¿Qué se decide el próximo domingo?

Más allá del proceso formal para acceder a las generales de noviembre, las PASO marcarán el primer escenario electoral de la pandemia. La influencia sobre las listas de diputadxs provinciales en el peronismo, la pelea en la oposición y la realidad sobre cuántos votos tienen los sectores libertarios serán algunas de las cosas que se esclarecerán cuando se abran las urnas.

Desde su aplicación en el año 2011, en la mayoría de los casos las Primarias Abiertas Simultáneas y Obligatorias (PASO) se transformaron en una gran encuesta que permite conocer el humor social antes de las elecciones generales que se concretan dos meses después. Al mismo tiempo, también funcionaron siempre como una definición política para posicionar candidatxs y traiciones. 

En lo formal, el próximo domingo conoceremos qué alianzas y cuáles precandidatxs a diputadxs nacionales serán parte de los comicios generales de noviembre. El piso del 1,5% de los votos válidos emitidos y el triunfo en la interna de cada frente, serán las claves legales para acceder a la siguiente instancia. 

Sin embargo, en lo político se jugarán muchas más cosas. 
Hay un proceso que va más allá de La Rioja y al cual se le prestará especial atención en todo el país. Históricamente en las PASO vota menos gente que en otras elecciones, y en este caso con la pandemia de por medio, esa realidad podría profundizarse. Con un agregado que todavía nadie se anima a precisar cómo impactará: la fuerte apatía social que se observó durante toda la campaña. 

Una gran parte de la población no parece interesada en estos comicios y todxs lxs analistas consultadxs advierten que existe un gran porcentaje de indecisxs (más alto de lo habitual), lo cual provoca que esta semana que comienza será fundamental para conocer dos cosas: cuánta gente finalmente decidirá ir a votar y por quién votarán.  

¿Será el voto en blanco el gran protagonista del próximo domingo? La respuesta a esa pregunta la parece tener ese tercio de la población que oscila en cada comicio. En 2015 se enojó con el peronismo y apostó a “Cambiemos”, pero en el 2019 el fracaso económico del macrismo lo trajo al “Frente de Todos”. 

¿Y hoy? ¿El escándalo del cumpleaños en Olivos o del “vacunatorio vip” cómo impactará? ¿Qué efecto tendrá el exitoso plan de vacunación? ¿Esta economía que tiene más empleo pero que no logra bajar la inflación cómo influirá? 

Desde hace años vivimos en un mapa electoral con dos núcleos duros de votantes que parecemos no movernos de nuestras posiciones y que sumados representamos dos tercios del total de la población. Y en el medio, un tercio de lxs argentinxs que oscila en su voto sin que nadie pueda terminar de saber qué motiva cada uno de sus movimientos. El próximo domingo veremos hacia dónde se trasladan esta vez.  

A nivel provincial el oficialismo se juega la primera elección con Ricardo Quintela sentado en el despacho principal de la “Casa de las Tejas”. 
La principal virtud del armado electoral del peronismo es que logró unir a todos los espacios políticos internos, con la excepción del representado en la vicegobernadora Florencia López. Ese elemento positivo –que le permitió una campaña casi sin sobresaltos internos- también deja expuesta a la mesa chica del Gobierno. 

El resultado del próximo domingo será responsabilidad de la conducción política del oficialismo. Si el peronismo hace una buena elección, la “Casa de las Tejas” saldrá fortalecida para comenzar a armar las listas de diputadxs provinciales de noviembre y respaldada fuertemente en su gestión, pero un mal escrutinio en las PASO no tendrá otro responsable que el propio oficialismo. 

Sin dudas que la mayoría de los ojos de la política y de los medios de comunicación riojanos estarán puestos en la confrontación de la oposición. 

Luego de la guerra de fotos, twittes, presentaciones judiciales, colores y nombres, llegan al próximo domingo en pos de resolver la pregunta que ellxs mismxs se vienen planteando desde el comienzo de la campaña: ¿Quién es la verdadera oposición?

La clave estará en la diferencia de votos entre cada una de las listas. Si entre la fórmula de Juan Amado/Luciana De León y la que componen Julio Sahad/Nadina Reynoso la distancia es corta, es poco probable que luego de las PASO la oposición se vuelva a unir. Sin embargo, si el comicio marca que una de las dos logró polarizar con el peronismo y la otra queda por debajo del 10% de los sufragios, quizás el escenario comience a modificarse. 

Y aquí surge un dato de los últimos días. Aunque la pelea pública fue creciendo semana a semana, dirigentes de ambos espacios siguen manteniendo algunos contactos pensando en el día después. 

Hay un punto en el cual peronistas, peronistas disidentes, radicales y lxs militantes del Pro coinciden: los resultados de las PASO determinarán la definición de las candidaturas para las elecciones de diputadxs provinciales en noviembre. 
Pero el principal problema que surge en ese caso es el almanaque. 

En los 10 días siguientes a las PASO se deben presentar las alianzas, partidos políticos y candidatxs que participarán en las elecciones generales de noviembre para determinar los nuevos 18 diputadxs provinciales de siete diferentes departamentos. No habrá tanto tiempo para procesar los resultados y comenzar a tejer el nuevo escenario. ¿Y para cerrar las heridas que las PASO dejen?

El otro proceso político al cual se le prestará especial atención en todo el país es el de los partidos englobados bajo las ideas liberales. Estos comicios permitirán comenzar a entender si el fenómeno libertario (que tiene a Javier Milei y José Luis Espert como sus referentes nacionales) es solamente un proceso mediático de redes sociales y televisión, o si realmente tiene votos concretos dentro del sistema político nacional. A nivel provincial el chamicalense Cristian Corzo será su representante y el próximo domingo veremos de cuántos votos se trata este espacio que busca instalarse.     

En el “Frente de Izquierda” estará la interna entre Carolina Goycochea y María José González, y también la presencia de Tamara Barrionuevo del MAS. Todas buscando superar el 1,5% de los votos para estar en los comicios del 14 de noviembre. 
Hay una afirmación generalizada de que las elecciones del domingo son la antesala de los comicios de noviembre, donde la elección de diputadxs provinciales (especialmente en Capital) significará un escenario totalmente nuevo y con muchos otros elementos en juego. 

Sin embargo, también está claro que no hay noviembre si no se logra un buen resultado en las PASO. Y no hay 2023 sin un triunfo en las elecciones de noviembre. El próximo domingo se define mucho más que quién alcanza el 1,5% de los votos.