La columna de Mattias Meragelman | 23 de NOVIEMBRE de 2019 | 20:11

El peor final

La gestión municipal termina de la peor manera, con la ciudad colapsada en materia de servicios y con la posibilidad de que el Intendente sea interpelado por el Concejo Deliberante en los próximos días. Mientras tanto, Quintela y Brizuela y Doria tuvieron su primer encuentro posterior a las elecciones y en la Cámara de Diputados ahora reina la paz. 

La única certeza que acompaña a la gestión de Alberto Paredes Urquiza desde la noche del 27 de octubre es que su administración de Gobierno termina el 10 de diciembre. Sin embargo, el camino que eligió transitar hasta la entrega del control del Palacio Juan Ramírez de Velasco es el peor posible.

Los servicios públicos están colapsados, ver más de un Munibus en las calles es una quimera, y a eso se sumó una crisis política con centro en el Concejo Deliberante y renuncia del secretario de Hacienda Municipal incluida. Todo en los últimos 20 días de su administración. 

L@s concejales de “Juntos por La Rioja”, con el respaldo de vari@s peronistas, pretenden interpelar en la semana que comienza al intendente Alberto Paredes Urquiza.

La interpelación –que en el caso de un Jefe comunal sería un hecho inédito en las últimas décadas- tendría como ejes: los problemas en la recolección de residuos, la ausencia de la prestación de servicios básicos municipales, la deuda de la comuna con diferentes acreedores y la supuesta designación de empleados en planta permanente.

En el radicalismo son varios los temas que dispararon el malestar con la gestión que termina.

El primero es que tienen información de que existieron designaciones en planta permanente, a pesar del compromiso asumido en las reuniones de transición de que ello no iba a ocurrir y de la prohibición que el propio paredismo impuso en los presupuestos municipales sancionados en el Concejo Deliberante en los últimos años.

Según la fuente de la oposición que se consulte, la cifra de designados oscila entre las 105 y las 600 personas. El número real estaría más cerca de la primera de esas suposiciones y bastante lejos de la segunda.

Desde el municipio niegan esta denuncia, reconocen que hubo un grupo de aproximadamente 30 trabajadores que iniciaron las gestiones para pasar a planta, pero que de ninguna manera es una cifra masiva ni involucra a funcionari@s como asegura “Juntos por La Rioja”.

El otro dato que puso los pelos de punta en la gestión que se avecina son las "ayudas sociales". No existen certezas sobre ese ítem, pero en el radicalismo creen que la comuna estuvo gastando durante mucho tiempo dinero en pagar salarios a empleados municipales bajo esa modalidad.

“Recorriendo las diferentes oficinas nos encontramos con gente que cobra de esa manera, no l@s teníamos registrad@s y en ninguna de las reuniones de la transición nadie mencionó su situación”, dicen en el equipo de la próxima Intendenta. 

En ese marco político, no fue casual que la ex candidata a vicegobernadora Teresita Luna o el bloque de concejales de "Juntos por La Rioja" que asumió ayer, saliera públicamente a marcar la cancha asegurando que el municipio está “colapsado”. Están tratando de dejar asentado ante la comunidad desde dónde arrancan el próximo 10 de diciembre.

En este sentido, la descripción que realizan en el nuevo Gobierno municipal es válida y muy fundamentada, pero esconde una contradicción política.

“Juntos por La Rioja” está conformado por muchos dirigentes y espacios políticos que hasta marzo pasado (cuando la enmienda constitucional por la re-reelección se cayó) fueron aliados de “Encuentro por La Rioja”.

Está claro que la gestión de Paredes Urquiza está en un tobogán en el cual la calidad de los servicios que presta entró en una pendiente que parece no tener fin, pero eso no es únicamente consecuencia de los últimos meses, sino que también incluye algunos errores que ya existían cuando “Cambiemos” apoyaba al Jefe comunal y no criticaba públicamente a quien hoy cuestionan en tan duros términos.

Por otra parte, la salida de José Martínez de la Secretaria de Hacienda municipal, fue la gota que terminó de marcar la gravedad de la crisis del municipio.

Martínez fue durante los cuatro años de gestión del Intendente su persona de mayor confianza, el administrador de los recursos y el principal operador político del paredismo. Se fue del gabinete el alter ego político/institucional del Jefe comunal.

Aunque públicamente no dijo nada, Martínez se va porque no comparte las decisiones políticas que su ex jefe tomó desde la alianza con el bederismo en adelante y porque este proceso de designaciones en planta permanente no contaba con su respaldo.

Si uno repasa todos los errores que el quintelismo cometió durante su gestión municipal en materia de administración de recursos, prestación de servicios, pelea con el Gobierno provincial de turno y designaciones de personal en el final de su administración, Paredes Urquiza parece una copia fiel de aquello.

Se le puede reconocer al actual Intendente que se va de la gestión con una gran autocrítica, asumiendo públicamente que erró el camino con las alianzas, y que son su responsabilidad las incoherencias políticas que se expresaron a lo largo de sus cuatro años en el Palacio municipal Juan Ramírez de Velasco.   

