La columna de Mattias Meragelman | 02 de AGOSTO de 2020 | 07:08

La Rioja reprogramará su deuda externa

La decisión está tomada y los equipos económicos del Gobierno ya trabajan en el tema. Está en juego el equivalente a siete meses de la copartipación nacional. El problema del “Bono Verde”, el Parque Eólico y la contradicción política que plantean las SAPEM. Mientras la Pandemia nos muestra jugando al “Antón Pirulero”.

La Provincia de La Rioja reprogramará los pagos de su deuda externa. La decisión política ya está tomada y el proceso que vive la Nación con los acreedores privados será un elemento que tendrá una influencia central en lo que ocurrirá con el futuro del endeudamiento riojano en los próximos meses.

La idea que manejan dentro de la “Casa de la Tejas” es refinanciar la totalidad de la deuda, tomando como modelo la Nación y buscando coordinar con otras provincias la estrategia. “Si negociamos nosotros solos el peso político y financiero es menor, pero coordinando con otras provincias podemos tener mayor capacidad de discusión”, explican alrededor del gobernador Ricardo Quintela. 

El principal problema que enfrenta la Provincia es que el 83% de la deuda está tomada en dólares y creció de la mano del famoso “Bono verde”. Esa realidad del endeudamiento tiene un impacto directo por la devaluación del peso argentino. Dicho más claro: La Rioja debe en dólares pero sus ingresos son en pesos, que cada vez valen menos frente a la moneda extranjera.

En relación al “Bono Verde”: La Rioja debe abonar una cuota de 14,6 millones de dólares el próximo 24 de agosto, pero el principal inconveniente comenzará en el año 2022, cuando afrontará el pago del capital de ese empréstito. Alrededor del Gobernador cada vez crece más la idea de postergar la cuota del mes de agosto.

“Es probable que repitamos el mecanismo que usamos en febrero, cuando postergamos por 30 días el pago. Así llegaríamos hasta septiembre, cuando estaría más claro qué quiere hacer el Gobierno nacional y si llegó o no a un acuerdo con los acreedores privados”, explicaron desde el peronismo en las últimas horas.

El Estado provincial ya contactó a un banco y asesores financieros internacionales y nacionales para comenzar a definir qué le propondrá a sus acreedores. Aunque no está redactada, está claro que la oferta riojana incluirá: bajar la tasa de endeudamiento, extender los plazos de pago y la ilusión de máxima que es alguna quita en el capital adeudado.

Quizás pasó un poco desapercibido en la agenda mediática, pero hace seis días el ministro de Economía de la Nación, Martín Guzmán, brindó una declaración clave para contextualizar este texto periodístico y la negociación que se viene: “Fue muy importante el respaldo de las provincias a la propuesta que presentamos. Argentina y sus provincias necesitan condiciones de sostenibilidad que le den al país la posibilidad de crecer y que el pago de las deudas no implique más angustia para las argentinas y los argentinos".

Es decir, que la “Casa Rosada” incluyó explícitamente a las provincias en la negociación que lleva adelante, especialmente en la sustentabilidad que el pago de esa deuda tendrá en los próximos años. Inclusive, desde abril existe dentro del Ministerio de Economía de la Nación la “Unidad de Apoyo de Sostenibilidad de la Deuda Pública de las provincias”, que trabaja explícitamente en la asistencia técnica a las provincias en los procesos de canje de títulos.

Cuando se habla de dólares, deuda externa o bonos verdes, parece que se trata de un elemento lejano a la realidad cotidiana de l@s riojan@s. Pero cuando pensamos que la deuda dolarizada de la provincia equivale a todos los recursos que el Gobierno nacional le envío a La Rioja entre enero y julio de este año, la cifra toma una dimensión más concreta.

Hay mucha plata en juego, plata de l@s riojan@s, plata que definirá cómo será nuestra postpandemia.

 


Más allá de los debates técnicos, en el tema SAPEM de fondo está el aspecto político y la mirada que la mayoría de la sociedad tiene sobre esas empresas.


 

Molinos de viento
Uno de los temas de la semana que pasó fue el “Parque Eólico”.

El ministro de Energía Adolfo Scaglioni fue quien confirmó el reemplazo de todo el directorio de la empresa estatal "Parque Eólico Arauco" y la llegada del economista y ex secretario de Planificación Estratégica, Ariel Parmigiani, a la conducción de la institución.

“Intentamos por todos los medios de meternos de lleno en algo en lo que tiene que ver la Provincia, pero no logramos tener respuestas y mucho menos que se reportara el Parque Eólico a la Provincia como corresponde. Por eso, la semana pasada auto convocamos a una asamblea. Hemos removido a los integrantes del directorio que venía manejando el Parque Eólico y hoy tenemos nuevas autoridades", afirmó Scaglioni en “Radio La Red”.

Al día siguiente, quien tomó la escena pública fue el propio Parmigiani, quien en el mismo medio de comunicación sostuvo: que entre 2014 y 2020 estaba previsto poner en funcionamiento 250 megas y solamente se llegaron a poner en marcha 100 megas; puntualizó que la deuda de la empresa llegaría a los 600 millones de dólares y confirmó que se está desarrollando una auditoría interna sobre el tema.

