Noviembre y después

En su habitual columna que publica en el diario Nueva Rioja, Julio Aiub Morales analiza la "lamentable tradición de los enfrentamientos políticos en la provincia" y la "bochornosa elección en la Universidad Nacional de La Rioja".

Lamentable, así podríamos calificar los últimos días con sus respectivos sucesos en La Rioja y si nos atenemos a la evolución política tanto local como del país en su conjunto, bien podríamos decir que no nos extraña. Y los dirigentes actuales no parecen dispuestos a zanjar las cosas, sino por el contrario.

Siempre hay que tener en cuenta que La Rioja está en la marquesina política de los últimos años a raíz del protagonismo que tuvo Carlos Menem en la década del 90, enfrentando tenazmente por la entonces diputada Cristina Fernández de Kirchner, integrante del Grupo de los 8, que luego evolucionó a 20 y finalmente al Frepaso, mientras su esposo, gobernador de Santa Cruz, recibía los 500 millones de dólares por las regalías mal liquidadas de YPF que le reconoció Menem y que rápidamente Kirchner depositó en el exterior.

También ya estuvimos en la exhibición de los disparates cuando en elecciones pasadas, se pudo ver gente con inodoros al hombro, así que las colas de cuadras enteras de gente mendigando dinero o cosas, mucho más que inodoros, así como el asalto a una camioneta que llevaba bolsones no resultan extraños, como tampoco las marchas y bloqueos, la quema de basura, de gomas, los golpes de puño, etc.

¿O acaso no tuvimos un pegatinero que murió ahorcado en una comisaría? ¿O acaso no tuvimos una funcionaria del Ejecutivo Provincial que tomó la Legislatura y se sentó en el buró de las autoridades y hoy da clases y participó activamente en las elecciones de la Universidad Nacional?. 

La única pequeña gran diferencia con épocas pasadas es que ahora una dirigenta radical está al frente del principal y más grande municipio de La Rioja. En el peronismo hay convencimiento de que Brizuela y Doria no ganó sino que el peronismo perdió por la división que provocó el ex gobernador Beder Herrera, aunque ahora comparta muchos ratos con el actual, Ricardo Quintela.

Es cierto que la jefa comunal aumentó y aceleró los pase a planta que venía haciendo sabiendo que el gobierno provincial no iba a dirigirle los fondos, porque también es cierto que si alguna vez hubo acuerdos entre el quintelismo y el radicalismo contra Beder, ahora no le van a dejar que ella se lleve los honores de los pase a planta.

Aunque hayan cobrado mejor que veces pasadas, los precarizados de la municipalidad -de Capital y del interior- seguirán siendo precarizados aunque tengan el papel como de plantilla. Y si se llega a tomar el camino de la justicia, ya sabemos el resultado también.

A este afligente panorama hay que agregar el bochorno de la elección en la UNLAR, donde al ampliarse la cantidad de mesas, hubo mesas en las cuales había, increíblemente, uno solo o dos votantes habilitados para hacerlo. Ahora, después de conocidos los ganadores surgieron los políticos que como decíamos estaban operando en ambos bandos.

El triunfante Consenso deberá tener no sólo buenas intenciones, sino mucha muñeca política , pues el órgano máximo de la universidad quedó dividido en tres y no será fácil conseguir las mayorías para conducir una institución cruzada por muchas cuestiones. 

Pero que sobre todo no está centrada en el estudiantado (debe ser una de las pocas del país, en que los estudiantes no pueden trabajar para pagar sus estudios) sino en la estructura de directivos, funcionarios y empleados. Gran cantidad de ellos trabajan también en el Estado y tienen a la Unlar como otra entrada de dinero, obra social, viajes, cursos, etc. Una verdadera lástima para una institución que debiera ser el ejemplo para una provincia.

También fue una lástima que en medio de la batahola con los municipales pasara bastante desapercibido algunos hechos importantes, de la mano del ministro de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas, al que verdaderamente el gobierno provincial tendría que hablar al escultor boliviano para hacerle un gigantesco monumento como ya tenemos, casi como un culto a personalidad. En su libro "Los Tres Kirchnerismos" Kulfas además del análisis califica a esa etapa económica como cortoplacista.

Inteligentemente, su par provincial, Federico -Kibu- Bazán, aprovechando la amistad que tienen desde el 2017, cuando el Banco Rioja contrató a Kulfas para hacer un estudio sobre las oportunidades económicas de la provincia, hace que todo aquello se refleje en inversiones concretas.

La más importante, creo, es la armaduría del económico camión chino urbano Changan MD201. El titular de la empresa Omar Daneri, es primo de Manuel Antelo -ahora radicado en Uruguay- junto con el cual siempre estuvieron vinculados a la industria automotriz, tanto nacional (Renault) como japonesa (Nissan) y ahora china. Changan es una de la mejores chinas. Se dice que los cueros de la curtiembre de Nonogasta tienen allí un cliente seguro.

Pero el lunes próximo, más allá de la corruptora dádiva, continuará la vida.