El bono, la inflación y Feletti

¿Alcanza el bono anunciado por el Gobierno para garantizar que lxs estatales le ganen este año a la inflación? La respuesta a esa pregunta determinará gran parte del humor social. Un anuncio que llegó en la previa de una semana que será intensa.

El Gobierno provincial anunció un bono de fin de año de 12 mil pesos para todxs lxs trabajadorxs que tengan un vínculo laboral con el Estado provincial y que se pagará en tres cuotas de cuatro mil pesos cada una, buscando con esta medida garantizar que los salarios estatales queden por encima del proceso inflación del 2021. 

¿El bono garantiza que lxs estatales le ganen este año a la inflación? La respuesta a esta pregunta quizás esté más en las góndolas del súper que en las decisiones que se tomen en la "Casa de las Tejas".

Con este bono el salario mínimo de un empleadx públicx de planta se va durante los próximos dos meses a 42.300 pesos, es decir que este año se incrementó un 67%. Mientras que un empleadx de planta categoría 21 -con título profesional- estará cobrando en diciembre 69.250 pesos y alcanzó una suba anual del 62,1%. 

Mientras tanto, si se toma el mes de septiembre la inflación del año lleva un acumulado del 36,8%. Aunque todxs lxs analistas creen que cerrará entre un 45% y un 50% anual en diciembre.

En el caso de lxs precarizadxs la realidad es diferente. 
Hasta ahora tuvieron un aumento de 6 mil pesos y sumarán tres cuotas más de 4 mil pesos. El impacto porcentual de esas cifras dependerá de cuánto cobra cada vinculadx laboralmente con el Estado provincial, pero está claro que en líneas generales quedaron sensiblemente por debajo de la inflación.   

Y es aquí donde los porcentajes no alcanzan para explicar este proceso y empiezan las interpretaciones. 
El primer elemento es que los salarios estatales riojanos son desde hace tiempo de los más bajos del país, entonces la recuperación de este año puede no alcanzar. La canasta básica alimentaria para una familia de cuatro personas estuvo en septiembre por encima de los 70 mil pesos, mientras que un trabajador de planta que cobra la mínima está en los mencionados 42.300 pesos.

El otro componente a tomar en cuenta es la evolución de la propia inflación. El bono anunciado cubre los últimos dos meses del año, pero: ¿Qué pasará en enero? ¿Tendrá continuidad en el tiempo su aplicación como ya ocurrió en el año 2020? Este dato no es menor, sin el bono los salarios estatales pueden quedar nuevamente por debajo del aumento de precios en términos porcentuales. 

Y en ese sentido, el anuncio del congelamiento de precios que realizó el Gobierno nacional se vuelve clave. La idea es retrotraer los valores de más de 1.400 productos al 1 de octubre y que esos precios indicados se extiendan hasta los primeros días de enero, por lo menos.

Más allá de todas las controversias que el tema genera entre economistas intervencionistas y liberales, hay un cambio fundamental que involucra a las provincias. Las anteriores ediciones de “Precios cuidados” solamente incluía a las cadenas nacionales de supermercados, pero ahora se extiende a los súper provinciales. 

Es por ello que el Gobierno riojano lanzará en las próximas semanas una fuerte presencia pública con controles sobre las diferentes bocas de expendio de la Provincia, buscando que los productos tengan los valores que el secretario de Comercio de la Nación, Roberto Feletti, determinó. En esa campaña de control tendrán un rol clave los “chalecos rojos”, que comenzarán a recorrer los súper de la Provincia. 

Inclusive, el control de precios fue el motivo de la reunión que el propio presidente Alberto Fernández mantuvo con los gobernadores esta misma semana y la Provincia cumplirá con esa parte de su compromiso. 

Que el plan de Feletti funcione no solamente impactará en el futuro de los precios sino también en la proyección política del “Frente de Todos”, porque no hay dudas que el bolsillo es un elemento clave al momento de votar. 
En ese sentido, hay una decisión política tomada por el Gobierno provincial que es positiva. El Gobernador anticipó cómo serán los incrementos de haberes del próximo año (dijo que oscilarán entre un 45% y un 50%).

Desde el 2020 la administración riojana anuncia la pauta salarial del año siguiente y luego la ajusta de acuerdo al proceso inflacionario. Por segundo año consecutivo, los empleadxs públicxs riojanxs tienen la seguridad de saber cuánto aumentarán como mínimo sus sueldos el próximo año. Es una interesante política de Estado, porque brinda una cierta previsibilidad a lxs trabajadores en medio de una economía totalmente inestable. 

Mientras el control de precios, la inflación, el bono y Feletti se llevan una parte de las miradas de los medios y la dirigencia política, las otras miradas están puestas en el conflicto entre la Provincia y el municipio. 
El viernes por la noche comenzó el pago de haberes de octubre a los estatales, en donde los recursos transferidos por el Gobierno provincial a la comuna seguirán tomando como referencia la ley de coparticipación y entonces no alcanzarán para pagar las nuevas designaciones realizadas por la comuna. 

En el cierre de la semana la Municipalidad de la Capital ya había pasado a planta a casi la totalidad de lxs trabajadores PEM, pero la certeza del pago de los salarios no está. 

Y la reunión que las máximas autoridades provinciales y municipales mantuvieron el viernes no tuvo ningún resultado positivo, cada unx mantuvo sus razones y argumentos. Aunque sobre la mesa algunas ideas se tiraron. 
¿Qué puede pasar? No hay ninguna certeza, o quizás sí una sola: se viene una semana intensa.