La columna de Julio Aiub Morales | 14 de ENERO de 2021 | 11:01

Doblete

En su columna semanal que publica en el diario Nueva Rioja, Julio Aiub Morales analiza la próxima visita presidencial a Chilecito. 

Si hay un momento cúlmine en lo que va del gobierno de Ricardo Quintela, sin dudarlo será el martes y miércoles que viene con la concreción de la visita del Gabinete nacional encabezado por el presidente Alberto Fernández y de los mandatarios de las diez provincias del Norte del país en la ciudad de Chilecito. Lo cual está provocando una verdadera excitación en los habitantes de la Perla del Oeste.

Pero la tercera visita presidencial a La Rioja no está exenta de matices y sobre todo de tironeos o de intentos de acaparar la presencia o la atención del presidente Fernández. Y también pondrá a prueba la capacidad de anfitriones de los chileciteños, que llevarán sobre sí la representación provincial en este caso. Y tendrán la oportunidad de demostrar que son buenos herederos del bisnieto de Zeus. Pues los visitantes no diferencian entre capitalinos y chileciteños o "moreros y (ex) cotudos". Todos somos y hacemos una sola Rioja.

Dentro del gobierno se dividieron las tareas: desde la capital provincial se están ocupando de la organización de la presencia de los diez gobernadores del Norte Grande, que es muy probable que vengan con algunos de sus ministros y que quieren avanzar en la aplicación de un sistema diferenciado de la región así como tiene la Patagonia.

Anteayer el ministro de Educación de la Nación, Nicolás Trotta lo reconoció, al anunciar en Jujuy la compra de 500 mil computadoras, las que comenzarán a ser entregadas en estas provincias (y en el conurbano bonaerense) debido a su desventajosa situación socio educativa respecto del resto del país. No es una tarea fácil, pues está visto que la dirigencia sobre todo de la provincia de Buenos Aires antepone sus proyectos políticos al hacer oídos sordos al pedido de los gobernadores de suspender las PASO para evitar gastos que se pueden invertir en otros ítems.

En cuanto a la presencia del gabinete nacional y del Presidente,  Quintela puso en manos de su amigo, Fernando Rejal y del jefe de gabinete provincial Juan Luna, todo lo atinente a la jornada de "capital alterna" nacional. Que están trabajando en ello con Wado de Pedro, que hay que recordar que no sólo es ministro del Interior, sino también de Obras Públicas y Viviendas.

En ese sentido, otros chileciteños, Ariel Puy Soria y Raúl Andalor, adelantaron la concreción de distintas obras que serán refrendadas por Fernández y Quintela en Chilecito. Incluye varias obras importantes para la ciudad Capital, por un total de unos 200 millones de pesos.

Actualmente los funcionarios nacionales y provinciales trabajan ultimando los detalles de los distintos convenios que se firmarán. Por ejemplo sobre la realización de distintas obras hídricas en sendos puntos del interior; sobre la industria, especialmente en lo referido al polo textil, que ya se sabe que se está recuperando y por lo tanto también la cantidad de sus trabajadores.

Además se entregará toda la maquinaria para el tratamiento de la basura, a través del programa Girsu. Y se planifica la visita del presidente Fernández a la planta de Agroandina, al camino Chilecito-La Rioja y a una importante empresa olivícola, que se dice sería la del empresario de grandes obras públicas José Chediak, quien es un declarado "amante de los valles cordilleranos" y tiene, entre otros emprendimientos, una gran finca en  San Juan. Fernández no pernoctaría en la casa de Rejal, como hizo cuando era jefe de gabinete de Kirchner, sino que se alojaría en el hotel más importante de Chilecito.

Pero esto también su tira y afloja con los productores agrícolas medianos y chicos que ya se vieron frustrados cuando vino el ministro de Agricultura, Luis Basterra, que prácticamente no tuvo en cuenta que La Rioja es la mayor y más importante productora de aceitunas del país y el tercer productor de vino. Actualmente en Chilecito se está en plena cosecha de uvas para pasas y como siempre, la mano de obra es de otras provincias, especialmente Tucumán. Justificadamente argumentan que en las grandes fincas, que tienen un gran respaldo económico, todo es cantar y coser - a no ser un fenómeno climático- pero otra cosa es transpirar la gota gorda al pie de los parrales y de los olivos. O de las plantas de tomates, ajíes, etc.

Aunque todos ellos se abroquelan cuando ven que encumbrados dirigentes capitalinos miran de reojo a los chileciteños que están en el gobierno y secretean sus sospechas: que éstos andan con el puñal abajo del poncho. Pero nada de esto sale a la superficie. Y menos en este momento. Todo queda entre bastidores, pues se sabe que cuando se desata una interna dentro del gobierno, es imposible predecir su final. Y el valor "supremo" de la lealtad, salta por los aires.

Sancor Seguros

Internet para todos
Osunlar
Apos