La columna de Mattias Meragelman | 06 de OCTUBRE de 2019 | 07:10

¿Arrastre mata tijera?

En un escenario de mucha duda sobre qué pasará el 27 al abrir las urnas, la lógistica del día de la elección se transformó en un elemento central para analizar las elecciones. El tijeretazo y el aparato son los temas principales de este comentario. Además, la pobreza como un fracaso compartido. 

1000 años antes de Cristo, en plena Edad de Bronce, las tijeras comenzaron a ser un elemento habitual en las culturas egipcias y romanas. Ningún ciudadano de aquellos tiempos hubiera imaginado que 3019 años después el uso o no de las tijeras sería clave en la elección de un lejano y árido pueblo llamado La Rioja.

La unificación del proceso electoral provincial con los comicios nacionales, determinó que las chances políticas de l@s principales candidat@s a Gobernador/a de La Rioja e Intendentes estén atadas a la aplicación o no del corte de boleta al momento de sufragar.

En el oficialismo están convencidos que Alberto Fernández obtendrá en la Provincia más votos que en las PASO. Ese razonamiento lo fundamentan en el efecto ganador que quedó instalado luego de las primarias, más la profundización de los errores del Gobierno nacional posteriores al 11 de agosto y por el trabajo que el aparato del oficialismo realizará en estas generales.

“En las PASO no jugamos todo, ahora tenemos intendencias, concejales y Gobernador. El aparato se va a sentir el 27 de octubre y vamos a ganar más ampliamente”, sostienen en el “Frente de Todos”.

Esa idea plantea que no debe existir corte de boleta en ningún sentido ni estamento. Alrededor de Ricardo Quintela estiman que los cargos ejecutivos se impondrán por su peso e influencia en la vida cotidiana de la población por sobre el resto de los estamentos al momento de votar y que el arrastre se llevará puesto cualquier posibilidad de “tijeretazo”.   

Sin embargo, al oficialismo hoy le preocupa la instalación de su candidato a Gobernador en el interior provincial. En los próximos 20 días la fórmula Quintela/López tiene una agenda prevista con 70% de actividades en el interior y solamente un 30% en la Capital, justamente para profundizar la presencia del postulante fuera de la principal ciudad de la Provincia.

Lo que pasó el viernes en Chamical -con la ausencia del intendente Daniel Elías en los actos de campaña- o el ruido que hizo en Chilecito la visita al espacio de Rodrigo Brizuela y Doria, son temas que en el búnker del quintelismo saben que deberán trabajar con mucho cuidado y sensibilidad. No cayó bien/preocupó la foto de algun@s diputad@s del oficialismo junto a Luis Beder Herrera en el bloque peronista.

Mientras tanto, el bederismo está entusiasmado con los números que ellos mismos manejan.

El sector del diputado nacional afirma que en el interior su candidatura está muy instalada y lo sustentan en dos elementos: las grandes obras públicas del interior provincial se realizaron en la gestión del famatinense (y la gente se lo reconoce en cada visita) y el liderazgo político del ex Gobernador es una imagen consolidada.

“En el peor de los casos, la gente razona mejor malo conocido que bueno por conocer, y eso en épocas de crisis pesa”, afirman cerca del compañero de fórmula de Karina Viñas.

En la Capital el análisis sobre la ausencia o presencia de tijeras se profundiza en el caso de la candidata a intendenta por “Juntos por La Rioja” Inés Brizuela y Doria.

El presidente Mauricio Macri superó en las PASO el 37% de los votos en el principal centro urbano de la Provincia. Si arrastra a su candidata a Jefa comunal, la oposición está en una oportunidad inmejorable de quedarse por primera vez desde el retorno de la democracia con un cargo ejecutivo en la Capital.

“El peronismo presenta tres candidat@s a Intendente fuertes en la Capital, cuesta imaginar que por la misma división que tienen un@ de ellos llegue al 40% de los votos, porque l@s otr@s dos le quitan votos. Sin sumar nuevos votantes y solamente reteniendo los nuestros, podemos ganar”, sostienen en el radicalismo.

En ese marco, confían que los dos mil votos que les faltaron en 2015 para quedarse con el Palacio municipal Juan Ramírez de Velasco los puede aportar con holgura su candidato a vice intendente Guillermo Galván.

Una encuesta que figura en uno de los principales despachos de la Provincia marcó en las últimas horas que el nivel de indecisos es bajo, que la mayoría de los riojanos ya definieron a quién votar dentro de 21 días.

