Deportes | 20 de OCTUBRE de 2019 | 21:10

En un clásico cargado de polémica, Huracán le ganó a San Lorenzo

El Globo golpeó en dos momentos clave del partido gracias a los goles de Lucas Barrios y Fernando Coniglio y supo sostener la ventaja. Así, acumula cuatro partidos sin derrotas y profundizó la crisis del Ciclón

Huracán se dio el gusto de quedarse con el clásico porteño: superó 2-0 a San Lorenzo en el estadio Tomás A. Ducó, con goles de Lucas Barrios y Fernando Coniglio, uno en cada tiempo. El Globo supo gritar en instantes clave del encuentro y sostuvo la diferencia con solidez, ante un adversario que tuvo la posesión del balón, pero generó muy poco peligro.
El Globo salió con mejor actitud al campo de juego. Presionando alto y con un juego directo, apelando a las bandas para progresar. El esquema presentado por el Ciclón favoreció a la postura del local: el 4-2-3-1 dejó espacios, sobre todo, a espaldas de Fértoli, donde se ubicó de a ratos Rodrigo Gómez. A los 25 minutos, Droopy lanzó desde allí un centro letal, que cabeceó Lucas Barrios (levemente adelantado en el momento de la asistencia) para el 1-0.
Después del gol, fue el Cuervo el que asumió la iniciativa, mientras que los de Apuzzo dieron el paso atrás para aprovechar la velocidad de contragolpe. San Lorenzo contó con dos remates peligrosos (uno de Fértoli, otro de Belluschi) y un tiro libre que se marcó a las nubes. El Globo, en tanto, se marchó al vestuario en llamas con el arbitraje de Fernando Espinoza: los jugadores protestaron en continuado por un agarrón de Bruno Pittón a Garro dentro del área, que el juez no identificó como falta (aunque lo fue). La mala actuación del árbitro en la primera parte se “coronó” con otra falla grave: no expulsó a Araujo por un duro golpe a Fértoli.
El duelo elevó su temperatura en el entretiempo: según informó la transmisión, Jorge Baliño, cuarto árbitro, confesó que Alejandro Nadur, presidente de Huracán, fue al vestuario de Espinoza en el entretiempo para protestar airadamente. A causa de ello, los jueces ingresaron tarde a la segunda parte.
De todos modos, el árbitro salió al campo de juego, a pesar de denunciar que “ingresaron más de 20 personas al vestuario, incluyendo presidente y dirigentes”. Con el ingreso de Oscar Romero por Belluschi, San Lorenzo monopolizó la pelota, pero sin capacidad para lastimar. Avanzó hasta tres cuartos de campo con prolijidad, pero adoleció de profundidad. Y a los 38′ llegó el 2-0, con una arremetida de Fernando Coniglio. El hincha de Huracán festejó y el equipo continúa con la levantada: con Apuzzo, el Globo sumó ocho de los 13 puntos que ostenta.
El Ciclón no levanta cabeza: perdió cuatro de los últimos cinco encuentros. Y un golpe clásico, claro, genera otro impacto.

prevencion salud

Padron 2019
Quick Lane
Osunlar
Unlar