La columna de Hugo Doliani | 30 de JUNIO de 2020 | 21:06

En la Covid-emocracia, juntos por el virus, vota

La pandemocracia vino a trastocar todo, la cuarentena en defensa propia, desde su trinchera pelea contra la muerte que propone partidariamente Macri, porque la Economía es la mejor vacuna para que se mueran los viejos y algunos de los otros, “total, como son mayoría y más pobres, seguro que de ellos mueren más”, dijo Míster M mientras sonaba el Clarín en toda La Nazión. 

Un alocado gorila -modo Iglesias- musitó: “Si le cobramos impuestos a los infectados nos salvamos del impuesto a la riqueza, y cuánto más infectados, mayor recaudación. 
Un radical-pro que pasaba distraído aseveró, “bueno, no es para tanto, ojo que ahora C5N viene primero, sigamos espiando y vemos”.  

-Dale, llamalo al Tano y arreglamos. 
-Pero el Tano no está ni en Boca. 
-Bueno andá a Palermo que seguro atrás de un árbol encontrás a Majul. 
-Ufa che, llamalo a Mauricio y arreglamos. 
-Me atiende la Martinengo y me dice que no conoce a ningún Mauricio. 

Bueno, llamen a un peronista-Pro, Pichetto es todo terreno, encendés la luz y habla. 
Ésta alocada introducción, con algo de humor, no hace reír a nadie porque se parece demasiado a la realidad, tan global que llegó hasta La Rioja. 

Un diputado nacional del PRO de La Rioja...bah, Julio Saad, para que vamos a andar con misterios, si en la comarca nos conocemos todos, dio positivo por ir a Buenos Aires, donde el virus es más barato, te cruzás con un pobre y fuiste... un pobre diputado, digo. De Iglesias al virus, hay un gorila de diferencia y parece que entre gorilas el COVID 19 se transmite casi amistosamente. Nunca dije que don Julio sea gorila, lo dijo él. El mico-grande Iglesias se bajó el barbijo K, y chau Julio, ensopado positivo y aislamiento solidario y obligatorio. 

Cansado, harto ya de estar harto de hablar en serio, la ironía me permite decir lo mismo que se repite todos los días, el virus vive, existe, no tiene partido político ni preferencias por nadie. Ahora hay hombres que parece que sí tienen preferencias. 

Julito había sido promotor de las sesiones presenciales en la Cámara de Diputados. Se cansaron de hablar maliciosamente de la visita presidencial y la expansión del virus, y resulta que lo fueron a buscar. 

A los políticos con gestión, del sector que sean, al periodismo de buena leche, a los periodistas sin sobres, a los opinadores seriales, como yo, pongamos sentido común en momentos de pandemia, no se trata de tener razón o de buscar el pelo en la leche, sino de combatir una pandemia mundial que nos amenaza día a día. Cuando pase, cuando llegue la vacuna o el tratamiento, salgamos a la calle, a la tribuna, a los medios, a los partidos y entonces sí, después discutamos el modelo de país que queremos para La Argentina, pero después.  

Por ahora a Macri las balas le pasan cerca. 23 muñecos cayeron en su propia trampa. No creo que sea este virus, parece que para aquél le encontraron la vacuna: la Justicia, o al menos, su restablecimiento. Hay para que tengan y para que guarden, comodoro PRO fue desinfectado, aunque falta aún. 

En La Rioja todo está más tranquilo, aunque las turbulencias hagan temblar el futuro de algunos nombres locales, que aún no encuentran espacios políticos o al menos no quieren decirlo, porque suena a confesión de parte. 
Ahora barbijo y guardarse, cumplir con los protocolos y como decía Tato Bores, “Vermouth con papas fritas y...good show”. 

Al menos así, lo veo no solo yo.

Sancor Seguros

Osunlar
Apos