Pero no se puede pasar por alto que se va de la comuna sin haber resuelto los principales problemas que le dejó la gestión anterior y habiendo provocado algunos nuevos que no estaban en la agenda municipal cuando llegó al Gobierno en diciembre de 2015.

Al igual que Quintela o Luis María Agost Carreño en su momento, Paredes Urquiza soportó cuatro años de hostigamiento financiero por parte de la Provincia. La modificación de la tasa de alumbrado, el no envío de los fondos para gastos de funcionamiento de manera correcta, el no reconocimiento de cientos de empleados designados en planta permanente previo a su gestión y la discriminación en materia de obras públicas fueron una realidad externa que lo ahogó.

Sin embargo, tampoco se puede dejar de mencionar que el sistema del Munibus fue languideciendo en la actual administración, que la recolección de residuos se fue cayendo en el transcurso de los años, que no pudieron ordenar el tránsito de la ciudad, que en el ámbito ambiental el Departamento no pasa su mejor momento y que en materia de baches la ciudad presenta una de sus peores caras en muchos años.   

Paredes Urquiza dijo en la campaña del 2015 que no quería ser Quintela y cometió los mismos errores, su administración termina atrapada en los mismos problemas que quería evitar.   

 


El Gobierno electo cree que fue un buen gesto institucional y de transparencia que la Cámara vuelva a tener un manejo administrativo concentrado en la Vicegobernación.  


 

Encuentros cercanos
El gobernador electo Ricardo Quintela y la próxima intendenta de la Capital, Inés Brizuela y Doria, mantuvieron su primera reunión desde que se conocieron los resultados de las elecciones.

También formaron parte del encuentro el concejal Carlos Machicote y la ex candidata a vicegobernadora, Teresita Luna. La presencia de la ex senadora nacional es una clara señal del rol central que tendrá en el gabinete que se viene en el municipio de la Capital.

Luego de los saludos de rigor, Luna y Machicote se retiraron, quedando a solas las dos personas con mayor responsabilidad institucional en la Provincia.

De lo que más hablaron Quintela y Brizuela y Doria fue de los Programa de Empleo Municipal y de los servicios públicos que explotaron en estas últimas semanas. El Gobernador electo se comprometió a gestionar en el comienzo ante el actual Gobierno provincial el pago de los PEM, y analizar la posibilidad de concretar un adelanto de coparticipación para poner en marcha nuevamente los servicios en la ciudad.

Quintela le dejó claro a la nueva Intendenta que su Gobierno provincial no quiere ni le conviene que la Capital “estalle” y que habrá gestos en los próximos días para que la administración del actual Jefe comunal Alberto Paredes Urquiza termine de la mejor manera posible. Ya existieron en las últimas horas conversaciones en ese sentido.

El vínculo político y personal de los dos dirigentes es bueno, se conocen hace mucho tiempo y ambos sectores dejan trascender la intención de que se abandonen las peleas que caracterizaron la relación entre Provincia y municipio en años anteriores. El tiempo dirá si esas buenas intenciones se concretan. 

Habemus Paz
La Cámara de Diputados firmó la paz en la previa de la llegada de Florencia López al cargo de vicegobernadora de la Provincia y titular del cuerpo legislativo.

En la última sesión la Legislatura provincial determinó volver a la normalidad en el manejo de los fondos del Poder Legislativo, y la vicegobernación retomará el manejo de los famosos Servicios de Administración Financiera (SAF). Para ser más claros: la administración del dinero en la Cámara vuelve a estar bajo la conducción de la vicegobernación.

La medida ocurrió en la misma sesión en la cual también se resolvió que Teresita Madera ocupe la vicepresidencia primera del cuerpo y el diputado por Rosario Vera Peñaloza, Antonio Godoy, quede a cargo de la presidencia del bloque Justicialista.

Todo ese proceso se desarrolló con el respaldo explícito de la “Casa de las Tejas” que se viene. El nuevo Gobierno quería que Florencia López asuma con la certeza de que no habría internas y tendría todo el poder administrativo del cuerpo, mientras que con Madera tercera en la línea de sucesión, analizan que tienen alguien de su confianza en ese lugar tan expectante del poder político provincial.

El Gobierno electo entiende que fue buen gesto institucional y de transparencia que la Cámara vuelva a tener un manejo administrativo correcto. “Es una forma de mostrar una mayor dosis de institucionalidad, algo que la sociedad nos viene pidiendo y al mismo tiempo es una señal hacia el movimiento interno del propio peronismo”, remarcan alrededor del nuevo Gobernador.

Más allá de Madera, López, Quintela y el poder que se viene, la correcta decisión que tomaron los diputados expone su propia discrecionalidad en la etapa anterior.

¿Por qué el mismo cuerpo le negó al vicegobernador Néstor Bosetti el manejo de los fondos de la Cámara y hoy se los devuelve a la Vicegobernación? 

No hay respuesta institucional a esa pregunta. Solamente desde la dinámica de la interna del oficialismo se puede explicar el proceso que se vivió en estos años en la Legislatura con los SAF. Lo normal no debería celebrarse, pero que ocurra después de muchos años no deja de ser una buena noticia. 
 

Sancor Seguros

Internet para todos
Osunlar
Apos