La columna de Mattias Meragelman | 22 de DICIEMBRE de 2018 | 20:12

La apuesta más arriesgada

El oficialismo se juega a todo o nada, en una peligrosa batalla política que lo puede consagrar por cuatro años más en el poder o dejar sin la Casa de Gobierno. El fantasma de Catamarca y las dudas judiciales también son parte del proceso.

Hay una vieja expresión que dice “salga pato o gallareta” y está relacionada con la acción de cazar. Ocurre cuando el cazador escucha un ruido en la laguna y ante la duda dispara, esa acción lo puede llevar a matar un ave pequeña como una gallareta o un animal grande como un pato. Esta antigua afirmación derivó su acepción popular en la idea de jugársela a todo o nada, de manera urgente, sin mucho tiempo para pensar en las consecuencias.

Así está el oficialismo en relación a la enmienda constitucional, jugado a todo o nada. O se queda cuatro años más en el poder o "el fantasma Catamarca" se vuelve una realidad y luego de más de tres décadas de Gobierno un Frente opositor los relega de la Casa de las Tejas.

Luego de una semana cargada de versiones, el miércoles pasado los legisladores provinciales aprobaron con 27 votos (necesitaban 24 para llegar a los dos tercios del cuerpo) la sanción de la ley de enmienda, con un único punto y determinando un plazo de 45 días para llamar a la consulta popular en la cual la población deberá ratificar o no la incorporación del texto en la carta magna provincial.

La enmienda propuesta al artículo 120 de la Constitución provincial dice: “No hay sucesión recíproca entre gobernador y vicegobernador si no hay entrecruzamientos de mandato en las fórmulas por las que han sido electos. El gobernador o vicegobernador que haya sido electo por un solo periodo anterior puede ser elegido para el ejercicio en el otro cargo por dos mandatos consecutivos. Esta disposición se aplica al artículo 171 de la presente Constitución”.

Simplificado, si la enmienda es aprobada en la consulta popular, un dirigente puede ser una vez vicegobernador y después dos periodos consecutivos Gobernador. Situación en la que Sergio Casas encaja de manera exacta y le permitiría postularse a la gobernación nuevamente el próximo año.

A Tribunales
El problema legal comienza en la interpretación del resultado de la votación.

Para el Gobierno no hay dudas y así lo expresó taxativamente el Fiscal de Estado Héctor Durán Sabas, quien dijo que para rechazar la enmienda debe votar por el “No” el 35% del padrón electoral. Como el padrón electoral riojano alcanza las 280 mil personas aproximadamente, con ese razonamiento la enmienda sería incorporada a la Constitución si la oposición no supera los 100 mil votos negativos.

Del otro lado, en “Cambiemos” y “Encuentro por La Rioja” mencionan un fallo del Tribunal Electoral del año 2007, y advierten que el razonamiento es el inverso: el "Sí" debe obtener ese porcentaje de votantes para que la enmienda sea parte de la Constitución.  En el mismo sentido se expresó el presidente del Consejo de Abogados, Marcos Rodríguez.  

Otro punto de conflicto es el concepto de elección general que pide la Constitución provincial para este tipo de consulta.

Para el Gobierno y algunos juristas un comicio en todos los departamentos para resolver por "Sí" o por "No" la enmienda, es una convocatoria a elección general. Para la oposición y otros juristas, el concepto de elección general solamente se aplicaría al proceso electoral de Gobernador o cualquiera en la cual se tome a la Provincia como distrito único.

Finalmente, el último tramo del debate judicial es por quién debía presidir la sesión que aprobó la norma.

La eterna pelea entre el vicegobernador Néstor Bosetti y la vicepresidenta primera de la Cámara, Adriana Olima, también atravesó esta sesión especial y la oposición asegura que la sesión es nula porque no fue presidida por el Vicegobernador, quien en este caso coincide plenamente con quienes se oponen a la modificación constitucional. Mientras que el oficialismo asegura que Olima estaba cumpliendo con sus funciones.

