia en el año 2019.

La relación entre radicales y paredistas está en su peor momento, no tanto por la existencia de profundas diferencias, sino principalmente porque no tienen claro cómo resolver el dilema de tener dos postulantes para la misma silla. En esa disyuntiva, ya no hay dudas quién es el elegido de Frigerio y cuál el de Marcos Peña.

Esa disputa entre dos hombres fuertes del gabinete nacional será un elemento para seguir con atención en los próximos meses, la forma en la cual se resuelva esa divergencia terminará impactando en la interna local.

En el radicalismo tomaron muy bien la carta que esta semana le envió el intendente Paredes Urquiza al gobernador Casas por la falta de transferencias de recursos coparticipables. Los "boinas blancas" entienden que la misiva marca un punto de no retorno, y que Paredes terminará jugando con la oposición.

Mientras tanto Paredes Urquiza sigue hablando de un proyecto provincial. El Jefe comunal mandó a su tropa a recorrer el interior y les repitió el mismo mensaje de las últimas semanas: “Voy a pelear la gobernación, no existe una segunda opción. Ni vicegobernador ni intendente, si nos sale mal y perdemos, me iré a mi casa”.

El peronismo mira de reojo todo este proceso, sabe que gran parte de las chances de que “Sergio siga” dependen de que exista una oposición dividida y no unificada detrás de una sola candidatura.

 


¿Calderón será candidato el próximo año? Hace un par de meses la respuesta tajante era no, hoy es un quizás.


 

FACU sale a escena
El Frente Amplio de Construcción Universitaria (FACU) es el espacio político que impulsó al rector Fabián Calderón a un nuevo mandato en la Universidad Nacional de La Rioja en el año 2017.

Dentro de FACU confluyen muchas ideas políticas que tienen como elemento amalgamador la propia dinámica universitaria y la figura del rector, que en el año 2020 terminará su segundado periodo y ya no tendrá opciones de buscar una nueva reelección.

Luego de la sanción del presupuesto nacional –donde la UNLaR quedó con un esquema de gastos muy complejo para afrontar el 2019-, el espacio comenzó un profundo debate sobre la necesidad de salir a la escena política externa y participar de los comicios del próximo año en la provincia de La Rioja. 

Ese debate interno no está cerrado, pero por el momento se imponen aquellos que postulan la importancia de pelear fuera de los muros universitarios, teniendo como principal argumento que “la Universidad pública no solamente se defiende dentro de las aulas” sino también en los conflictos externos. El razonamiento es que el debate político nacional y provincial es un campo de batalla en el cual no pueden no tener presencia si pretenden mejorar la realidad de la principal universidad de la Provincia. 

Aunque en las reuniones del espacio siempre se habla de FACU como parte de un frente más amplio y con alianzas con otros sectores, está claro que la figura clave es Calderón, porque es el único dirigente que está instalado socialmente. Cuesta imaginar que puedan presentar otro referente, es Calderón o nada. 

En ese sentido, por sus declaraciones públicas está claro que el Rector es un hombre más cercano al peronismo y explícitamente distanciado de las políticas que “Cambiemos” lleva adelante en la Nación. Sin embargo, por el momento no hay una definición sobre en qué espacio lo encontraría el 2019.

¿Calderón será candidato el próximo año? Hace un par de meses la respuesta tajante era no, hoy es un quizás.

Problema concreto
Más allá de todo el análisis político que hoy se lleva las miradas de los medios de comunicación, la realidad económica se está agravando mes a mes de la mano de una recesión del consumo que viene a profundizar los problemas que ya existían y a generar algunos nuevos.

Esta semana se conoció que la ex Galileo -que produce medidores eléctricos- cerrará sus puertas a finales de este año. 32 operarios quedarán sin empleo, con el agravante de que muchos de ellos están a pocos años de jubilarse.

Es cierto que el momento económico actual es una de las principales causas del drama que se vive, pero tampoco se puede dejar de mencionar la pasividad con la cual el oficialismo provincial vivió el final de la Promoción Industrial.

En la reunión que las autoridades de la ex Galileo mantuvieron en la Secretaría de Trabajo, uno de los temas principales que plantearon fue la deslocalización de la empresa, es decir la distancia con los grandes centros urbanos de consumo.

La Promoción Industrial fue la herramienta que permitió la conformación de un Polo industrial como nunca antes en su historia tuvo el territorio riojano, su caída fue vivida por nuestra dirigencia como un proceso inevitable, sin tomar conciencia del impacto laboral que tendría.

Está claro que la llegada del macrismo al poder no trajo soluciones, no solo porque nunca más se renovó el debate sobre el mecanismo de beneficios impositivos para desarrollar la industria, sino que se sumaron serios problemas de empleo, derivados de la baja del consumo.

El portal “Economía Riojana” publicó en la semana que pasó: "El empleo privado cayó un 7% en La Rioja. Así surge de los datos emanados del Sistema Integrado Previsional Argentino (SIPA) en el que la AFIP publica trimestralmente los resultados de las declaraciones juradas de las empresas y personas físicas. Esto marca que entre el primer trimestre del año pasado y el mismo período de 2018, hubo 2.508 personas que perdieron su empleo en La Rioja".

Esta misma semana el INDEC confirmó que técnicamente la Argentina está en recesión y éso es el resultado directo de las políticas económicas del Gobierno nacional, no es casual, no fue magia.  

En La Rioja está creciendo el desempleo, baja el consumo y cierran fábricas, sumado a que perdimos una herramienta impositiva que durante décadas nos ayudó a desarrollarnos. Una realidad que afecta a la población de manera directa, mucho más que cualquier especulación política partidaria.   

prevencion salud
Ajalar
Quick Lane
Osunlar
Unlar
sidiunlar