Por su parte, el ex titular del Parque, Fernando Cárbel, también planteó su postura. Las aclaraciones del ex funcionario se centraron en: el Gobierno puso como interlocutor al Jefe de Gabinete Juan Luna y que con él no se podía trabajar (lo tildó de “soberbio”), el negocio tiene un potencial de 3.000 millones de dólares que no se debe desperdiciar y que la Provincia como dueño mayoritario del Parque es la que debe realizar la mayor inversión. En el mismo sentido, mencionó las ventas de energía que ya se vienen realizando.   

Más allá de lo técnico, de fondo está el aspecto político y la mirada que la mayoría de la sociedad tiene sobre las SAPEM.

Un par de meses después de asumir como gobernador, Ricardo Quintela conformó un área para controlar a las empresas estatales y puso a su cargo a un profesional de su confianza política y técnica que lleva muchos años trabajando a su lado. Con un perfil muy bajo, ese equipo viene analizando información desde hace un tiempo.   

Sin embargo, hay un problema político que va más allá de lo advertido por Parmigiani o el trabajo que viene haciendo el equipo que está revisando todas las SAPEM: la herencia.

El Gobierno provincial está integrado por much@s funcionari@s que vienen de gestiones anteriores (en diferentes roles cada un@) y llegó a la Casa de las Tejas en el marco de un acuerdo político con el casismo. El oficialismo está cuestionando la forma en la que administró las empresas estatales una parte del propio peronismo.

En ese punto también hay algo que se le puede reconocer a la actual gestión y es que pusieron sobre la mesa un tema tabú: el manejo de las SAPEM. Fue el propio Gobierno a través de sus funcionari@s el que hizo público ante la sociedad los números de esta empresa estatal.

El Parque Eólico es una buena idea, puede posicionar a La Rioja como productora de energía renovables y con un mercado en dólares como es el sistema interconectado nacional. Sin embargo, está claro que las ganancias no fueron las esperadas y que el compromiso de que el “Bono verde” se pagaría con las rentabilidades que el propio emprendimiento generaría no se cumplieron. De hecho, el principal problema de la deuda externa riojana es justamente el "Bono verde" y sus 308 millones de dólares. 

La oposición denunció mediante un comunicado de sus diputad@s que “existió una estafa” y cuestionó las autorizaciones a préstamos millonarios, la nueva conducción del Parque Eólico asegura que la empresa no fue bien administrada y la gestión anterior denuncia que no la quisieron escuchar. Las esquirlas de este conflicto nadie sabe hasta dónde salpicarán.

Antón Pirulero
En aquel viejo juego la canción decía: “Antón pirulero, cada cual, cada cual, atiende su juego”.

Semana a semana el panorama sanitario se complica. La cantidad de casos activos está en su pico desde el comienzo de la pandemia, la tasa de días para duplicar los contagios enfrenta su nivel más alto y la tasa de letalidad en La Rioja es la más elevada del país.

Mientras tanto, en el Comité de Emergencia siguen detectando que la mayoría de los contagios son en encuentros sociales evitables, especialmente reuniones familiares y juntadas de amig@s. Ese dato es evidente con solamente recorrer las calles de la ciudad Capital un fin de semana y observar que una gran parte de l@s riojan@s no estamos respetando la cuarentena plenamente.

La buena noticia es que si bien el número de casos diarios sigue creciendo, por el momento el nivel de ocupación de las unidades de terapia intensiva (UTI) no aumenta al mismo ritmo que la curva de contagios. Hay más positivos pero la mayoría de ell@s no requieren internación.

Desde el Gobierno celebraron que varias entidades deportivas, religiosas y algunas políticas como “La Gloriosa” de la Juventud Peronista salieron a trabajar para que la gente respete la cuarentena. Los oficios religiosos se suspendieron, los entrenamientos deportivos organizados por clubes también y las agrupaciones políticas están intentando centralizar el mensaje en la responsabilidad social de l@s jóvenes, que en muchos casos son asintomáticos pero trasladan la enfermedad a l@s adult@s mayores de sus familias.

¿Qué pasará con las habilitaciones? ¿Habrá marcha atrás con las medidas tomadas? Lo explicó el Jefe de Gabinete Juan Luna: “El punto límite que tenemos de retroceso o no es la capacidad de respuesta de nuestro sistema sanitario, por lo que establecimos que cuando el 60 por ciento de las camas de alta complejidad del Hospital Escuela y de Clínica Virgen María de Fátima se ocupen, deberemos volver a poner en consideración la necesidad de volver a fase 1 o 2 para restringir la circulación del virus y evita un colapso sanitario”. La mirada periodística y social deberá estar puesta en esa cifra.

La canción del "Antón Pirulero" dice en su primera parte que cada cual atiende su juego, y en el final aclara que quien no lo haga una prenda tendrá.

Sancor Seguros

Internet para todos
Osunlar
Apos