La columna de Mattias Meragelman | 01 de SEPTIEMBRE de 2019 | 07:09

La cantidad de candidat@s es la clave de la elección

A una semana del cierre de listas todas las miradas están puestas en definir quiénes estarán en la línea de largada y qué porción del electorado se llevará cada un@. Incoherencias y especulaciones de un proceso que ocurre mientras el país transita el caos económico. Además, la Provincia afectada por el default selectivo. 

La política riojana es un conjunto de operaciones de prensa, fotos, negociaciones de todo tipo, incoherencias varias y un montón de especulaciones. ¿Certezas? La única es que el próximo sábado siete de septiembre vence el plazo para presentar las candidaturas en los diferentes estamentos en disputa.

La clave de este proceso electoral está puesta en cuántos candidat@s estarán finalmente en la línea de largada el 27 de octubre. El número de postulantes marcará un escenario polarizado o no, con lo cual la cantidad de votos necesarios para ser el gobernador electo será mayor o menor.

El peronismo provincial comenzó desde el sábado pasado el proceso de suturación de las heridas que dejó el armado de la fórmula que conforman Ricardo Quintela  y Florencia López.

Día a día el oficialismo fue gestando el apoyo de 15 intendentes peronistas. Solamente quedaron fuera del acuerdo: el capitalino Alberto Paredes Urquiza, el sanagasteño José Aparicio y el opositor famatinense Alberto Godoy.

En el peronismo destacan especialmente la tarea que realizó el ministro de Producción Fernando Rejal para lograr ese armado, el funcionario fue quien se encargó de que la lista original de 12 jefes comunales alineados llegara a 15 en un par de intensas horas que transcurrieron entre el jueves y el viernes.

A nivel de los diputados la cosa es un poco más compleja. Los legisladores que formalmente ya son parte del “Frente de Todos” son 18, esa lista excluye algunos diputados importantes como el presidente del bloque Justicialista, Hugo Páez, quien todavía no dijo públicamente qué hará.

Sin embargo, hay gestiones para que el resto de los legisladores se sumen y varios de ellos ya tuvieron encuentros con la vicepresidenta primera Adriana Olima, que comienza a tener un rol importante en esta nueva construcción. En ese sentido, fue clave un asado que se concretó en las últimas horas y en el cual hubo más presencias de las que ya trascendieron.

También es cierto que en el oficialismo hay malestar por la forma en la cual se determinó la fórmula.

Ese enojo tiene dos orígenes: uno es que el gobernador Sergio Casas no anticipó a nadie de la dirigencia la decisión que había tomado y el otro es el temor de que el quintelismo no incluya a todos los sectores. 

Sobre este último punto en el quintelismo niegan cualquier ánimo de revanchismo sobre quienes los ningunearon políticamente en anteriores procesos. El teléfono del candidato a Gobernador y sus principales asesores suena en las últimas horas con los nombres de dirigentes que hacía años no llamaban. "Es con tod@s", insisten alrededor del diputado provincial.  

¿Estará todo el peronismo encolumnado detrás de Quintela/López?

La respuesta a esa pregunta –clave para el resultado de las próximas elecciones- la tiene el ex mandatario provincial y actual diputado nacional Luis Beder Herrera.

En los últimos días Beder Herrera recibió señales y ofrecimientos de todo tipo para declinar su candidatura a Gobernador, pero no cedió a ninguna de ellas y dentro de su espacio repiten como un mantra: “No se baja”.

Inclusive, mencionan el caso de Tierra del Fuego como el ejemplo que los entusiasma. En esa provincia la gobernadora Rosa Bertone fue derrotada por Gustavo Melella, ambos apoyaban a Fernández, pero Bertone contaba con el respaldo explícito del candidato a presidente del “Frente de Todos”.

La gran apuesta del bederismo es que no tener pegado en su boleta un candidato en el estamento a presidente pase de ser un problema a poder ser una solución.

