“El allanamiento a la casa de la periodista Manuela Calvo es de una gravedad inusitada”

Así lo entendió la periodista Miriam Lewin, defensora de la Defensoría del Público de Argentina, en Radio La Red, al brindar detalles de la charla debate que se realizó en la UNLaR, sobre la comunicación con perspectiva de Derechos Humanos. “La Rioja estuvo en el centro de las preocupaciones de la Defensoría del Público, por el tratamiento de algunos medios sobre el caso Arcoíris”, apuntó.

En este sentido, la especialista en periodismo de investigación manifestó que “la defensoría del público es un organismo, aunque no está bien decirlo porque la comunicación no es una mercancía sino un derecho, como la defensa del consumidor, pero de los medios de comunicación”.

Lewin continuando con la explicación, agregó que “toda esa gente que se sienta enojada, defraudada, invisibilizada, por algo que aparece en un medio de comunicación, mal representada, puede hacer un reclamo ante la Defensoría del Público”.

“La verdad que La Rioja estuvo en el centro de las preocupaciones, desde la Defensoría del Público, desde hace algunas semanas, por el tratamiento de algunos medios de comunicación de un tema relacionado por el abuso sexual infantil, como es el caso Arcoíris”, enfatizó.

Miriam Lewin analizó que “saltó a la atención nacional, sobre todo, por la publicación en redes y en algunos medios de la imagen de la niña, que debería ser protegida, pero también por algunos dichos difundidos en medios de comunicación de un profesional legal que estigmatizaba y criminalizaba a determinados movimientos pro-derecho como los movimientos feministas”. “Esto tuvo como corolario por decisión de la Justicia un tema que a la Defensoría le preocupa mucho, porque considera lesivo a la libertad de expresión, que es el allanamiento a la casa de una periodista, de Manuela Calvo y el secuestro de materiales de trabajo”, apuntó.

“Esto es de una gravedad inusitada. Nosotros llevamos el caso a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos. Llevamos el caso a la atención de Pedro Vaca Villareal, el relator para la Libertad de Expresión, que prometió ocuparse del caso, de hecho, ya estaba al tanto”, comentó.

También, especificó que “a veces las pasiones, que son un signo de la época, hacen que las coberturas informativas no sean equilibradas, y sobre todo vulneren derechos colectivos a proteger como el de la infancia”. “Cuando uno, en el acto de informar, vulnera la intimidad de una niña, no protege el interés superior de esa niña; cuando al informar criminaliza a grupos históricamente postergados de la sociedad, que reclaman derechos y con razón, porque están cristalizados en Leyes, como los movimientos feministas”.

Miriam Lewin, describió para finalizar: “Esta la Ley de Protección Integral de la Violencia contra las mujeres, la Ley de cupo y de equidad y cupo Trans en los medios de comunicación; muchas leyes que legitiman los derechos de las mujeres y se las debemos”.