La columna de Mattias Meragelman | 04 de JULIO de 2020 | 20:07

Despandemizar la agenda política

El oficialismo retomó el plan de Gobierno que tenía previo a la cuarentena, pero teniendo claro que los tiempos del virus conllevan una gran incertidumbre sobre lo que vendrá. Mientras tanto, en la UNLaR la etapa electoral calentó el ambiente y la situación del diputado Julio Sahad renueva un debate. 

Hace unas horas el periodista Lucas Zárate expresó en sus redes sociales: "El quintelismo buscó esta semana despandemizar la agenda". El neologismo parece perfecto para explicar la agenda informativa que vivimos y la intención del Gobierno provincial en relación al proceso político de los próximos meses.

El equipo de epidemiólog@s que asesora al gobernador Ricardo Quintela le brindó algunas certezas: mientras no haya vacuna el problema del Coronavirus seguirá vigente, el virus circula de manera comunitaria por la ciudad Capital y es necesario empezar a construir el consenso de la nueva normalidad para enfrentar esta pandemia.

En ese contexto, el mandatario provincial convocó a una reunión de gabinete ampliado en el comienzo de la semana y bajó la orden de sacar de los cajones el proyecto de Gobierno que el quintelismo tenía previsto desarrollar y que quedó postergado de la mano de una enfermedad que puso al país patas para arriba luego del 20 de marzo.

Ese escenario brinda el marco para interpretar: el adicional para l@s trabajador@s estatales que opten por jubilarse, la ley de paridad de géneros para los cargos electivos, la reforma política que se viene, un plan de fortalecimiento del consumo y un programa alimentario. El quintelismo salió a copar la agenda.

“Tenemos que desarrollar una política de Gobierno dentro de los protocolos sanitarios, no podemos hacer como que el virus no existe, pero tomando todos los cuidados sanitarios debemos llevar adelante la gestión que nos propusimos”, es el mensaje que barbijo mediante repiten la mayoría de los que frecuentan a Q, quienes todo el tiempo aclaran que no hay certezas sobre cómo se desenvolverá la pandemia.

En el tema jubilaciones el proyecto del Gobierno tiene dos aspectos.

La idea es que l@s emplead@s públic@s al jubilarse reciban un plus equivalente a la "quincenita" que cobran en actividad, durante los primeros cinco años de su jubilación, y que cada vez que haya un aumento en la “quincenita” de l@s activ@s, l@s pensionad@s también vean incrementado su aporte excepcional.  

La segunda parte de la idea es que las vacantes que se vayan generando en la Administración Pública provincial, podrán ser cubiertas por emplead@s que hoy se encuentran precarizad@s. Una vieja obsesión del equipo de gestión del Gobierno es generar un empadronamiento de todos l@s precarizad@s, unificarl@s en una sola modalidad e ir cubriendo las vacantes generadas. La expectativa de máxima es que 2000 emplead@s se jubilen por adherir a este incentivo.

La ley de paridad y la reforma política que se vienen trastocarán todo el escenario político del próximo año (que es electoral).

La ley de paridad –que ingresó a la Cámara esta semana y cuya aprobación ya fue solicitada explícitamente al bloque oficialista desde la "Casa de las Tejas"- propone que en todas las listas haya una equiparación entre hombres y mujeres. Habrá que estar muy atent@s al debate en las comisiones de la Legislatura, porque el cómo se repartirán los cargos para garantizar la paridad en el cuerpo y qué pasará en los departamentos con un/a sol@ diputad@, son temas sensibles.

En la misma línea, la vicegobernadora Florencia López dijo esta semana en “Canal 13”: "Para el próximo semestre tenemos en agenda la Reforma Electoral". Es decir que la ley electoral y la consecuente reforma del sistema político también serán parte de los debates que se vienen.

Mientras tanto, en la gestión peronista reconocen una profunda caída del consumo en la Provincia, y ya se adelantó que habrá un programa para seguir acompañando a las empresas privadas, además de un plan alimentario con el cual el área de Desarrollo Social quiere beneficiar a los sectores informales de la economía. Por ahora, aumento de sueldos a l@s estatales no habría.  

El Gobierno sabe que navega en un mar de incertidumbres, porque el desarrollo de la situación sanitaria alteró todas las previsiones y la economía pasa uno de sus peores momentos en varias décadas. Sin embargo, en este segundo semestre en el oficialismo quieren que la agenda tenga otros condimentos.

 


En la UNLaR no hay certezas de cuándo se votará, las diferencias dentro del oficialismo se evidenciaron y en diciembre vence el mandato de Calderón y Gaspanello. 


 

¿Hay patos rengos caminando por las calles de la “Ciudad de la Ciencia y de la Técnica”?
En las ciencias políticas se llama pato rengo al dirigent@ que está por terminar su mandato y no tiene posibilidad de ser reelecto, entonces inevitablemente comienza un proceso de pérdida de poder, porque ya no tiene la capacidad de determinar plenamente los tiempos políticos del organismo que conduce.

El rector de la Universidad Nacional de La Rioja Fabián Calderón y su vice José Gaspanello terminan su mandato el próximo 20 de diciembre y no están en condiciones de ser reelectos nuevamente en el cargo. Sin embargo, el proceso electoral que se debía realizar en el próximo mes de octubre, hoy está en duda por la pandemia.

Esta semana durante la intensa sesión del Consejo Superior (en la que transcurrieron acusaciones sutiles y otras explícitas), ingresó un proyecto de cronograma electoral a la Comisión de Interpretación y Reglamento. Esa comisión debería expedirse antes de fin de mes sobre si están dadas las condiciones o no para realizar los comicios en este contexto sanitario, mientras que el Consejo Superior deberá luego ratificar o no el dictamen de la comisión.