La reglamentación electoral actual determina que el candidato a presidente solamente puede llevar un candidat@ en cada uno de los estamentos. Es decir, que por ejemplo en Capital el oficialismo presentará en una sola boleta a Fernández/Fernández para presidente; Quintela/López a nivel provincial y Teresita Madera/Juan Luna en la Capital (atent@s que ya hay candidato a viceintendente).

Cualquier otra lista que se presente en el estamento concejales o intendente, podrá realizar acuerdos a nivel de Gobernador, pero estaría sin candidato a presidente porque en ese espacio no tendría postulante.

“Ellos pueden llevar un solo candidato a Intendente y una sola lista de concejales que tenga a Fernández como presidente, nosotros podemos llevar a un montón de listas de Intendentes y de concejales, todos en las mismas condiciones de tener boleta corta”, dicen en el bederismo.

El 7 de septiembre muchos dirigentes del oficialismo quedarán enojados, estarán en una lista que no tendrá candidato a presidente, deberán competir como colectoras y en desigualdad de condiciones. El peronismo podrá tener muchas colectoras, pero solamente una será la oficial. 

Esos “heridos” son la ilusión del bederismo, ni siquiera piensan en un acuerdo explícito, se imaginan muchas reuniones secretas y acuerdos que provoquen el mayor corte de boleta de la historia política riojana desde el retorno de la democracia.

En el peronismo creen todo lo contario.

En la Casa de Gobierno especulan que de la mano del caos económico que transita el país, Alberto Fernández crecerá en cantidad de votos y arrastrará al resto de los estamentos a un triunfo seguro. "La elección se polarizará más en el estamento presidente y Fernández tendrá más votos que en las PASO, éso arrastrará los otros candidatos", razonan.

El uso o no de la tijera será fundamental en el resultado final del comicio.

 

  • Ese enigma llamado Paredes Urquiza

El intendente Alberto Paredes Urquiza es un dirigente que no responde a la lógica de la política riojana en el sentido tradicional de la construcción de poder.

El Jefe comunal tenía hace un par de meses todas las condiciones para retener la conducción municipal sin sobresaltos y esperar cuatro años para pelear la Gobernación. Sin embargo, el Intendente le dijo a su equipo de asesores que era el momento de disputar la Provincia, y aun cuando la mayoría le recomendó que debía seguir en el Palacio Juan Ramírez de Velasco, él estaba (y está) convencido que es su momento de ir por la Casa de las Tejas.

En ese contexto, el paredismo mantiene desde hace diez días intensos contactos con el bederismo. Esos encuentros incluyen opciones de armado político de todo tipo, aunque por el momento ambos dirigentes siguen firmes en su idea de ser el candidato a Gobernador peronista no oficialista de los próximos comicios.

En este punto es necesario marcar una contradicción e incoherencia política evidente.

Hace dos años el paredismo marchaba por las calles de la ciudad Capital con carteles que decían “Basta de Beder”, un poco más aquí en el tiempo el diputado provincial electo no asumido Felipe Álvarez salía a los gritos de la Legislatura denunciando una mafia bederista y el propio Intendente dijo en incontables entrevistas mediáticas que el bederismo era "la vieja política" que ellos venían a dejar atrás.

“Encuentro por La Rioja” se postuló como la “nueva política”, como los que habían aprendido de los errores del peronismo en el plano institucional y hoy negocian con quienes ellos acusaron de ser los causantes de todos los males de la Provincia.

La sola existencia de conversaciones con el bederismo -más allá de que terminen en acuerdo o no- explicitan una incoherencia política.

También es cierto, que la mayoría de la dirigencia política (oficialista y opositora) no resiste un archivo y que esta misma calificación de incoherencia se puede aplicar a otros espacios.  

Sin embargo, la historia no termina.

Un grupo de funcionarios y dirigentes del paredismo sigue trabajando por un acuerdo con Julio Martínez y “Juntos por La Rioja”.

