La columna de Mattias Meragelman | 07 de ABRIL de 2019 | 07:04

Desconfío

Nadie muestra sus cartas y todos especulan sobre qué puede pasar. Mientras tanto, la recesión empieza a exponer una señal económica que preocupa mucho a las cuentas del Estado y la crisis del Parque industrial se profundiza.

El juego del desconfío se trata de colocar cartas boca abajo siguiendo una determinada numeración, si el rival cree que la carta no responde al número establecido lo denuncia al grito de desconfío y allí se revela el naipe para ver quién tiene razón, llevándose el mazo aquel que mentía o quien se equivocó en la acusación.

La política riojana esconde las cartas, realiza anuncios en los que nadie cree y todos los actores dudan de las acciones de sus rivales, que mañana pueden pasar a ser sus aliados.

El peronismo sigue navegando en la incertidumbre de la ausencia de un/a candidata/o. Esa duda deriva en una serie de acciones políticas en donde se sobreactúan las lealtades y se intenta en todo momento posicionar dirigentes pensando en un armado que por ahora no está resuelto.

El primer efecto de la ausencia de postulante lo podríamos llamar: “Hay que monearle a Sergio”.

El gobernador Sergio Casas tiene tres elementos centrales a su favor: es el que mejor imagen pública tiene en todas las encuestas, manejará hasta diciembre las cuentas públicas y por ende el aparato del Estado y además cuenta con la facultad de determinar la fecha de las elecciones.

En ese escenario, la dirigencia no deja de alabarlo públicamente y tratar de conseguir su guiño para ser el/la elegid@ de la Casa de las Tejas. Casas primer candidato a diputado nacional del peronismo, el Gobernador como eje del armado que se viene o el “legado casista”, son frases que los dirigentes repiten en los medios de comunicación pero que tienen como único objetivo real que lleguen a la Casa de Gobierno.

Está claro que después del 10 de diciembre –sea cuál sea el resultado de las elecciones- el casismo perderá preponderancia política, pero mientras tanto la dirigencia exagera un amor que tiene fecha de vencimiento pero que por el momento les es de mucha conveniencia.

En el marco del mismo proceso se debe pensar lo que ocurrió el miércoles por la noche en la Cámara de Diputados. Inesperadamente apareció un proyecto de reforma constitucional de cuya autoría nadie se hacía cargo y el nerviosismo crecía con las horas.

En el final de esa larga e intensa noche en la cual ningún diputad@ se quería ir de la Legislatura, el propio Sergio Casas se comunicó con los legisladores y dijo que no había ninguna intención del Ejecutivo provincial de avanzar con un nuevo intento de modificación de la Carta magna provincial y que el proceso de su re-reelección ya estaba archivado.

Sin embargo, entre los legisladores provinciales (especialmente en algunos de ellos con más peso político) quedó la sensación de que la movida política vino de la propia “Casa de las Tejas”.

Ese grupo de diputados creen que fueron los asesores del Gobernador quienes dejaron correr la posibilidad de una Reforma que sabían no iba a prosperar. “Quieren seguir manejando la agenda política, y entonces inventan estas cosas que nos descolocan a todos pero que marcan la cancha por un rato”, se escuchó a viva voz en la noche del miércoles.

Desde la Casa de Gobierno hacen silencio, aunque una pequeña sonrisa se les dibuja en la cara cuando se les pregunta sobre la autoría del proyecto del que nadie se hizo cargo pero que se apoderó de la escena política por un par de horas.

El peronismo y el Gobierno hoy no son la misma cosa, tienen un punto de coincidencia que surge de la necesidad de encontrar un candidat@  que conjugue dos elementos centrales: chances reales de ganar la elección y garantías de gobernabilidad/contención hacia la interna del peronismo.

Los nombres que se mencionan siguen siendo los mismos de las últimas semanas: los diputados Ricardo Quintela y Teresita Madera, las intendentas Florencia López y Silvia Gaitán, el diputado nacional Danilo Flores y el ministro de Producción Fernando Rejal.

El casismo jugará a exponerse con todos y no definir hasta último momento quién es el preferido/a. No fue casual que casi la totalidad del gabinete fuera con el Gobernador a mostrarse en una jornada de trabajo con la intendenta Silvia Gaitán y su equipo. Habrá más gestos de “apoyo” hacia otros postulantes en los próximos días. 

La idea del Gobierno es que nadie se crea ya bendecid@, que tod@s necesiten seguir sobreactuando su lealtad.  

Crisis de pareja
La relación entre “Encuentro por La Rioja” y “Fuerza Cívica Riojana” no está rota pero pasa por su peor momento.

Las declaraciones del intendente Alberto Paredes Urquiza distanciándose de la gestión nacional del presidente Mauricio Macri cayeron tan mal en la “Casa Rosada”, que ni siquiera el ministro del Interior, Rogelio Frigerio, contesta los llamados paredistas.

Frigerio era el principal aliado del Jefe comunal en Buenos Aires, y la negativa de las últimas horas preocupa a la gestión municipal, no tanto por lo político como por lo financiero. En el Palacio Juan Ramírez de Velasco temen por la automaticidad del envío de los fondos desde Nación para financiar el pago de los tres mil Programas de Empleo Municipal con los cuales cuentan en la actualidad.

Esta situación generó fuertes recelos entre paredistas y radicales. En el paredismo acusan al sector del senador nacional Julio Martínez de ser los responsables de haber llevado a la CABA todos los audios de la notas que Paredes brindó hace diez días.