 


En las próximas horas el Gobierno firmará el decreto y determinará la fecha exacta de las elecciones en las cuales se votará por sí o por no a la enmienda constitucional.


 

La política
Minutos antes de que la enmienda sea sancionada, el diputado nacional Luis Beder Herrera se hizo presente en la Cámara de Diputados y conversó con la prensa.

Como al pasar, pero consciente de que su frase decía mucho más de lo que insinuaba, el ex Gobernador mencionó el proceso político que vivió Catamarca cuando el peronismo perdió el poder hacer un par de décadas y el temor de que en La Rioja ocurra algo similar.

En ese sentido, es un hecho que el “fantasma  Catamarca” está en la cabeza de una gran parte de la dirigencia peronista riojana.

Entre los diputados que hace una semana dijeron no a la enmienda en la última sesión ordinaria del año, no cayó para nada bien votar el mismo texto una semana después.

Ese grupo de legisladores sienten que el oficialismo los dejó muy expuestos y cuestionan el accionar de algunos intendentes, que jugaron fuerte para que el oficialismo consiguiera los 24 votos necesarios a partir de un par de legisladores que recibieron mucha presión política por parte de los Jefes comunales de sus propios departamentos.

Hay dentro del Justicialismo quienes creen que la apuesta a la enmienda es demasiado arriesgada y que más allá de que sea ratificada popularmente en las elecciones de este verano, el costo político que pagaría el oficialismo sería muy alto y podría infuir en el resultado electoral de la elección de Gobernador. En el Gobierno creen todo lo contrario, que si la enmienda es ratificada es el comienzo del triunfo electoral del proyecto "Sergio sigue".

El anuncio de esta semana de la oposición de conformar un Frente y la información que dejaron trascender sobre la predisposición del senador nacional Julio Martínez y el intendente capitalino Alberto Paredes Urquiza de ceder uno de los dos su candidatura a Gobernador, es un dato político muy fuerte y un derivado directo de la sanción de la enmienda.

El Pro, Fuerza Cívica Riojana y “Encuentro por La Rioja” terminarán conformando un frente más por oposición al peronismo que por haber resuelto sus diferencias internas.

En este sentido, se debe pensar que compartieron la misma conferencia de prensa del viernes pasado dirigentes que se denunciaron fuertemente en la última interna del Pro o referentes que piensan diametralmente opuesto sobre el efecto de las políticas del Gobierno nacional en la población argentina. Está claro que no los une el amor.

A medias
De todas las opciones jurídicas y políticas que manejaba el oficialismo cuando comenzó el operativo clamor para que Sergio Casas sea nuevamente electo en su cargo, la de la enmienda es la alternativa más democrática.

Será el pueblo de La Rioja el que terminará decidiendo por "Sí" o por "No" a la modificación del artículo más famoso de la Constitución de la Provincia.

Sin embargo, esa apuesta democrática del peronismo provincial choca con acciones que empañan esa idea original.

Convocar a votar en pleno periodo vacacional –en las próximas horas se conocerá la fecha exacta- es un elemento que claramente limita la participación popular en un proceso en el cual la cantidad de votantes será clave. Lo mismo sucede con una modificación constitucional cuyo texto parece hecho como un traje a medida para la necesidad política del peronismo de poder postular al candidato que mejor aparece en las encuestas.

Más allá de la enmienda, las incoherencias de opositores que hoy se escandalizan con lo mismo que apoyaron en otras etapas históricas, de diputados que cambian de opinión y de quién tiene razón sobre cuántos votos se necesitan para ratificar la enmienda, hay un problema de fondo.

Y es que en La Rioja los procesos institucionales no son autónomos de las personas y las circunstancias, seguimos atrapados en coyunturas que se imponen por encima de las instituciones y de las ideologías.

prevencion salud
Osunlar
Unlar
sidiunlar