Ese espacio dentro del paredismo le manifestó al Intendente en las últimas horas: “Para qué ir con Beder Herrera y perder toda la construcción discursiva de los últimos cuatro años, si nosotros podemos retener la Municipalidad sin ayuda de nadie. Negociemos la vicegobernación con Martínez, algunos ministerios y tenemos cuatro años más en la Municipalidad”.

En una elección que se presenta tan pareja, el paredismo sabe que su caudal de votos en la Capital puede ser clave para inclinar la balanza. Extender esta negociación lo más que se pueda es un escenario que en el sector del Jefe comunal creen que los favorece.  

 


La Provincia compró títulos del Estado nacional, algunos de los cuales ingresaron el default selectivo que se anunció la semana pasada.


 

  • ¿Cuántos votos tiene el radicalismo?

El escrutinio definitivo que se conoció esta semana determinó que en La Rioja el "Frente de Todos", con Alberto Fernández como candidato a presidente, sacó 99.224 votos. Mientras que el presidente Mauricio Macri llegó a los 61.295 sufragios.

En el radicalismo realizan el siguiente análisis: “Si quienes votaron a Macri nos votan a nosotros, y quienes lo hicieron por Fernández se dividen entre Quintela y Beder Herrera, nosotros somos Gobierno en la Provincia el próximo 10 de diciembre”.

Esa razonamiento pasa por alto que en las PASO los intendentes no movieron sus propios aparatos departamentales porqué no estaba en juego su continuidad (ahora sí lo harán) y tampoco toma en cuenta que desde el 12 de agosto hasta hoy el Gobierno nacional no acierta en una sola medida económica y el país es una incertidumbre que crece día a día. Lo cual implica un nuevo golpe sobre la imagen presidencial y sus chances electorales.

Sin embargo, la especulación del centenario partido no es forzada y la duda prinicipal es cuál es el piso de votantes del radicalismo. Si Julio Martínez logra que el voto radical/antiperonista/Pro llegue al 35% de los sufragios y el peronismo se mantiene dividido, estará ante una posibilidad cierta de ser Gobierno.

Mientras tanto, los “boinas blancas” ya tomaron la decisión de esperar hasta último momento la decisión final de Alberto Paredes Urquiza, convencidos que un escenario donde el Jefe comunal busque la reelección en el marco de "Juntos por La Rioja" los favorece. Por ahora, Inés Brizuela y Doria está lista para pelear la intendencia en caso de ser necesario y volvieron a conversar con el espacio del dirigente Guillermo Galván, algo que no ocurría hace mucho tiempo.

Nadie disfruta tanto de la interna peronista como Julio Martínez.    

 

  • Reperfilando a las Provincias

La decisión del Gobierno nacional de postergar los pagos de Lecaps y Letes a personas jurídicas e ingresar en un default selectivo afectará a algunas provincias, entre ellas La Rioja.

La Provincia había comprado este tipo de títulos del Estado nacional por su alta rentabilidad, era una forma de invertir dinero y que no pierda su valor.

El problema es que la decisión del Gobierno nacional de postergar esos pagos implica que no se sabe cuándo La Rioja podrá acceder a ese dinero que invirtió. La Nación determinó que pagará, pero modificó los plazos en los cuales reconocerá esa deuda.

La Nación aclaró que este default selectivo se aplica a las personas jurídicas y no a los ciudadanos comunes. Es por ello que los Gobiernos provinciales han comenzado gestiones para que sean incluidos por la Casa Rosada en una categoría especial, por considerar que no se trata de instituciones iguales a las bancarias y que están en juego los recursos de los Estados provinciales.

Esta medida se suma a la eliminación del IVA sobre ciertos productos y la devolución de ganancias, dos aspectos que golpearán de lleno las recaudaciones provinciales y que fueron motivo de una presentación judicial por parte de las provincias ante la Corte Suprema de Justicia.

Se viene un segundo semestre complicado para las cuentas riojanas.  

Sancor Seguros

Internet para todos
Osunlar
Apos