Mientras tanto, el radicalismo niega la acusación pero remarca sus diferencias.

“Nosotros sabemos que ellos tienen que negociar su acuerdo y que es lógico que pongan en duda la alianza para poder negociar mejor, pero esta vez se fueron muy lejos. Las cosas que dijo Paredes Urquiza cayeron muy mal”, dicen sin ocultar su malestar en la sede de la calle Bazán y Bustos del Comité provincial.

El paredismo y el radicalismo se parecen cada vez más a un matrimonio por conveniencia, porque ambos se necesitan para poder sobrevivir políticamente. Martínez sin el apoyo del paredismo tiene menos chances de ganar las elecciones de Gobernador y al municipio le costará mantener la gestión a flote sin el aporte de recursos nacionales.

El problema es que al no tener candidato el peronismo, en este matrimonio por conveniencia de la oposición apareció un tercero en escena. Una vieja ex pareja volvió a visitar al paredismo, vuelve a merodear el peronismo, viene con la fuerza de esos amores que quedaron truncos.

 


El problema es que esta película ya la vimos muchas veces en la Argentina: más ajuste, menos recaudación, lo que provoca más déficit y determina un nuevo ajuste.


 

Despidos
El primer trimestre del año cerró con la pérdida de 325 puestos de trabajo en el Parque Industrial de la provincia de La Rioja.

El detalle es impactante. En apenas tres meses que lleva el año quedaron sin trabajo 80 operarios en Confecciones Riojanas, 115 en Hilados I, 50 en Convenor y 80 en Ritex  (aunque por ahora solamente llegaron 40 telegramas).

En ese marco, el senador nacional Julio Martínez aseguró que la responsabilidad era del Gobierno provincial y destacó las medidas que se tomaron desde la Nación para favorecer a las empresas industriales riojanas. Al mismo tiempo, recordó la caída de la Promoción industrial durante el Gobierno anterior.

Más allá de la necesidad del radicalismo local de despegarse del costo político por la crisis económica que vive el país y de que el peronismo local dejó ir la Promoción industrial sin ninguna reacción, las afirmaciones del precandidato a Gobernador por la oposición marcan un distanciamiento de la realidad.

La crisis industrial se repite en todo el país, en provincias gobernadas por el peronismo o por “Cambiemos”. La desocupación en Argentina aumentó significativamente y la caída de la actividad industrial en el país en 2018 fue del 12%, los números hablan por sí solos. 

Por otra parte, desde el Gobierno provincial se anunció la disminución al 50% de la alícuota del impuesto de Ingresos Brutos, sumado a un fondo compensador eléctrico por 30 millones de pesos. Esas medidas exigen por parte de los empresarios el compromiso de no despedir a nadie hasta el 31 de diciembre de este año y el proyecto será sancionado como ley en la próxima sesión de la Cámara de Diputados.

Sin embargo, estas medidas no tendrán el efecto deseado si la realidad económica no mejora.

“Los paliativos no van a alcanzar si la crisis se profundiza, las empresas tratan antes que nada de salvarse como unidad económica. Es hora que esta caída libre en la cual nos encontramos se termine. Todas las medidas que se toman son desde el lado financiero, y no estamos enfocando en el tema de la producción y de las ventas, de las crisis no se sale sin reactivar el mercado interno", dijo en “Radio La Red” el vicepresidente de la Unión de Industrias Riojanas Raúl Garat.

El principal problema que tienen las empresas riojanas es la conjugación de una baja muy significativa en las ventas, un alza en el costo de los insumos y de los servicios que deben pagar, la apertura de importaciones (especialmente las textiles) y la existencia de tasas altísimas que benefician al sector financiero.

La suma de esos elementos da como resultado una tormenta perfecta. Mientras esos factores no se modifiquen, la realidad del sector industrial riojano (y del país) no cambiará.     

El problema que se viene
En las últimas horas se conocieron dos datos vinculados a la recaudación que marcan un tema que empieza a preocupar a los Gobiernos provinciales y al nacional: la recaudación nacional y la de la provincia de La Rioja aumentaron menos que la inflación.

En enero de este año la recaudación provincial se incrementó un 46%, mientras que la inflación en ese mismo periodo estuvo en el 49%. Es decir, que el valor de los productos aumentó más que lo recaudado por el Estado provincial.

Mientras tanto, la recaudación nacional del mes de marzo tuvo una suba del 34,3%, pero en el mismo periodo la inflación interanual llegó a un acumulado del 52,9%.

Está claro que ambos datos son reflejos de una baja en la actividad económica, los Estados recaudan menos porque la economía tiene menor cantidad de operaciones realizadas. Se junta más plata pero que tiene un menor valor por la el proceso inflacionario.  

Por si quedaba alguna duda de la magnitud del problema, el propio Fondo Monetario Internacional dijo: “A la luz de un nivel inferior al esperado del ingreso tributario en el primer semestre del año, será crítico actuar continuamente con prudencia en la ejecución de los planes de gasto y tomar otras medidas para incrementar los ingresos fiscales”, advirtió el comunicado del FMI que se conoció el viernes por la tarde.

El organismo multilateral pide más ajuste porque la recaudación en términos porcentuales está bajando.

El problema es que esta película ya la vimos muchas veces en la Argentina: más ajuste, menos recaudación, lo que provoca más déficit y determina la justificación de un nuevo ajuste. La película ya la vimos, el guión ya lo conocemos, suena difícil pensar que el final no sea el mismo.

prevencion salud
Ajalar
Quick Lane
Osunlar
Unlar
sidiunlar