Las alternativas que se pueden presentar son muchas, y en todas también juega la propia interna del oficialismo que gobierna la Casa de Altos Estudios, el papel de la oposición y el vencimiento del mandato de la dupla Calderón/Gaspanello en diciembre de este año.

El primer escenario posible es que se vote en octubre o antes de fin de año, ante lo cual la oposición y el oficialismo disidente creen que tendría más chances quién proponga el calderonismo, porque ya cuenta con  una estructura propia que no estaría tan condicionada por las limitaciones que plantearía la cuarentena al momento de desarrollar una campaña.

Mientras que si el proceso electoral se posterga para cuando la pandemia esté plenamente superada, entraría en juego otra situación: habría que convocar a la Asamblea General para determinar quién quedará a cargo de la Universidad luego del 20 de diciembre y evitar de esa manera la acefalía.

Sin embargo, existe un tercer escenario posible: que el proceso se judicialice. Si las elecciones se postergan y alguno de los sectores decide ir a la Justicia podría provocar una intervención externa y dejar a los principales protagonistas de esta historia fuera del sillón de las decisiones.

En 2017 el oficialismo fue unido detrás del Frente FACU y hoy está claro que esa idea como espacio uniforme no existe más.

A las ya conocidas divergencias entre el Rector y el Vice, ahora se le sumó que se hizo público que el gremio Nodocente encabezado por Alicia Luna tampoco comparte el proyecto del Rector. “No voy a permitir otro caudillito o caudillita que maneje la Universidad”, dijo en “Radio La Red” la referente gremial de ATUR.

Al cierre de este comentario periodístico nadie se animaba a decir qué decano responde a qué espacio dentro del oficialismo, ni tampoco quién podría ser el/la elegidx de los ex FACU, y mucho menos si habrá dos listas o una sola de lo que supo ser el monocorde verde de antaño.

Mientras tanto, el opositor “Frente para Todos” de Alejandro Álvarez dejó en claro que también jugará. "La Universidad debería generar un diálogo con los espacios de la oposición, para mí no están dadas las condiciones para un proceso electoral, pero siendo cuidadoso con lo institucional porque el estatuto es infame y no tiene prevista la acefalía, a lo mejor se tiene que ir a pedir una solución externa a la Universidad y podríamos caer en una intervención judicial porque el reglamento electoral de la UNLaR está flojo de papeles", dijo el referente de ese sector en “Radio La Red”.

Está en disputa qué universidad tendremos en el futuro, pero no se puede caer en la inocencia de no advertir que también entra en esta confrontación una de las principales cajas políticas/económicas de la Provincia, con cargos de funcionarxs nacionales muy por encima de la media provincial en materia salarial. Eso también provoca que fuera de las rejas de la UNLaR haya much@s interesad@s en cruzar el portón y ser parte de este partido.

El proceso en la principal Universidad de la Provincia está abierto en todos los sentidos posibles. Nombres, opciones institucionales internas y externas y hasta alianzas que hoy parecen imposibles pueden ser una realidad mañana.

Hace casi siete años miles de riojan@s marchamos por las calles de la ciudad Capital bajo la consigna “democracia en la UNLaR". Sigo pensando que siempre es mejor el ruido que provocan estas peleas políticas que el silencio de los unicatos.  

¿Era necesario? (Parte II)
Hace un par de semanas y con motivo de la visita presidencial a la provincia de La Rioja en este espacio periodístico escribía: “La visita presidencial concretada esta semana no era necesaria, la misma actividad se podría haber realizado de manera virtual y el Gobierno nacional y su par provincial se evitaban una serie de cuestionamientos que solamente sirvieron para horadar su legitimidad en un momento de mucha sensibilidad social”.

Cuando esta semana se conoció que lamentablemente el diputado nacional Julio Sahad dio positivo a COVID19 el mismo criterio de análisis quedó habilitado.

Sahad no incumplió ninguna ley y fue a la Ciudad Autónoma de Buenos Aires a trabajar, a formar parte de una sesión de la Cámara de Diputados para la cual fue electo en el año 2017 y en una actividad que está dentro de las consideradas esenciales. El punto a cuestionar es político: esa misma actividad se podría haber realizado de manera virtual y de esa manera evitar el desgaste político que provocó la situación.

Nadie quiere contagiarse y está claro que tod@s estamos expuest@s a una enfermedad que circula de manera comunitaria en esta ciudad y en el AMBA, a cualquiera nos puede tocar y la mayoría no cumplimos con la cuarentena en el 100% de las reglas que la misma estipula.

Sin embargo, y al igual que con la visita presidencial de hace tres semanas y el "Arroyo Gate", l@s dirigentes están expuestos a otro tipo de cuestionamientos porque conducen a la sociedad en un momento de mucha incertidumbre, en donde cualquier acción evitable profundiza la crisis de representación y el distanciamiento con la comunidad que representan.

Finalmente, es interesante ver lo que pasó esta semana en la sociedad con este tema.

L@s que fueron crític@s de la innecesaria visita presidencial no lo fueron de un viaje que también se pudo evitar y quienes planteaban que era correcto que Alberto Fernández recorra el país como parte de su trabajo le cuestionaron a Sahad el mismo comportamiento que le elogiaron al presidente.

En cuarentena o no cuarentena, en el primer semestre o en el segundo, con calor o con frío, a los hechos los seguimos interpretando de acuerdo a nuestros prejuicios.      

 

Sancor Seguros

Internet para todos
Osunlar
Apos