Aumentos

En su habitual columna que publica en el diario Nueva Rioja, esta vez Julio Aiub Morales analiza los aumentos salariales y su relación con los fondos extra coparticipación.

El gobernador Quintela prometió dar un cuarto aumento salarial, para lo cual hace rato que el ministerio de Hacienda hace las simulaciones de distintos porcentajes. Pero el nuevo aumento está sujeto a la negociación con Nación respecto de los fondos extracoparticipables. Para este año el Presupuesto Nacional preveía una inflación del 29 por ciento (que obviamente no se cumplió) ante lo cual los aumentos dados por Quintela, a lo largo del año, iban a superar ampliamente ese porcentaje.

Con este último anuncio, Quintela reconoce de hecho que los sueldos públicos siguen corriendo detrás, pero lógicamente quiere asegurarse contar con los recursos para el año que viene, ya que el proyecto de Presupuesto nacional enviado al Congreso prevé un 33 por ciento de inflación, pero los gastos están proyectados en un 36,8 por ciento, aunque la mayoría de las consultoras privadas dicen que esto será imposible de cumplir.

Lo que es claro es que no se puede seguir imprimiendo billetes hasta el infinito y que en algún momento hay que comenzar a parar "la maquinita". Por eso Quintela quiere curarse en salud y fue personalmente a ver a Sergio Massa y lo hizo acompañado, entre otros, por el diputado Sergio Casas y el senador Ricardo Guerra, quien días atrás tuvo repercusión en medios nacionales y que ayer tuiteó que Massa mostró "una excelente predisposición y conocimiento de nuestras necesidades". Lógico después de tantos años de peregrinar a pedir siempre lo mismo, pero año a año con cifras en aumento.

En el Presupuesto para el 2022, La Rioja figura con los mismos 12.500 millones de este año. Las autoridades económicas de la Nación lo pusieron así, porque saben que eso será aumentado. Si se incrementa el 50 por ciento que sería la inflación real, se llegarían a 18.750 millones de pesos. Por eso en un principio las autoridades riojanas hablaban (no públicamente) de 20.000 millones. 

Pero después de la visita del presidente Fernández, se comenzó a barajar 30.000 millones, teniendo en cuenta que el famoso punto de coparticipación excluido rondaría los 32000 millones. Quintela ayer, tuiteó que la reunión con Massa fue para tratar la "compensación del punto de coparticipación".

Aunque luego de que el gobierno de Tucumán hiciera una reunión del gabinete provincial en la misma Casa Rosada, encabezada por el jefe de gabinete Juan Manzur, donde se acordó que esa provincia recibirá una ayuda de 60.000 millones, parece que las pretensiones de La Rioja, volvieron a los más lógicos 20.000 millones. 

Aún así será muy difícil que el Presupuesto sea aprobado antes del 14 de noviembre y hasta podría llegar a ser con la nueva integración parlamentaria. Por lo cual se deduce que el anuncio sobre el nuevo y último aumento del año, debería seguir más o menos el mismo derrotero. A no ser que los riojanos logren una promesa más que firme y formal sobre el monto final. Aún con ello, lo único seguro son los votos positivos.

Mientras tanto, el Tribunal Electoral de La Rioja está aprobando las alianzas y partidos que disputarán las elecciones provinciales. En todos los casos, previamente se le corre vista al Fiscal General de la provincia quien hasta ahora "no tiene objeción alguna que formular". Si bien el Tribunal ya rechazó una declaración de certeza hecha por Vamos La Rioja, sobre la aplicación del decreto presidencial de una sola colectora para anexar a diputados nacionales, lo hizo por extemporánea, por lo cual el Radicalismo está listo a presentarla nuevamente en cuanto se confirmen los candidatos provinciales y sus partidos. Pero hasta ayer no hay novedad de que el intendente de Chepes, Cristian Pérez haya presentado un escrito pidiendo que también su lista vaya adosada a la de Pedrali. Tal vez haya valorado que en el 2019, la Cámara Electoral le rechazó a Beder Herrera, un pedido de que las boletas fuesen separadas, al revés que ahora, pero es un antecedente de que la Justicia Electoral no es de andar modificando normas en un proceso electoral.

Las relaciones entre el municipio y la casa de gobierno están más deterioradas que nunca. El cambio en el día de pago del sueldo a los empleados municipales fue la gota que rebalsó el vaso, dicen en la comuna. Finalmente, ayer fueron depositados los sueldos. Pero la intendenta advirtió que la provincia "no transfirió los montos descontados de los haberes municipales: litis, cuotas del Banco Rioja, cuotas sindicales, etc. Son $ 25 millones retenidos indebidamente".

En la comuna sospechan que el cambio de fecha se debió al resurgimiento de las buenas relaciones entre la vicegobernadora Florencia López y Quintela, porque fueron los empleados legislativos los que cobraron en lugar de los municipales, cuando siempre cobraron después. El miedo se tiene, la cobardía se elige.