Si el dato es certero, la clave será el operativo electoral que cada uno de los sectores pueda concretar ese domingo 27.

Las chances del bederismo crecerán en la medida que pueda garantizar que la gente llegue al cuarto oscuro con el voto armado, con los cortes ya realizados previamente. Mientras que la boleta larga y la ausencia de tijeras potenciarán las posibilidades de un triunfo del oficialismo.

En tanto que Julio Martínez e Inés Brizuela y Doria crecerán en su ilusión de la mano de la división del peronismo y logrando mantener a todos los macristas, no peronistas y radicales que no quieran votar a Fernández/Fernández.

El filo de las tijeras marcará el destino de la Provincia.

 


Mauricio Macri fracasó en su gestión económica y miles de riojan@s hoy pagan las consecuencias de sus errores. Pero el Estado riojano no puede negar que una parte de ese fracaso lo incluye.


 

  • Un fracaso compartido

Uno de los pocos aciertos discursivos del presidente Mauricio Macri en estos cuatro años de gestión, fue cuando afirmó que esperaba que su administración fuera evaluada por si aumentó o bajó la pobreza en la Argentina como consecuencias de sus políticas de Gobierno.

“Este punto de partida es sobre el cual acepto ser evaluado como Presidente: por si pudimos reducir la pobreza en este Gobierno", dijo Macri una vez instalado en Balcarce 50.

La respuesta a su afirmación es tan contundente como dolorosa: en diciembre de 2019 habrá muchos más pobres que cuando el presidente llegó al poder cuatro años antes.

La última medición del INDEC determina que en La Rioja hay 9.087 indigentes y  64.431 pobres. Es decir, que en una población que apenas supera los 200 mil habitantes, cerca del 40% de los riojanos están afectados por la pobreza y la indigencia.

Aunque suene increíble, ésos números son positivos cuando se piensa en los que finalmente se conocerán en marzo del 2020 y que reflejarán los resultados de diciembre de este año.

En la Argentina la pobreza el INDEC la mide por ingresos en relación a la capacidad de consumo que un/a ciudadan@ tiene. Es decir, que como en el segundo semestre de este año la inflación se disparó nuevamente, los resultados de pobreza de finales de este 2019 serán todavía más angustiantes porque la pérdida de poder adquisitivo de los trabajadores habrá crecido y de la mano de esa realidad la pobreza también.

No hay mucho para discutir sobre la responsabilidad de “Cambiemos”. Su gestión presidencial termina con un incremento insostenible de la deuda externa, la desocupación en su valor más alto de los últimos 15 años, la inflación por encima del 50% anual y con la pobreza en niveles aberrantes.

Sin embargo, uno no puede dejar de mencionar que la pobreza también crece en La Rioja.

En el Gobierno provincial destacan que en la principal ciudad riojana el resultado está seis puntos por debajo de la media nacional. Mientras en el país promedia 35,4%, en la ciudad Capital llega al 29,7%.

Es un argumento válido, pero existe una cuota de responsabilidad local sobre este fenómeno. El Gobierno riojano también cerrará su administración con más pobres de los que existían hace cuatro años.

Sin dudas que la principal causa de ese incremento está en las políticas económicas del Gobierno nacional, por eso este índice negativo crece en las 23 provincias y la CABA.

Ahora es lógico preguntarse qué hace o hizo el Estado riojano para que ese proceso se revierta y la pregunta en el fondo es cuál es el rol del Gobierno riojano en materia económica. ¿La Provincia solamente administra los fondos nacionales? ¿Sólo paga sueldos?

Los empleados públicos de la Provincia son el principal motor de la economía riojana, y ese sector lleva cuatro años consecutivos de perder frente a la inflación. Aumentar sus salarios por debajo del proceso de aumento de precios también influye en la creación de más pobreza.

La Rioja depende de los recursos nacionales y esa realidad es algo que los gobiernos peronistas que se sucedieron en la Provincia no pudieron resolver. Y el otro cuestionamiento lógico sería si distribuyen de manera correcta los recursos que llegan de la Nación y bajo qué criterios lo hacen.

Mauricio Macri fracasó en su gestión económica y miles de riojan@s hoy pagan las consecuencias de sus errores. Pero el Gobierno riojano no puede negar que una parte de ese fracaso lo incluye.

Sancor Seguros

Internet para todos
Osunlar
Apos